Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Sobrevalorado



Miro siempre la cosa inmobiliaria, es como un tic, no he comprado casa nunca, pero me gusta ver casas y precios. "Las casas están sobrevaloradas" se repite, me repiten muchos amigos. Antes también lo estaban pero se vendían, al final las cosas valen lo que alguien está dispuesto a pagar. Y ahora nadie paga lo que piden, negocias a la baja tanto en compra como en alquiler.

Lo mismo ha ocurrido con la bolsa, sobrevaloradas muchas empresas asistimos a una caída día a día de sus acciones. No valen el valor que les dábamos.

Hemos vivido una economía de sobrevaloración, ahora pagamos las consecuencias, pero las pagan a menudo quienes menos pueden, como es habitual.

La idea de sobrevaloración me surgió ayer de nuevo, "Aurora, la pareja está sobrevalorada" me dijo una amiga. No lo sé pero sé que otras muchas cosas están sobrevaloradas.

Está sobrevalorada la simple propiedad de las cosas, precisamente porque cuando las tienes muchas veces dejan de valer el valor que tú las otorgabas antes de tenerlas. Creo que el disfrute de ellas, que no la propiedad, es el verdadero valor.

Está sobrevalorada, en otro orden de cosas, la vida en una ciudad con muchas posibilidades culturales, al final se aprovechan de ella quienes visitan la ciudad, no quienes viven en ella que muchas veces no tienen tiempo.

Está sobrevalorada, también y al contrario, la vida en el campo, a menudo te comes unas raciones de soledad que el paisaje no puede mitigar.

Está sobrevalorada la seguridad, es mi opinión, al final no hay nada seguro, y pagamos un precio por ella, le asignamos un valor, que acaba por no tener, creo.

Están sobrevalorados y de qué manera los estudios universitarios, los títulos universitarios, muchos máster y cursos de posgrado, algunos de prestigiosas instituciones. Hay tontos en tres idiomas y con MBA, para empezar, pero todavía es más de temer el afán español por acumular títulos que no significan nada porque nada aprendes salvo lo ya sabido o lugares comunes: coordinación académica pésima, un modo de sacar dinero y tener a la gente ocupada y la filosofía del "cumpli-miento", departamentos y personas se asignan el tanto de acumular cursos y posgrado sin que sirvan realmente.

Está sobrevalorada la juventud, no volvería a tener veinte años ni siquiera treinta por todo el oro del mundo, como lo siento lo digo.

Están sobrevalorados, a mi entender, muchos escritores, algunos cineastas, muchísimos actores, mientras otros a la sombra y casi desconocidos tienen joyas en su haber que valen mucho más. De igual forma, y aún en otro plano totalmente distinto, están sobrevalorados restaurantes, hoteles, algunos lugares, ropa de marca, todo eso que se supone conforma "el buen vivir", al final gran parte de éstos no valen lo que cuestan, la calidad que ofrecen no tiene nada que ver con lo que pagas, te encuentras un servicio pésimo o una tela y unas costuras de horror detrás de tanto nombre.

Están sobrevalorados algunos puestos de trabajo, muchos de relumbrón, que son un auténtico rollazo y fuente de una insatisfacción profunda y constante, tragar con ruedas de molino una y otra vez. Como en la película de "Armas de mujer", una lucha implacable para acabar con un despachito igual que otro despachito y esclava, esclavo, de él.

Están sobrevaloradas muchas empresas, Ibex 35 y todo lo que Vd. quiera, van de multinacional y todo el personal directivo es de origen español, no hay un solo extranjero, terror a vivir fuera, a mezclarse y batirse el cobre con otros mejor preparados, joé con el talento, qué resistencia a captarlo de fuera o donde sea mejor, claro, al final toda una clase de bien instalados en el poder económico y una incompetencia brutal vestida de lugares comunes, no leen más que el periódico, algunas excepciones las hay, pero pocas.

