Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Del yo al nosotros. Del nosotros al yo. y 3)



Voy a ir cerrando temas o me pilla el 31, como en general me ocurre, con varios frentes abiertos.

Del yo al nosotros y del nosotros al yo, última parte.

Comunidad. Otro concepto interesante de lo que es grupal. Muy anglo. Irlandés también. Me acuerdo bailando en el pub en Irlanda: te dabas cuenta que era un baile social, de comunidad. A diferencia de las sevillanas, un simple ejemplo, que es un baile de 2 -hombre y mujer, además-, todo un aire de seducción a mi limitado entender. El baile irlandés es un baile que explica su sentido de comunidad. Divertido, animado, enseguida lo aprendes, la Guiness ayuda en cualquier caso.

Un sentido de comunidad es lo que hace que todo un pueblo se ponga a construir un granero para alguien que lo necesita, y que a la vez se sea fieramente anti Estado: se cree en las personas y el bien común, pero muy poco en la autoridad de alguien supuestamente por encima. No se delega nada por arriba, no vaya a ser que se lo crean.

Se ve en las pelis yankees -lo rural tiene mucha herencia irlandesa-, pero también, por poner un ejemplo, en la gran diversidad y eficacia de lo que se llama tercer sector, las entidades no lucrativas, ongs, que en EEUU son desde el club de futbol de tu hijo (donde tú colaboras todos los sábados entrenando) hasta el "meals on wheels", un servicio de comida a domicilio para la gente que vive sola. Hay de todo. Liberales, libertarios incluso y, a la vez, un fuertísimo sentido de comunidad, gracias a eso sobreviven. Una sociedad totalmente liberal (liberalismo I que diría Michael Walzer) sería insoportable. El comunitarismo, como tercera vía, es, por eso, muy interesante: aporta una visión, quizás menos soluciones prácticas.

Frente a esto, yo no creo ni en la tribu ni en el colectivo. Quizás tampoco en lo colectivo. Me espanta cuando hablan de "las mujeres". O de "los homosexuales". O de las cuarentonas. Y que se nombren representantes. Cada vez creo más en los individuos y pienso que las agrupaciones de colectivos suelen servir al interés de unos pocos, a menudo ni siquiera los propios de dicho colectivo. En el caso de las mujeres es evidente: niñatas sin oficio ni beneficio ... bien situadas por haber cogido el toniqute de "las mujeres".

Y con la tribu, igual. Hay un sentido atávico en la tribu que los españoles hemos mamado bien. Lo vivmos en política: nuestro voto es atávico a menudo, no lo movemos, son "los nuestros". Pero existe en muchos más lugares y culturas. Las llamadas tribus urbanas son precisamente esto: borricos varios unidos bajo un mismo uniforme y actitudes que los protegen de pensar, pero también del mundo exterior bajo un manto de seguridad que sólo el grupo proporciona. Suelen seguir el eslogan del líder. Y someterese a ritos de iniciación o madurez varios con una jerga que sólo ellos entienden.

Necesitamos de lo grupal. Nos hacemos en una familia. Es lo primero que necesitamos, y no siempre se tiene: no una familia cualquiera, una familia estable, donde con los fallos de todos, se perdone y se quiera a todos. Pero no toda familia es así. Por eso me parece complejo hablar de la instutución familiar como si el concepto nos salvara de todo mal. No sé, no lo acabo de ver, creo fundamental la familia pero sé que no sirve sólo "la invocación", por así decirlo.

Hoy se celebra el Día de la Familia y Madrid se inunda de familias para una gran manifestación: es una cosa estupenda, quizás hace mucha falta. Pero pienso que hay mucha tela que cortar en la familia, dentro también, y en todo lo que la rodea por supuesto. Creo que no siempre son "los otros", la "otra tribu", los "malos" anti-familia. Las cosas son un poco más complejas a mi entender, pero es posible que yo sea la enrevesada.

10 comentarios:

Asier dijo...

