Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Del yo al nosotros. Del nosotros al yo. 2)



Qué connotaciones tan distintas pueden tener los diferentes tipos de agrupaciones humanas. Pienso en el equipo y me encanta, me horroriza en cambio el concepto de colectivo. Creo en la comunidad y soy de la opinión que sentirse miembro de una tribu es peligroso.

De igual modo que los anglos nos envidian el sentido de familia que tenemos los latinos e hispanos, yo les envidio a ellos el concepto -y realidad- de equipo.

Somos un desastre creando equipos en este país. Demasiado individualistas. Pensamos que tenemos que comulgar con el otro al 100% para trabajar con él en algo. Otras veces es más simple: no tenemos la generosidad de alma para compartir lo poco que sabemos. Porque siempre es poco lo que uno sabe. Nos da miedo que alguien sepa más. No creemos en las medallas colectivas, sino en las individuales: o es a mí, y sólo a mí, o como que no.

Vemos a los demás como amenaza: los españoles somos a menudo muy desconfiados. No hace falta ni mencionar la envidia. En vez de emular al otro, de perseguir nuestro "propio estilo y destino", queremos a menudo minimizar el éxito del otro. Sus conocimientos, sus habilidades y el simple reconocimiento de los demás nos hacen pupa.

Todo esto es fatal para hacer equipo, concepto que se basa precisamente en la idea de "todos ganamos" (win-win), "todos juntos somos más listos que cada uno por separado", "todos juntos llegamos más lejos que cada uno por su lado". Puede ser utilitarismo, sí, pero inteligente y simplemente realista. Y hasta más divertido, eso seguro. Aparte de que hay muchas cosas importantes que no se pueden hacer en solitario, la empresa es una de ellas.

La universidad española es ejemplo de nuestra resistencia al equipo. Habitualmente no son equipos, son tribus: o eres de los míos o eres de los del "otro". Y al frente de cada tribu habitualmente un tío al que se le rinde pleitesía incondicional. Tantas veces la gente hastiada se acaba yendo de la Universidad, fuera de España si puede, la que más vale a menudo lo hace.

Es cierto, no es oro todo lo que reluce en los anglos y el sentido competitividad a muerte también está muy presente en muchos equipos anglos, en empresas, especialmente los yankees: dentro del equipo, entre unos y otros, hay películas estupendas sobre esto.

Pero lo que yo he visto en empresas y en la universidad de otros países es que el equipo tiene un sentido, y las organizaciones lo saben y los alientan, sean informales o formales.

Echo de menos mucho trabajar en equipo, ahora sólo lo hago por proyecto, mucho más puntual. Y lo necesito.

Por eso me encantan los musicales. No es sólo que me guste ver bailar y cantar tan bien, es que a veces son 70 personas en escena haciendolo bien y eso tiene mucho mérito. Son un equipo.

Con formar parte del Chorus Line ya me bastaba. Este One es del musical del mismo nombre. ¡Qué (sana) envidia!

19 comentarios:

ana dijo...

Yo... confieso que soy individualista, y de trabajar en equipo, equipo pequeño...

Mi experiencia con equipos es:

... se pierden demasiadas horas en reuniones en las que lo normal es no avanzar nada.
... mucho ruido y pocas nueces trabajando.
... me cansa la gente que pone pegas a todo sin alternativa (hay más personas de este tipo de lo que podamos imaginar).
... la dinámica del grupo, el perfil de sus componentes, puede no estar bien establecida, y de estarlo... no hay manera de que se acoplen. O todos son líderes o todos son segundones.
... si uno avanza el otro te lo pisa, demasiadas rivalidades.


También es cierto que algunas veces, muy pocas, se da esa dinámica en la que va todo rodado. Así, SÍ, da gusto. Pero pocas veces he tenido ese privilegio, y ha sido a costa de ponerme un poco "mandona"... y no me gusta. A mi me gustan más los segundos planos... tener una buena dirección... en fin.

ana dijo...

Tipos de empleado :

· Estrella : lo es y además lo parece. El objetivo y el ideal en la firma.
· Catalejo : no lo es pero lo parece, da el pego y rodeándose de un buen equipo puede salir adelante pero siempre caminando sobre la cuerda floja. Un auténtico superviviente.
· Remero : lo es pero no lo parece, curra mucho y muy bien pero siempre en el fondo gris de la sala. No desfila ni se contonea cuando aparece el socio en el proyecto.
· No-way : ni lo es ni lo parece. Situación crítica que apunta hacia “pending termination”.

Evoluciones más probables :

· De No-way a estrella
· De Remero a estrella
· De Catalejo a Estrella
· De No-way a Remero
· De No-way a Catalejo



Cualquier otra evolución es improbable o absurda.