Están sobrevalorados en España los medios de comunicación, los periódicos, me entra la risa floja cuando oigo, con todos mis respetos, a Pedro Jota y otros que se creen el centro del mundo. Perdonen, cada vez les leen menos gente y son siempre los mismos, Vdes. son unos auténticos desconocidos que no se comen un colín en los "media" a nivel mundial donde para empezar no se manejan porque ninguno de Vdes., ninguno, habla inglés. Vd. al final es "sólo" el director de un periodico español que fuera de aquí no pinta absolutamente nada. Y aquí son un mundo endogámico y pequeñito de "quien dice que digo que dijimos que diremos", alguna excepción pero pocas, muy pocas. Luego te ríes porque no aceptan un no, no se lo creen, piensan que la posibilidad de escribir para ellos es el sueño de todo mortal y no es así, ni de broma.

En cambio creo que no se valora lo suficiente la salud, los amigos de verdad, los fines de semana tranquilos, los niños -no hay nada como un niño-, la compañía, el buen tiempo (es una bendición y quien ha vivido en climas pésimos lo sabe), la independencia, la alegría y la bondad. La bondad está infravalorada, pensamos que los buenos son tontos. Y más cosas, muchas más.


22 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

¡Excelente! (otra vez).

Toi dijo...

la lucidez, el sonreir, de verdad, con los ojos, la poesía, la paz, el tiempo, el espacio, la curiosidad, tu gente. Asuntos que están menospreciados, pero como dices, son los que de verdad son oro molido.
Todo lo demás es agua que se escurre entre los dedos. El dinero está sobrevalorado, y si no sirve para darte espacio y tiempo no vale para nada. Confundir valor y precio, esa es la cretina manía de nuestra época.
Al final lo esencial es lo esencial. Todo lo demás, sobra.

No te imaginas lo que me ha gustado esta entrada, Aurora.

Sunsi dijo...

Me ha encantado tu post, Aurora. Mucho. Sólo, si me lo permites, haría un inciso... porque quizá habría que alargar la frase o la reflexión.

Dices que una amiga te dice que está sobrevalorada la pareja. ¿Lo puedo cambiar por matrimonio? Lo que creo que está sobrevalorado es la imagen que se da de él en las pelis, en los anuncios dulzones...

La vida en común es vida y , como tal, tiene muchas variables. Si por sobrevalorar se entiende que es lo más similar a los mundos de Yupi...pues sí, está sobrevalorado. Pero no es el caso.

Me viene a la memoria ese poema de Machado: "golpe a golpe, verso a verso..." El matrimonio es todo menos monótono... Te enfadas, te reconcilias, sumas años.. a veces percibes que tu vida es excesivamente paralela y hay que volver a trazar la línea un poco más inclinada. Vienen los hijos...Llega el momento del dolor o de la enfermedad y haces piña... o no. Y lloras o te ríes por haber llorado. Algún día querrías estar a mil Km. porque no puedes más. Piensas ¿y yo qué le habré visto a este tío? Y a la semana siguiente resulta que este tío te hace falta incluso para respirar, que te duele hasta la última fibra si lo ves mal o decaído. Y "golpe a golpe, verso a verso" harías lo inimaginable para que las cosas vuelvan a su cauce.

Sobrevalora quien cree que es como una especie de estado de éxtasis permanente. Pero como no es así... creo que quien lo inventó merece un aplauso. A pesar de tantos matrimonios que se rompen, a pesar de que dicen que está en crisis y lo está.

Perdona la extensión. Y gracias por tu foro.

Besos

lolo dijo...

Me gusta mucho lo que escribes.

En cuanto a la salud, yo creo que está también sobrevalorada.
Parece que sin salud ya nada vale.

Y no.

ana dijo...

GENIAL!!!

Ahora queda la segunda parte...
... de todas estas cosas o facetas humanas que están sobrevaloradas...
... ¿por cuál he de luchar yo?.

¿dónde está mi valor?

¿en qué lugar, situación o circunstancia se encuentra mi yo plenamente en equilibrio?

¿de todomlo que vale, con qué me quedo?

(...)

Me ha encantado el post.

ana dijo...

Cómo me ha gustado tu comentario Lolo!!!!

La salud no es un término absoluto, es un equilibrio entre lo físico, lo psíquico y lo espiritual.

A veces somos poco conscientes de ello, de ese equilibrio de la persona con salud. Tu comentario no habría podido hacer más consciente la realidad de que incluso en la ausencia de lo que creemos salud... puede haber salud.
Y viceversa, estar perdidamente enfermo con una salud de hierro.