A mi este tema me ha interesado desde siempre, y sobre todo cuando vine a vivir a estos lares
.
En Francia me encontré con que los jovenes eran mucho menos independientes (tambien ayuda que el Estado te financie parte del alquiler). En contrapartida, excepto en las temidas "banlieues" y en otros lugares, impera una individualidad marcada, en la que el concepto de amistad es ludico y no implica deberes. Alguna amiga de por aqui alucinaba cuando para hacer su mudanza entre un amigo colombiano y yo nos ofrecimos para echarle un cable (equivalente a dos dias de agujetas, por cierto) y nosotros alucinabamos con que la tia en cuestion (un cielo con mucho caracter) se sintiese en deuda.
Una de las multiples explicaciones a esto es la proliferacion de las casitas individuales o las residencias de adosados, tendencia que invade tambien España. Al final, creo que uno de los efectos de la "modernizacion" es la disgragacion. El cara a cara se pierde y las habilidades sociales y las solidaridades basicas son un poco menos necesarias y un poco menos utiles.
Paso de hacer discursos manidos al respecto, porque suelen adolecer de enormes carencias de capacidad analitica y suelen servir para la añoranza. Cada vez creo menos en las bondades o maldades de los cambios. Simplemente en sus consecuencias.
Pese a todo esto, si creo, por lo que yo soy y por como me han hecho a mi, que un minimo de comunitarismo es necesario y enriquecedor. Este comunitarismo no tiene por que ir ligado al territorio geografico (explicacion del nos debemos los unos a los otros porque somos de aqui). Si pienso que es positivo cuando va ligado a los "territorios afectivos", a desarrollar una serie de deberes hacia aquellos que afeccionas y te afeccionan.
Esto no tiene porque ser ninguna mariconada. Simplemente se trata de crear una serie de "pseudonormas" por las cuales la gente que te importa sepa que puede contar contigo y viceversa. Por aqui, con mis amistades lo ponemos en practica a la hora de echarse una mano a pintar pisos, cuidar niños, hacer comidas, poner la oreja, arreglar electricidad, recoger a la mujer de uno, hacer las compras para la madre del otro, etc.
Eso, al final, crea vinculos muy enriquecedores. Y es grato siempre que el pacto sea implicito y la norma no se imponga al deseo. Pero creo realmente que ponerlo en practica es, repito, muy interesante.
Me parece muy bonito, y de eso estoy contento, ver que aqui, de ese modo, uno se construye una red de relaciones placenteras (aunque siempre haya conflictos) y me resulta tambien interesante ver la disparidad de situaciones sociales de las personas que entretejen la mia. Hay desde un belga descendiente de uno de los herederos de Nivea hasta un fontanero colombiano, y lo cojonudo es que, por ejemplo ayer noche y hoy, este belga derechon, el fontanero colombiano (mastro de vida) una amiga madre soltera y ligeramete picada por el virus de la progresia tonta, mi menda lerenda y alguna mas, cenamos juntos.
Pues es un puntazo logrado a base de establecer comunitarismos afectivos muy muy enriquecedores. Y sin mariconadas.

Sunsi dijo...

No eres entrevesda, Máster.

No he ido a ninguna manifestación a favor de la familia por causas coyunturales que se suele decir. Honestamente creo que hace falta pero sólo es un complemento.
En los medios se dice aquello de la defensa "de la familia tradicional". Y siempre me da qué pensar. Me explico.

