Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 1 de junio de 2009

Aérea


Estos días, con esa brisa agradable y todavía un calor contenido, son mis favoritos.

Con otros días, los de septiembre.

Abro mi casa del Boalo, puertas, ventanas, quiero el aire dentro, que corra.

Hacemos lo mismo en casa de mi madre.

Estamos en casas aéreas, somos ahora mujeres, y perras, aéreas.

Ventanas de par en par, fluye el aire de un lado al otro, entra, sale, limpia, se está tan a gusto.

No hay mejor cosa que el aire, templado y a la vez fresco, entre en una casa, hacer corriente.

Es importante hacer corriente.

No hay mejor sistema de refrigeración, cuando es posible, claro.

En verano y a las cuatro hay que cerrarse a cal y canto, bajar las persianas o eso que me gusta tanto de Sevilla, del sur y que Toi no me supo dar el nombre, todavía no sé cómo se llaman, si es que tienen un nombre.

Vaya persianas bonitas, nada hay como el esparto ese, por Dios.

Quisiera ser aérea pero estoy marcada por mi signo que es de fuego, mala cosa ser ariana, no creo pero el signo ahí esta.

Acuática, incluso terrestre también, lo que fuera menos el fuego lento o rápido que consume muchísimo y lleva a pocos lugares.

Pero lo que hay es lo que hay.

Vamos a ver si este aire apaga o enciende.

Al hilo de Pentecostés y del viento suave o fuerte del espíritu.

Apaciguar, alentar o iluminar.

Todo abierto, que fluya el aire y sea lo que tenga que ser, que será lo haga falta, lo que convenga.

Al aire siempre.

17 comentarios:

Toi dijo...

Esteras, esterones... persianas de esparto...
le he preguntado a varios sevillanos de pro y eso es lo que me han dicho.
El más frecuente: esteras.

Máster en Nubes dijo...

Vaya velocidad la tuya, de crucero ;-), pues eso, esteras, mira que son bonitas Toi... cómo me gustaron, cómo me gustan, ay. Y qué a gusto se está también en la penumbra esa de no dejar pasar la luz cuando se bajan las esteras, los esterones esas ...

Pelapollos dijo...

En mi primera casa, por la zona de Diego de León en Madrid, eso de buscar la corriente era un lujo que no nos podíamos permitir por el polvo negro procedente de la carbonilla de los coches que se depositaba sobre todo, en especial sobre los libros. Repugnante.

Cuando me mudé un poco más lejos del centro a casas de otro tipo, con jardín, la corriente fue uno de los placeres que pude comenzar a disfrutar, como tú cuentas. Y el dormir con la ventana abierta por la noche oyendo a los (puñeteros si madrugaban en exceso) mirlos por la mañana

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Esterones de esparto, Aurora.

Así se conoce.

Un abrazo aireado.

lolo dijo...

Que corra, que corra.
Que corra; fresco y limpio, si puede ser.

También son mis mejores meses, Junio y Septiembre.
Esa temperatura de ni frío ni calor, ventanas abiertas todo el día...de la noche no cuento, que ahí los emparejados sacamos una discusión enseguida.

Preciosos los esterones de esparto, gracias por el vocabulario...cuando yo sea mayor quiero un porche así...y cantar godspell también, hala.

Directamente me apunto a algunas de tus propuestas, Máster. Ya ves.

PD: Dentro de poco voy a estudiarme bien cómo se escribe correctamente "hala", porque me gusta más sin hache y es una palabra que me ayuda mucho.

José Miguel Ridao dijo...

Son esterones, sí, pero te advierto que a 45º ni esteras, ni esterones, ni aire ni na de na. Un saludo, Aurora.

sarracena infiel dijo...

Me encanta el calor, menuda lagarta soy.

El aire, del mar, siempre.

Así ni falta que hace más ventilación, tiendes la vista y sea cerrada y mediterránea o abierta y oliendo a yodo, cantábrica, el espíritu, el cuerpo y el almero, se te airean solos.

Con Dios, hedbanna.

Máster en Nubes dijo...

Juan, lo de Cuba lo haré mañana, se me ha pasado, perdona, pero intentaré remediarlo a las 11 y algo de esta noche si puedo y me sale...
Ah y los mirlos cuando realmente están insoportables es en febrero o marzo que están emparejándose y arman un escándalo de aupa, creo recordar. A eso de las 3 o 4 de la mañana les da por cantar, angelicos... ;-) (y luchar también)

Gracias, Javier, esterones me ha dicho Toi también, te devuelvo el abrazo con brisa fresquita (de la mañana, porque ahora calor calor )

Lolo, de faltas ortográficas no hablemos que las cometo sin parar por velocidad (si fuera más lenta iría mejor ;-). Y cuando quieras ensayamos "Nobody knows the trouble I've seen" que es un espiritual negro precioso. Con Dios, guapa, y a por ellos que son pocos y cobardes (queda poco ya para los profes)

José Miguel, qué alegría que vengas, de verdad, me hace mucha ilusión. Y razón tienes, desde luego que a 40 ni esterones ni botijo ni nada, aire acondicionado es lo mejor (pero NO como lo ponen en el cine o en el Ave que te mueres de frío, por Dios)

Pepa, o sarracena infiel, el buen tiempo es estupendo, el calorazo es insoportable, por lo menos para mí, y húmedo ni te cuento. Viva el sol, el vino y las mujeres (en este caso los hombres), pero la temperatura ... que no sobrepase los 30, por favor. Y si lo hace que refresque por la noche porque en Madrid capital ¡ni a las 3 am podemos respirar en Julio!