Saludos a todos.

Suso dijo...

Lo hablamos en la noche sevillana con Toi y Beades..referiéndonos al sexo-¡conversación entre hombres a las dos de la madrugada!. El sexo que también está sobrevalorado,y sobre todo en cuando se habla de la pareja,matrimonio o como coño se llame eso,porque ya no me aclaro.

Chirly dijo...

Pues sí. ¡Brillante! me apunto. Ayer comentabamos un amigo y yo las bondades de una crisis, y él decía que a nuestra generación lo que le falta es una buena postguerra que ponga a nuestra escala de valores en orden. Primero la familia, los amigos; las cosas que no se compran con dinero. Y todo lo demás ¡a la basura! que sólo nos hacen ambiciosos, envidiosos y egoístas...

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Tienes razon, Pedro J. no es el centro del mundo, sólo es el director. Yo, ni sobrevaloro ni infravaloro tu artículo, simplemente me encantó —bueno casi todo—.
Un saludo

Pelapollos dijo...

Sobre el post, está dicho todo.

Sobre la pareja, qué bien lo ha expresado Sunsi...

Pero hay que escoger bien o tener suerte.

Suso Ares Fondevila dijo...

"No volvería a tener veinte años ni siquiera treinta por todo el oro del mundo, como lo siento lo digo". Yo tampoco, Osezna.

Juan Antonio Marina: "La gran creación de la inteligencia humana es la bondad".

Sinestesia Gastronómica dijo...

Cuánta verdad junta. Es verdad que se sobrevaloran las cosas demasiado, muchas veces centrándose en lo superficial, sin ver más allá. Pasa en todos los ámbitos. Y la bondad, como bien dices, pasa desapercibida "a mí misma creo que me toman más de una vez por tonta, pero qué voy a hacer".

Besines y espero tu llamada o bien me dices por aquí. Por mí, estaría bien quedar mañana para tomar ese ron después de cenar.

Máster en Nubes dijo...

Estoy con un poco de lío, perdón por esta contestación "múltiple", no es lo habitual en mí.

Angel Ruiz: muchas gracias, me alegro de que te guste, vaya viaje romano que os habéis pegado.

Toi: hay cosas que tienen valor, muchas. El dinero da mucha comodidad, la verdad. Y algo de libertad (la de no pensar en él, nada más), estoy de acuerdo contigo. En cualquier caso la mayoría de ricos-ricos que conozco pasan mucho tiempo preocupados por su dinero, o sea que asumo que depende de cada uno y que al final ser rico es también una actitud interior (suena a frase decadente, lo sé).

Sunsi, ;-), a ver, ella dijo pareja aunque ella está casada.

Tu idea y experiencia sobre el matrimonio me ha parecido fenomenal, de gran ternura y valor. Pero el tema que ella me sugería era otro -origen de la entrada-: está muy bien estar acompañado, por supuesto. Pero sin idealizar ni pensar en éxtasis, que somos todos muy mayorcitos ya, hay que mirar al alrededor. Y pensar.

Y valorar, sin saber ni siquiera qué pasa aquí o allá porque, como hemos hablado, nunca sabes lo que hay entre 2 salvo esos 2.

Eso vino a venirme a decirme mi amiga.

Algunas cosas no son lo que parecen. Otras tampoco. Casi nada es lo que parece, sin necesidad de éxtasis o no éxtasis.

La soledad se lleva por dentro y muchas personas o al menos algunas están peor solas acompañadas que solas solas.

La soledad en pareja es aterradora, Sunsi, lo es. Y así ocurre a veces.

Depende de muchas cosas, de muchas, y de las personas, también.

Entiendo lo que dices, lo comparto, pero a la vez no, Sunsi, no.

Sin idealismos. Sentido común. Hay matrimonios y matrimonios, parejas y parejas.

Me parece impresionante lo que dices, lo suscribiría seguro si tuviera experiencia, pero a la vez no. Per se, institucionalmente hablando, no creo que se pueda decir mucho, o lo que se dice hoy se queda muy vacío u obsoleto.

No estoy descreida, simplemente escarmentada en carne ajena, en muchas carnes ajenas.