La familia tradicional la entiendo como aquella en la que formé parte como hija.
Y en ésa tengo puntos de referencia, los básicos, los perennes. Pero otros ya no sirven. Porque ya no vivo en 1961. El mundo ha cambiado, el ocio es distinto, los compañeros de mis hijos son de lo más variopinto, la tecnología -incluso la doméstica-, ha entrado en nuestros hogares, las jornadas laborales a veces son interminables y en casa se coincide de pura casuallidad. Sirve lo de siempre: la comunicación, el querer a cada mienbro porque existe, sin más... El resto hay que reinventarlo. Lo de reinventar la familia, en el buen sentido de la palabra, no es ninguna tontería, ni cosas de "progres"...Es real.
Por lo menos a mí ,ya no me sirven las fórmulas que les sirven a otros. O, mejor dicho, ya no hay fórmulas. Cada vezmás podemos decir que cada familia es un mundo. La historia va de saber cómoconjugar que coexiste en tu casa. Y hay veces que parece que los bienpensantes quieren uniformizar. En estos casos me tapo los oídos y me voy a las palabras delPapa. Muy sabio este Papa. Lo lees y te das cuenta de que esmucho más amplio de miras que los que salen a la calle con pancartas convirtiendo su forma de vida en dogmas.

Este tema da para mucho, Máster. Teminaría con un no sé...

Chapó, amiga

pepa dijo...

Hola hedbanna no-tan-pastoril:

1) Me espantan los colectivos: en plan mujeres por el progreso y así

2) Me espantan los gobiernos y las ideologías que pretenden organizar (colectivizar, uniformizar, valorar la vida privada de las personas del individuo: tanto más vales para lo colectivo en función de tu utilidad frente al Estdo.

3) Me espantan los grupos y las tribus: soy de..... pertenezco a ....

4) Me estomagan las manifestaciones de defensa de: la familia, las víctimas de.., el cebollino o el medio ambiente.

5) Desconfío absolutamene de instituciones, organizaciones, asociaciones, etc...

¿En qué creo?. Por este orden:

En Dios y en el Evangelio

En la bondad natural de las personas

En hacer lo que debes con independencia de los demás, de lo colectivo, de la utilidad de la acción

En mi familia, en mis amigos. En Dios.

Asier dijo...

Vaya, chicas! Encantado de leer lo que escribis en vuestros comentarios.
Ayer me di un paseo por algunos bloggs enlazados por ahi y me quede ALUCINADO con algunas cosas que leia.
Pero bueno, aqui el final se nota que estamos porque tenemos que sr once pa montar un equipo y tiene que haber de tò...
Por cierto, quise decir que los gabachitos jovenes son mucho menos dependientes.
Repito,

Asier dijo...

Por cierto, sus vi a dejar un regalito a todos y todas los amantes de la gastronovuestra: Buscad el bolg de Apicius. Miles de platos e historias suculentas que ligan historia y gastronomia.
Lo digo porque sé que, al igual que yo, Master es una cocinillas

Máster en Nubes dijo...

Asier -bueno, y a quien le interese-, hay un libro que ya tiene unos añitos de Putnam que se titula "Solo en la bolera" y explica la soledad del individuo yankee así como otras cosas sobre el tema del yo al nosotros.

Dice que la sociedad yankee se está desintegrando (como véis yo creo lo contrario, pienso que tienen sentido de comunidad con todos sus defectos pero mucho más fuerte que nosotros).

Putnam explica -creo que no es en ese libro, me parece que es en otro, pero ya no estoy segura- que tenemos dos tìpos de "capital social": el capital vínculo y el capital puente. El vínculo es cuento socializamos con nuestros "semejantes" -en edad, raza, religión, por ejemplo-. Sería reforzar el sentido de tribu o el colectivo, pienso yo.

El capital puente es el que crea lazos con gente distinta, como los hinchas de otro equipo de fútbol. O una empresa (es lo que "debería" ser una empresa).

Para que haya "sociedad sana" tiene que haber de los segundos, no sólo de los primeros.

Perdón por el rollete, siempre me gusta mucho lo del capital social y dentro de esto el capital puente que precisamente es lo que yo creo que ùede facilitra, entre otras cosas, internet, algunas formas de comunicación internetera.

Mira, tema para otra entrada.

Aunque Putnam por ejemplo obvia el tema de internet, le presta muy poca atención.

Perdón, es que estoy currando a la vez y se me mezclan unas cosas con otras...

Máster en Nubes dijo...

oye, es Apicius España o Francia... ? Tienes la dirección, creo que me la mandaste al correo, voy a mirar.