Almendrado dijo...

Lo bueno de estos días es que te ayudan a sentirte relajado, a funcionar sin prisas y a no dar importancia a lo que no lo tiene. La brisa suaviza el mal humor y las corrientes de aire se llevan el mal olor.

Son los mejores días del año.

Saludos

Máster en Nubes dijo...

Almendrado, gracias y bienvenido/a ¿te conozco? Creo que sí...En cualquier caso estos son días también de cierre de curso... así que lo de relajado para los "pofesionales" de la enseñanza pichí-pachá ;-) (en algunas empresas también el año fiscal se cierra ahora, fuera, así que están de los nervios ;-), en cualquier caso yo me siento así, aireada, contenta, viento fresco...

En fin, segundo tema.

A la tímida alma que me escribe en privado preguntándome por la canción, te contesto en público por si a alguien más le interesa, y gracias por tu correo ;-)por cierto, muchas gracias.

Esta canción es muyyyy antigua, de 1968, de la película The Thomas Crown Affair, no la nueva con René Russo y Pierce Brosnan, sino la original. Era de Michel Legrand y otros autores y se cantaba en francés,creo, hay muuuuchas versiones.

La de Sting se puso precisamente en el remake de la peli del 68 que hicieron los citados, la Russo y Brosnan.

Trata sobre el estado que deja una ruptura amorosa, aquí va en inglés, ya traducir no tengo tiempo, pero eso, que es sobre el estado mental que deja una ruptura (ese dar vueltas y vueltas al pasó, no pasó, hice, no hice, confusión, etc.)



Like a circle in a spiral
Like a wheel within a wheel
Never ending or beginning
On an ever-spinning reel
Like a snowball down a mountain
Or a carnival balloon
Like a carousel thats turning
Running rings around the moon
Like a clock whose hands are sweeping
Past the minutes of its face
And the world is like an apple
Whirling silently in space
Like the circles that you find
In the windmills of your mind

Like a tunnel that you follow
To a tunnel of its own
Down a hollow to a cavern
Where the sun has never shone
Like a door that keeps revolving
In a half-forgotten dream
Or the ripples from a pebble
Someone tosses in a stream
Like a clock whose hands are sweeping
Past the minutes of its face
And the world is like an apple
Whirling silently in space
Like the circles that you find
In the windmills of your mind

Keys that jingle in your pocket
Words that jangle in your head
Why did summer go so quickly?
Was it something that you said?
Lovers walk along a shore
And leave their footprints in the sand
Is the sound of distant drumming
Just the fingers of your hand?
Pictures hanging in a hallway
And the fragment of a song
Half-remembered names and faces
But to whom do they belong?
When you knew that it was over
You were suddenly aware
That the autumn leaves were turning
To the colour of her hair

Like a circle in a spiral
Like a wheel within a wheel
Never ending or beginning
On an ever-spinning reel
As the images unwind
Like the circles that you find
In the windmills of your mind

Olga B. dijo...

Ventanas abiertas, ojos abiertos, aire que extiende las hogueras. Me sugieres más eso que otra cosa... No es extraño que necesites aire. la forma más eficaz de acabar con un fuego es la falta de oxígeno, el aire te lo da, parece que alimente las llamas. ¿Mala cosa ser ariana? Pues te acompaño en el sentimiento:-)
Besos.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Yo no sabías de estos esterones, por mi pueblo no vi de éstas, y mira que son rústicas y bien apañaditas.

A mí me gusta junio "además de ser el mes en que nací, jejeje" porque es casi el principio de veranito, pero no me gusta estar en Madrid con el calor que empieza ya a notarse, pero...

Aurora haber si nos vemos, aunque yo esta semana la tengo complicailla y tú seguro que más, pero de la próxima no pasa. ok. Muak

Pelapollos dijo...

Uno de mis recuerdos más vívidos de la infancia es el relacionado con el toldo del patio principal de la casa de mis abuelos, en Almagro.

En verano, por la mañana temprano, antes de que los trabajadores (gañanes se les llamaba, sin connotación peyorativa alguna) cogiesen los tractores, mulas, etc. para ir a faenar, pasaban por allí para correr el pesado toldo de lona (blanco por fuera, verde oscuro por dentro) que cubría por entero de manera ajustada el patio. Por la tarde y antes de volver a sus casas repetían la operación en sentido inverso para que el patio se refrescase por la noche.