En todos los proyectos, sobre todo en los grandes, siempre hay remeros y siempre hay quien lleva el catalejo, aunque tenga tu misma antigüedad. El del catalejo se vende muy bien (internamente, me refiero, ya se sabe que tu primer comprador y cliente es tu propio jefe), el remero curra pero no sabe venderse. Eso sí, el del catalejo él solito es incapaz de hacer algo provechoso. De hecho algunos consiguen no programar en toda su vida, no hacer ninguna conversión, si diseñan algo lo hacen a grandes pinceladas que el remero de turno tendrá que rehacer (estoy hablando en todo momento de consultoría de sistemas de información), técnicamente son casi nulos, funcionalmente sólo se han aprendido los grandes titulares (siempre habrá un remero que se los desarrolle), etc... Caricaturizándolo y llevándolo a extremos, el del catalejo puro es un inútil que sabe vender una bicicleta a un paralítico, sabe aparentar que sabe, maneja conceptos que desconoce como si los hubiera inventado él, tiene mucho palique, mucho “bla-bla-chu-chu” (expresión que aprendí de Mr. Cid), pero en cuanto surge el marrón o hay que trabajar de verdad, hace un gesto de mago y te la “la cuela por debajo del baby” (otra expresión de este compañero) y se queda tan tranquilo y “se fuma un puro” (una más) con el socio mientras tú, remero, coges el marrón y lo sacas adelante. El socio piensa que si no fuera por el del catalejo, el proyecto se iría a pique, pero, es al revés (sin el remero se iría a pique y sin el del catalejo igual hasta iría mejor). Un catalejo que sabe evolucionar a estrella es bueno y es viable. Un catalejo que sólo sabe ser eso termina en la calle (aunque alguna excepción habrá, y de hecho alguna conozco "tocando el cielo").

ana dijo...

Bueno, lo anterior es más largo...


A ver... os dejo el enlace del blog en el que leí esto... seguro que te gusta Máster... es un colega que dejó de ser colega tuyo...

... interesante blog.

http://deconsultoradirectorti.blogspot.com/search/label/remero

ana dijo...

http://deconsultoradirectorti.blogspot.com/search/label/remero

Driver albañil dijo...

Pues a mí como latino y miembro de una constructora me gustan los "equipos al aire libre".

Es ésta una modalidad que se da en los paises latinos, trabajando en las obras y que se rige por unas leyes ancestrales, no escritas pero conocidas por todos.

LEYES NEGATIVAS.

1. A los de la oficina, ni puñetero caso.
2. A los del Ayuntamiento, ni puñetero caso.
3. Al que venga con los zapatos limpios a la obra, ni puñetero caso.
4. Al que no se gane mi respeto, ni puñetero caso.
5. Al que no come conmigo en el bareto de 6 € el menú, ni puñetero caso.

LEYES POSITIVAS.

1.Al que me diga dónde carajo está la obra y por dónde se llega mejor, mi respeto.

2.Al que me deje la herramienta que me la he dejao en la furgoneta aparcada en cá Dios, mi respeto.

3. Al que me paga y tiene la dignidad de comentar que mi trabajo ha quedao bordao, mi respeto.

4.Al que se meta con un compañero, dos tortas bien dadas, con un par, y luego se pregunta.

Estas leyes no las busquéis en el Estatuto de Los Trabajadores.

Preguntárselas a cualquier albañil.
Se las conoce de memoria.
Y muchas más, que me guardo para mí y los míos.

Siempre nos guardamos alguna, por si vienen mal dadas.

Máster en Nubes dijo...

Driver, tío, que no hagas horas extras. Se lo voy a pasar a los que tú ya sabes... en fin, peretes, qué haríamos sin ellos: se me acaba de ir el mío, me arregló el agua, vio los radiadores, un par de cosas de la luz que no marchaban ... y al salir, adivinen señores ¡tenía mi xara una rueda pinchada!

¿Qué hizo el Perete?

Pues me cambió la rueda con total naturalidad, y eso que habían apretado con una máquina y no había cristiano que quitase la pinchada. Una hora de más de su curro... que me ha salvado la vida.

Driver dijo...

Eso se llama dignidad por el trabajo bien hecho, ser útil.
Sale sólo.
Se aprende en la calle.
...
El día que llegue a los despachos de las empresa y de los partidos políticos, este pais se sale.

Mientras tanto, yo disfruto más con mis "peretes" que con digamos por usar un término fino "los otros".

Ni punto de comparación.

Jose A. dijo...

Joer, Master, vaya un racha llevas...
¿Por qué no cierras el garito y te tomas unas vacaciones allá donde tu gente?
Bueno, mejor pensado te llevas al "arreglos" por si acaso empiezan a fallar lavavajillas, lavadoras y calefaciones....
Perdona, just kidding, no he podido resistir ;-)

Máster en Nubes dijo...

