Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 15 de diciembre de 2008

De vinos 2) I+D+i


Debo de estar haciendome mayor porque ya no salgo tanto de vinos o copas. Me aturde el ruido y el follón, encuentro que en todos los sitios hay demasiada gente, me quiero sentar y no puedo, y me canso de ir de un sitio a otro.

Resumen: soy una seta y acabo en casa propia o ajena casi siempre. Desde luego que para la copa posterior y en invierno ni lo dudo, nada de estar media hora en la calle con frío y sin decidir a dónde vamos.

La verdad es ya sólo me gusta salir para el aperitivo o si visito una ciudad nueva o estoy haciendo turismo, entonces sí.

Es algo que fascina a nuestros visitantes extranjeros: el acompañamiento de tapas -cada vez más infrecuente, no sé si al sur seguirán o no-, esos bares llenos de porquería por los suelos, todos hablando a voz en grito y, sobre todo, el pago de cada ronda por una sola persona, luego le tocará a otro.

Recuerdo en Canadá la división exacta de lo que cada uno había tomado, un lío, dividiendo hasta el impuesto. Verdaderamente aunque sólo sea por comodidad mejor que paguemos de cada vez uno.

El caso es que, más allá del vino tinto -la cerveza sólo para el verano-, necesito comer siempre mientras bebo, mejor dicho, antes de beber. Si no, me agarro un mareo de no te menees y con solo una copa. Peso poco y en seguida me afecta.

Tapas, pinchos o raciones, aprendo mucho cuando salgo, porque en esto, como en todo, hay renovación. A veces un poco traída por los pelos, pero otras verdaderas maravillas.

Efectivamente, nada se puede comparar a un jamón ibérico fetén al que no hay que añadir ni mezclar con nada, porque como mejor está es solo. Pero hay veces que descubres mezclas estupendas, insólitas o de siempre, especialmente las de dulce con salado, o ingredientes nuevos o pobres para pinchos, hay de todo. Y me encanta probar.

No concibo cocinar siempre lo mismo, me aburro, necesito hacer cosas nuevas y, como los pinchos son, con perdón por la comparación, investigación + desarrollo + innovación -I+D+i- a pequeña escala, me atrevo más con ellos en casa sin arriesgar a una carta todo un primer o segundo plato que luego pueden salir mal. No sería la primera vez.

La verdad es que dar de cenar o de comer sólo de pinchos es más trabajo que hacer los tres platos y se acabó. Al final lleva más tiempo tener 10 cosas distintas que 3. Pero es una solución buena cuando ya no puedes sentar a la gente. También para hacer frente a ese pecado nacional de la impuntualidad: citas a las 9 y la gente llega hasta hora y media tarde, sea por niños, tráfico o fútbol. Mejor que los puntuales puedan ir comiendo y los demás se añadan, los pinchos son una solución estupenda.

Tengo que ir a San Sebastián en breve, si vuelvo a Pamplona ya sé qué hacer, lo mismo a Logroño, otro lugar fantástico para este espionaje industrial mío.

6 comentarios:

ana dijo...

Bueno... pues si te vas a la bella Donostia y a la entrañable Pamplona... viajaré por allí mi pensamiento un ratito... por el trocito de buenos recuerdos que de aquellas tierras conservo.

... y es cierto que no estarás en absoluto mal rodeada, que tienes un estupendo trabajo de campo en lo que se refiere a investigación culinaria...

...qué pinchos por aquellas tierras!!!

Driver dijo...

Truco del almendruco para cocineras neoyorquinas con invitados que pueden tardar.

PATATAS ASADAS CON ALI OLI.

Cortas las patatas en lonchas de 1 cm.
Haces unos cortes en un sentido y en otro, digamos "a medio espesor".
Aceite y sal.
Horno precalentado a 220, durante cuarto de hora.
Metes las patatas en bandeja metálica, bañadas en aceite de oliva.
Cocción lenta durante 35 minutos.
Cervecita de espera, con almendras tostadas.
Y cuando pasan los 35 minutos...un calentón al horno durante 4 minutos, y ya está.
Manjar de los dioses divinos.
Presentar con ali-oli al gusto.
...
Los que estén allí disfrutarán en el momento.
Los que lleguen tarde, dejas unas cuantas en el horno, y con la inercia térmica se conservan calentitas.
Barato, fácil de hacer y con ingredientes simples.
Cocina mediterránea.

Máster en Nubes dijo...

Gracias a ambos... Driver, tomo nota, las patatas me encantan además, baratas y buenas, ¡y encima no hay que trabajar con tu receta!

pepa dijo...

A mi me encanta salir de vinos, de hecho, me encanta salir y aunque peso muuuuuuuucho más d elo reocmendable, si no como me mareo igual.

Amediados del mes pasado estuve en Gijón, viendo a la familia, 1er. concurso de pinchos ¡guauuuuuuuu!

Tosata d esolomillo con pimietno rojo; chipirón relleno de sí mismo, con cebolla confitada y su tinta; frutos del mar......... y por ahí.

Lo mejor, el precio: entre 1.75 y 2.80, dependiendo del pincho y de si vino o caña.

Para los que no seáis, pobrecillos, de sitio de pincho y tapeo (o chateo) una delicia novedosa; para los que sí, una versión mejorada del día a día.

Recomendaciones para los visitantes: León, Burgos y, siempre, Asturias - Gijón ¡ojo!.

Máster, me alegro de tu vuelta al ruedo ¡qué stress hasta ahora!

Máster en Nubes dijo...

Qué rico, Pepa, me encanta lo del solomillo pero es que el solomillo me gusta de todas formas (25 euros el kilo, jo!, 14 el lomo alto). Y la cebolla confitada le da un gusto estupendo a todo, me encanta. Como voy a ir a Asturias creo que todo el año al menos 1 vez al mes aprovecharé, no sé si voy a Gijón u Oviedo, todavía no me enterado. Y antes en enero 4 días enteritos en el Principado. Me aprovecharé lo que pueda. Sí, en Asturias se come de muerte siempre.

Sunsi dijo...

En mi tierra ratas, ratas... Si no pides tapa no la ponen. Tampoco es que salga yo mucho ,pero creo que no va más allá de unas aceitunas arbequinas.

Driver. El truco del almendruco es el primer plato de un día que voy pillada de tiempo. Lo que sucede es que yo lo hago con el horno a tope . Es rapidísimo.Y el alioli que no falte.

Por lo demás, Máster, lo único que te puedo sugerir es el melón a cuadraditos con una lonchita de jamón y el palillo. También una fideuà servida en platitos pequeños, con alioli. Llena un montón.

Eres más lista que el hambre. De ésta sacas un recetario, verás...
Besos