De esta forma, el patio era durante el día una especie de enorme y fresco cuarto de estar maravilloso donde podíamos jugar al ping-pong, aprender a montar en bici, leer, etc. los innumerables primos que allí nos juntábamos.

A la frescura contribuían los gruesos muros de tapial de la casa.

Esa parte de la casa la conservo con mis hermanos, pero ya no está el añorado toldo. Ahora tan solo tenemos algo parecido a lo que comentas pero no de esparto sino de típica lona gruesa de rallas, para mantener el fresco en los soportales del patio. Vamos demasiado poco como para que estuviese justificado tener un toldo. Y menos en verano, con la que cae.

lolo dijo...

Cuanto más pequeño es el tema, más me gusta. Qué cosas.

En casa de mi abuela materna, casa de pueblo, sin más, había unas persianas que siempre me gustaron.
A ver si sé explicarlo.
Cerradas parecían unas persianas normales, pero por la mañana, cuando las abrían, podían empujarse hacia afuera mediante unas guías que sobresalían de la estructura metálica.
Así, y a media altura, se dejaban hasta después de la comida.
En la hora de la siesta se recogían y bajaban un poco más, de forma que entrara menos la luz. Sobre las siete u ocho sería cuando volvían a subirlas, sin el efecto parasol, menos necesario.

Esas persianas eran rojas y de madera. Que la casa era como de cuento.
No hace mucho las cambiaron para poner unas metálicas, imposible retaurar las antiguas, y mi madre se empeñó en ponerlas rojas. Son feas, pero es bonito.

Hay que ver el tejemaneje que se llevaban con las persianas, ahora que lo pienso.
Todo este ritual, tengo nítido el recuerdo de mi abuela pidiendo que quedaran exactamente a la misma altura, se ha sustituido ahora por un botón y hasta un mando a distancia.
Peor para los recuerdos de los niños.

Suso Ares Fondevila dijo...

Aire: la primera palabra que definí en mi Diccionario Cordial, la primera que me vino.
"Lo que convenga", lo que converga.
Hermosísima entrada.

Sunsi dijo...

Qué entrada más refrescante, Aurora. Iba leyendo y era como si lo estuviese viendo y sintiendo. Que corra el aire... que en junio aún se puede. Después hace demasiado calor y hay que cerrar durante las horas de sol abrasador.

Por la noche, abrimos de punta a punta y corre la brisa que llega del mar... Si no pasan coches se puede oír el ruido de las olas.

Los porches con esterones tienen un sabor... Yo sí los he visto. En más de una casa. También de caña de bambú, pero éstos se mueven más cuando corre el aire. Se empeñan en colocar toldos... cuando el sistema de las esteras o la caña es mucho mejor, más fresco incluso para la vista. Huelen bien, distinto. Invita a la siesta. Pero supongo que, como dice José Miguel, a 45º ... ná de ná.

Que corra el aire y que nos dé en el rostro y en el alma. Si es frente al Mediterráneo -¡qué razón tiene sarracena!- mejor. Que corra el aire y que nos baldee un poco, que -por distintos motivos- junio nos pilla cansados.

Preciosa entrada, Aurora. Preciosa de verdad. Besos, guapa.

Máster en Nubes dijo...

Olga, amiga, ya sabes que una misma suele ser su peor enemiga y ahorcarse ella solita, por eso digo lo de ariana ;-) (pero podría ser cualquier cosa, es lo de menos el signo del horóscopo, que no creo además, la verdad).

En cualquier caso, eso, ventanas y ojos abiertos y aire que corre, qué a gustito se está a primera hora de la mañana en la casa aérea ;-)

Raquel, nos vemos, y Barcarrota no tiene nada que envidiar a nada, y ese patio de tu madre con naranjos, limoneros, mandarineros y otros "cítricos" se lo voy a robar un día ;-)

Pelapollos, me acuerdo de vuestra casa en Almagro... y de un par de veces que estuve, fuimos ¿hace más de veinte años? al festival que entonces se iniciaba. Me encanta Almagro, me encantaba vuestra casa. Gracias por esos recuerdos ;-)

Lolo, igual que a Pelapollos, me encantan tus recuerdos, muchas gracias por venir, y es cierto que cuanto mas chico es el tema (a veces) mejor "sale". Un beso, hermosa, y que ya no os queda nada...


Suso, tu Diccionario cordial es como tú, cordial y encima diccionario (o sea, sabes las palabras ... y saber las palabras es muy importante, pero encima tú las sientes). Un abrazo, hablamos.

Sunsi, gracias por lo mismo que Lolo y Pelapollos, me encanta ver los recuerdos de otras personas al hilo de la entrada, todos tenemos recuerdos y puestos en pie -con los proyectos ;-) son bonitos de ver y comentar ...

Bueno, que me voy a currar y programar la entrada ya ;-)