Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 13 de junio de 2009

Extraña compañera


Día del Corpus pero trabajo, la vida es así. Despertar católico, o sea, cuando Dios quiere, paseo con la perras y a las 12 cojo el coche, destino Casasimarro. Tengo suerte, día espléndido, la salida por la A3 no presenta problemas, y la perspectiva de conducir un par de horas (que luego son casi 3) en silencio, sin música siquiera, me encanta. Salvo por la copilota extraña, pelmaza, que te he dicho que si vienes, vengas callada. Pues nada. Mira que me gusta que pasen las horas sin hablar ni que me hablen, pues no podrá ser esta vez.

Paso por donde está enterrada Pepa, mi primera perra, "El último parque", soy incapaz de incinerar, de quemar, lo que he querido, a quien he querido, nunca jamás, todo que vuelva a la tierra y que produzca vida. Tierra a la tierra y mis recuerdos, de esta perra y de más, siempre ahí, lo lejano y lo cercano, pero nada de quemar, qué bonito recordar cómo te han querido y cuando has querido, sin rencor jamás, con suavidad y agradecimiento siempre.

A la altura del kilómetro 70 en esta Castilla la Nueva (lo siento, mis demarcaciones son de antes de la Constitución), en plena llanura comida por el sol parlotea mi amiga y no calla. Joé, tía, eres una plasta. Y va y viene, y que si demasiado, no me pidas, bailar, y otras cosas más. Llego tarde a Casasimarro, más allá de Cuenca, pero me paro antes. No es por ella, tengo ganas de hacer pis y comer algo, debería llamar al cliente y decirle que llego tarde, lo hago, sin cobertura casi o es la Storm que es un tongo, también puede ser.

Y en mitad de un descampado con lapiz y papel, en la portada y márgenes de una vieja guía, en un hueco blanco, escribo antes de que se me olvide, sobre todo para que me deje de dar la lata y pueda estar en lo que estoy, conduciendo.

Llego tarde a Casasimarro, trabajamos bien y rápido, como me gusta, presento luego a la junta directiva de la asociación todo el proceso de consultoría en comunicación, pueblo rico éste, aprenderé otras cosas que no sé, me encanta la variación y lo desconocido.

A las 7 vuelvo a Madrid, sol en la frente, así no se puede conducir, juro en arameo, me la voy a pegar, pero mi compañera extraña duerme ahora a mi lado, gracias a Dios.

6 comentarios:

Sunsi dijo...

Jamás podría ser tu compañera de viaje, Aurora. Peor que la extraña compañera. Quien es de hablar...

Vete a saber. Si es extraña, igual lo que pasa es que hace tiempo que no tiene con quién hablar. O quizá ha creído que eres una buena escuchadora y ha pensado...a por ella.

Nunca se sabe.

Abraçades

lolo dijo...

Ella es así.
A lo mejor puedes domarla un poco.

Con el coche, cuidadín.
Qué mes este junio, qué mes.

lolo dijo...

musa?
loca musa?
mayonesa musa?

Sinestesia Gastronómica dijo...

Vaya, me imagino el viajecito, ¡¡qué calor hace!!

Veo que tu compañera es lo contrario a mí (bla bla bla... tanto que a veces puedo aburrir, jejejeje).

Yo el jueves fui a Toledo y lo mismo, demasiado calor, creí quno podía subir las cuestas. Oju...

Besin

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno, Aurora, bueno.

Esa compañera, nunca te fallará, nunca. Eres eterna...

Un fuerte abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Sunsi, por Dios, no me digas que no podrías ser mi compañera de viaje que me echo a llorar, tú eres una excelente compañera, de viaje en coche o en transatlántico. No sos vos, que diría un argentino, soy yo que a veces me encierro en el silencio y miro con ojos de asesina si me hablan ;-), bonica mía, que estarás en la playa y la envidia me corroe, abrazos a ti también.

Lolo, ella, la que sea y como se llame, hay que currársela siempre, no dejarla hala a su aire... Qué mes, hermana, qué mes, ayer se morían los pájaros casi de calor. Y ahora a las 7 AM es cuando se puede vivir, trabajar, estar... Me encanta dormir pero madrugar con este tiempo es poder vivir algo.

Raquel, lo de hablar va por temporadas, días y horas, yo he viajado contigo cruzando Francia y tampoco eres de las que no callas, ni hablar ;-), un abrazo y ya me contarás la búsqueda, va a salirte algo mucho mejor, verás...

Javier, ¿sobrevivís en Sevilla a estos calores?, por Dios, y la que nos,os, queda. No me fallará "ella" si la trabajo, que soy más vaga que la chaqueta de un peón caminero, mal acostumbrada a que todo salga a borbotones y en 15 minutos, mala cosa. Y te agradezco lo de eterna aunque suena como a pesada, ozu, niña, eres eterna (pelmaza);-). Un abrazo fresquito.

A todos los que leen gracias por estar con estos calores al otro lado de la pantalla, un abrazo, besos.