Siento lo largo de la respuesta a tu comentario, me ha encantado tu comentario y te lo agradezco de veras -por amiga y porque sé que hablas con mucha más experiencia de todo que yo y en esto más- pero a la vez me chirrían cosas, muchas.

Lolo: bienvenida y me alegro, aunque es mucho más difícil escribir sobre el valor que sobre la sobrevaloración.
Y lo de la salud me ha hecho pensar, de verdad. Yo me pongo enferma y me pongo muy mala, no estoy acostumbrada. Y tendré que acostumbrarme porque la salud es un estado muy transitorio que no hace presagiar nada bueno, que decía uno. Y porque cuantos más años, más achaques. Habrá que saber vivir con ellos.

Ana: pues sí, el tema es qué tiene valor para mí, cuándo lo tiene, qué estoy dispuesta a pagar, qué precio (y coste oportunidad además ;-) En fin.

Suso, sinceridad por sinceridad. Hablamos también de la sobrevaloración del sexo, de eso también.

Chirly, sí, me comentaba un amigo del ámbito jurídico que la crisis ha parado los divorcios y ha incrementado los concursos y quiebras. En fin ;-), no será muy romántico seguir juntos porque es caro el divorcio pero es lo que hay.

Antonio, como dices en tu blog, la poesía es para quienes la leemos, eso sí que no se valora a veces, el efecto en el lector y lo bien que nos lo pasamos. Bienvenido y vuelve, gracias por venir.

Pelapollos: en fin, lo que le he comentado a Sunsi y podría seguir, pero no, otro día.

Suso Ares, es que desde que me contaste lo de las mujeres de 50 ya no quiero ser joven ;-). Un abrazo.

Raquel, a ver si puedo después del entrenamiento de Tana mañana.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Ain Aurora, me acaba de llamar Carmen Calvo para ir con ella mañana a cenar a La Broche. No sé a qué hora terminaré. Si quedamos para un café mejor o si no otro día. Sorry, un imprevisto.
Buenas noches

Modestino dijo...

Que razón tienes, en mi opinión, y que bien lo has expresado. Aunque vete tu a ponerle el cascabel al gato ... porque a las personas nos cuesta reconocer, y sería muy importante, que ese master no es tan prestigioso o esa oposición tan meritoria, o que ese cineasta a quien siempre ponemos por las nubes está arriba más por sus apoyos políticos que or su mérito .... o mil cosas.

Sunsi dijo...

Aurora... que no nací ayer... Ya
hace tiempo que no llevo chupete. Pues claro que es aterradora la soledad en pareja. Aunque no lo parezca, vivo en e s.XXI, mis mejores amigas están separadas y más cosas que no hace falta. No es mi blog ni lo explicaría en él.

Lo que digo de impresionante no tiene nada. Es la vida misma. Y, por supuesto, sigo casada porque quiero a mi marido. Pero eso no significa que no nos lo tengamos que currar todos los días. Y no te lo curras porque así es la vida y qué se le va a hacer...No, ni muchísimo menos.

Te chirría, Aurora... Chirría en general porque tenemos un OMBLIGO más grande que nuestro careto. Porque ahora no me dala gana de ceder en esa estupidez... y no meva la vida en ella. Chirría no a pareja... chirría la persona. Chirría porque se nos ha olvidado ... por ejemplo... ¿ser un poco más sencillos... un poco menos prepotentes...? Algo de eso hay. Y, desde luego, no nos paramos cuando las cosas huelen mal y necesitamos curarnos mutuamente las heridas, descansar, respetarnos...

Disculpa. Pero mantengo mi primer comentario. Espero que no te moleste.

Venga... un beso...

Máster en Nubes dijo...

Sunsi, jo, qué mal lo he hecho ¿no?, qué mal te he contestado o me he explicado.

A ver si lo hago algo mejor.

Simplemente yo puse una frase "la pareja está sobrevalorada". Y tú has comentado algo que me ha parecido bien pero que, seguramente mal y con poco tacto o tino, he querido precisar.

Lo vuelvo a hacer.

Sobrevalorar algo no significa vivir del éxtasis o esperar vivir de él. Simplemente creo, me puedo equivocar con mucha facilidad, ya lo sabes, que sin necesidad de idealismos ni de nada, se espera mucho de la pareja, o se esperan cosas que no cabe esperar.