Acabo de ver una donde salen unos cocineros cañón, la verdad...

Asier dijo...

http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/
Tiene mas blogs y son apasionantes, sobre todo si te interesan los vinculos gastronomicos con los culturales e historicos. En ese sentido, tengo también un libro que puede ser interesante, porque es un recetario que habla de los origenes de diferentes platos relacionandolos con oleadas de inmigracion en la peninsula, (la antigüedad, fenicios, romanos, griegos, cocina judia, américa...)En eso queda un pelin obre pero vienen un monton de recetas "exoticas". - 3.000 años de cocina española; ed. Espasa, escrito por Rosa TOvar y Monique Fuller.
Veo que te interesa la sociologia: Pues estupendo. Mi menda es sociologo segun el papelito. Me parece muy interesante lo que comentas sobre esos dos tipos de nexos sociales. Lo puñetero del segundo es que sirve poco para vincularse a lo que es el reflejo de la administracion 5Estado, etc°. Pêrsonalmente, creo que lo relativo al estado esta siendo adelantado por arriba y por abajo,y de algun modo, habria que hablar en térlmminos de sociedad, ciudadania, lo que se quiera, pero deberia haber un vinculo mas fuerte entre las entidades que emanan y vigilan las normas y la sociedad a la que "representan".
Si te gustan esos temas, hay un libro excelente de Daniel Bell, Contradicciones culturales del Capitalismo, (advierot, no es propaganda marxista ni nada por el estilo) en la que se habla del paso de un modo de entender las cosas a otro con la instalacion de la cultura hedonista en los USA. Muy, pero que muy interesante. Yo creo que, si hay que ponerles nombrecitos a las cosas, este es el mayor paso en las mentalidades de la modernidad a la postmodernidad, que no ese refleja en los discursos politicos. En fin, no me voy a extender, porque seria una chapa consistente. Es dificil resumir en tal caso.
Por otro lado, tienes en español un libro muy bueno de Vicente Verdu, El planeta Americano, un poco viejito ya, pero que es mut ameno y que explica muy bien muchas de las cosas que comentas. Ameno y recomendable.

Estaria bien hablar un dia del capital puente ese del que hablas. A mi me ha salvado la vida (entre comillas) el haber tenido las opciones de pasearme por grupos sociales muy diferentes gracias a la musica (ya te contaré un dia) y gracias a algunos cambios de latitufdes. Te poaseas por mentalidades nuevas y dejas de ver "enemigos". Muy muy interesante como tema.

Un saludote. me voy corriendo a leer tu otro post

Máster en Nubes dijo...

Jo, gracias, con lo que me gustan a mi los recetarios. Antes de dormir leo o recetas o revistas de decoración para tener buenos sueños: MIL GRACIAS por la web y lo demás!

Leí el libro de Bell cuando salío. Y el de Verdú también.

El primero ok, el segundo, te diré algo: no aguanto a Verdú, me parece un frívolo, un ligero. Lo siento. No me gusta el rollo, pero lo que interpreto -seguramente de manera equivocada- como ligero de cascos me espanta. O ligera de cascos. No puedo.

Manía es, lo sé.

Me pasa lo mismo con Lipovetsky. Otro frívolo en mi opinión. Equivocada casi seguro.

Asier dijo...

El de verdu me gusto, aunque hace mucho que lo lei. Le escuché en una conferencia (el tema era un poco chorra) pero lo cierto es que no comparto criterio.
LIpovetsky (al igual que muchisimos franceses que oigo por la radio y la tele) me parece un pedanton vacuo y ligero que adorna los huecos con palabras. No soporto la tonteria, sea del tipo que sea.
Me paso lo mpismo con el Kundera. Después de disfrutar el libro aquel de titulo espantoso (la insoportable...) que me gusto mucho (supongo que se debe en parte a que la evaluacion que se hace de los libros y otras cosas depende del momento)me llevé un chasco con otros libros en los que tuve la sensacion de que le gustaba demasiado oirse.
Sigue escribiendo, Master.