¿Y si alguien me ha echado mal de ojo? Empiezo a creer en estas cosas. Pero tengo suerte, compañero: la casa de mi madre está abierta y si tengo problemas, me bajo. Y la de mis hermanos. Y hoy hace un día taaaaan impresionante que se me olvida todo, hasta que tengo que bajar ahorita mismo a Madrid a currar.

PD: Me acaba de llamar Brad, que si he visto a Angelina, y yo que ni idea... que estará en algún campamento de refugiados de esos...

Sunsi dijo...

Después de dos equipos... nunca más le he vuelto a encontrar la gracia. Mucha pérdida de tiempo, muchas reuniones de departamento... para que, al final, cada uno hiciese lo que le saliera de la nariz.

Dos equipos en los que formé parte. Un cuarteto de facultad. Cuatro amigas que estudiábamos siempre juntas. La clarividente exponía; la rebelde ponía pegas; la que le costaba un poco entender por lentitud de reflejos conseguía que machacáramos y , al final, yo hacía el esquema. Cuarteto perfecto en casa de Gemma, de punta a punta de día... espaguettis, coca-colas, cafés...

Otro equipo: La Academia Estil-les (de mi padre). La clave: el director, o sea mi padre, que conocía al dedillo las cualidades de sus profes y les sacaba partido. Y muchos aperitivos, que eso une mucho... pagando mi padre, claro.

Abraçades

Máster en Nubes dijo...

Déjame adivinar...

La rebelde ... ¿eras tú^?

Máster en Nubes dijo...

Anita, me ha encantado lo tuyo... Corto y pego. Pa reirse un ratín.

Outsider friar dijo...

Si es que eso ya se aprende desde el colegio: "esta evaluación se pasa con un trabajo de grupo", lo que traducido a la realidad final equivale a un [uno lo hace, los demás firman], y claro, de mayor, el Sr. uno ya está escarmentado y dice que ni equipo ni leches.
Las del Driver albañil, eso son leyes y no las que hacen los parlamentarios...

Cordobés dijo...

Las tribus en la Universidad (experiencia propia de estudiante): Consejo de Departamento de Economía Agraria de la E.T.S.I.A, tres catedráticos, tres profesores y tres alumnos. Curiosamente los seis docentes de izquierdas y los alumnos del otro lado (que tiempos).

Elecciones a presidencia del Consejo. En los docentes dos tribus enfrentadas y nosotros (los alumnos) a la expectativa. Nos llamaron ambas tribus a los tres, por separado, para criticar a la tribu contraria y ofrecernos "cosas".

Resultado: en los dos años que formé parte del Consejo no consiguimos mejorar nada, cada tribu siguió a lo suyo. Ah, y ninguno de los docentes salió de allí hasta donde yo se, afortunadamente los alumnos nos situamos en el mercado laboral.

pepa dijo...

Las medias p'a las piernas oye, comentario patrio preferido.

El lugar peor del mundo, la Universidad española - junto con los partidos políticos -

Salvo honrosas excepciones, nidos de mediocres con ínfulas.

Hala, con Dios.

Cordobés dijo...

También conocí gente buena, catedráticos y profesores de los que saben y se explican, pero tan alejados de la realidad....

De esto te das cuenta cuando te pones a trabajar en el mundo real, que es donde se aprende. En la calle.

Máster en Nubes dijo...

Uf, friar, otro que no quiere equipos, jo, que eres cura, juegas con el mejor equipo, pequeñín, sí, tú y el Señor cada manaña (o tarde?) ahí en Misa, alucino...

Veo que el personal aquí es mayoritariamente individualista, sanamente individualista, escépticamente individualista...Me gusta...

Ah ah ah... pero yo echo de menos algunos equipos... auqnue bien pensado ¿un blog al final es cuestión de un buen equipo utor ´+comentaristas? lo veis como tengo razón...

Y más. Cordobés, qué gusto que estés. Y pasando hacia Barcelona ¿no querrías dejarte caer con la tua mamma por El Boalo? Os doy de comer gratis. Como uno de esos mesones buenos de carretera.

La Uni es desesperante, pero si te pones a mirar todo puede ser desesperante. Hay gente guay en todas partes, yo quizás hablé de lo que vi y siempre la vision parcial de uno... no es completa.

Anónimo dijo...

Somos individualistas, mayoritaria, sana o escépticamente, pero siempre necesitamos sumar en algún equipo, lo contrario sería .....

Master se agradece la invitación. Que más quisiera yo que poder parar en tu mesón. De momento el AVE Córdoba-Barcelona no tiene parada en El Boalo. Otra vez será.

Cordobés dijo...

Joer con el ratón, se me fue la tecla.