No creo que la gente no luche por su pareja, yo desde luego no conozco a esa gente, la verdad.

Cuando he dicho seguramente con poco tacto "me chirría" no es que desconfíe de tu explicación ni de tu experiencia, creo haber dicho lo contrario. Es que simplemente no me creo que todo se resuelva en luchar o no luchar, pienso, no sé. Creo que hay cosas más complejas, sólo de vista claro, no de experiencia propia.

De lo que desconfío o, al menos, no creo es que todo se desmorone porque no se luche lo suficiente, o por el ombligo como tú dices. No sé, yo no estoy en esta historia, la verdad. Ya digo que es sólo una frase pronunciada ayer, y una idea: sobrevaloramos las cosas

Mil perdones si te he ofendido y desde luego no he dicho que nacieras ayer.

Solo que la idea de que sobrevaloración no implica tanto "falta de lucha" como expectativas quizás falsas y realidades diversas y distintas.

Pero perdón en cualquier caso.
Y seguro que en mi caso tengo un ombligo muy grande y por eso sobrevaloro todo, empezando por mí mi misma, eso seguro. Un abrazo y hasta mañana, me voy a entrenar a Tana.

Sunsi dijo...

Déjalo, Aurora. Tranquila. Yo también tengo mis momentos. ¿Quién no? Insisto. Piensa en cómo hoy vive y se despliega la persona hacia los demás. Ahí está la clave. Una pareja son dos personas que se quieren ... pero que además apuestan por un destino común... fundido en una sola carne.

Non problem. Sólo que, por regla general, no acostumbro a escribir con la víscera. En cambio, en persona soy absoluta y radicalmente visceral, muy a mi pesar y a mi entorno.


Besos... Descansa... Y Tana que te deje descansar

Carlos RM dijo...

¿Todo el blog es así de bueno? ¡Qué gran descubrimiento!

Máster en Nubes dijo...

Sunsi, es estupendo no estar de acuerdo con las amigas, o los amigos, o al menos no decir las cosas siempre del mismo modo, o tomar las fotos desde sitios distintos, por decirlo de otro modo ;-). Un abrazo, guapa.

Carlos, te venía leyendo de forma intermitente como a muchos otros, muchas otras, pero comento poco y en pocos blogs por no ser pelmaza y porque soy en algunas cosas muy tímida. Me encanta que hayas entrado tú primero en mi blog oon un comentario tan agradable, muchas gracias, porque ahora me siento más cómoda para comentar en el tuyo. Bievenido, vuelve, por favor.

Un abrazo,
Aurora

Anónimo dijo...

Discrepo en lo de "no hay nada mejor que un niño".
Puede que 5 minutos esté bien estar con ellos, pero esclavizan. Muchos los tienen por la causa biológica y muy pocos están capacitados para la educación.
Las hormonas nos juegan malas pasadas, y creemos que tener niños nos hará felices.
Por no hablar cuando estos niños dejan de serlo, crece y siguen siendo hijos. Nadie habla de querer tener un niño porque esté deseando que tenga 13 años, todos quieren niños pequeños y cuando creen desean que de golpe tengan 25 para que se larguen de casa y que vengan solo los domingos a comer. Porque la biología de la persona dice que los chicos adolescentes son un coñazo.
Tener hijos es una locura, pero las hormonas nos marcan el camino, si no fuera por ellas estaríamos extinguidos. Quizá sea esa la solución.

Máster en Nubes dijo...

Anónimo, bienvenido seas quien seas. No sé, pero me parece que una vida siempre es un don estupendo, aunque sea cierto que los hijos son responsabilidades y muchas preocupaciones, desde fuera del tema lo digo porque yo no tengo hijos.

En cuanto a seguir las hormonas, mira, no sé qué decirte, como mujer creo que hay veces que mejor no dejarse llevar mucho por el "tema hormonal" o un día le pones a caldo a uno, el otro le mandas a la mierda y al otro te echas a llorar sin saber por qué. O sea, que una cosa es que te pase y otra que no seas consciente e intentes poner cierta cabeza en los vaivenes hormonales ¿no? como en todo, dejarse llevar ... hasta un punto.