Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 25 de diciembre de 2008

25 de diciembre, Sol de invierno


Dios nos regaló hoy un día impresionante.

Sol a raudales en El Boalo. Tenía preparada la mesa de Vermeer para la comida de Navidad, pero empezamos con el aperitivo fuera y al final decidimos quedarnos al sol, me gustan los cambios y la improvisación de última hora.


Daba gloria tomarse el caldito, el gambón y el salmón fuera, y esa tarta de avellana cortesía de mi cuñada Silvia, todo regado con cava catalán, aunque algunos empezamos con tinto, la costumbre.

Creo que tengo un mal de ojo, acepto oraciones, "limpias" o cualquier tipo de remedio ordinario o, casi mejor, extraordinario: la caldera no funciona, ya era lo que faltaba. Si hago un listado de todo lo que se ha roto, no ha funcionado de golpe, ha funcionado mal, o lo que sea, me faltaría espacio en un folio, podría abrir un blog sólo de averías domésticas. Es una idea.

Pero como Dios es bueno, hoy con el sol que había, la chimenea y un par de radiadores eléctricos bastaba. A 22 grados estoy ahora en el cuarto de estar.

Mi cuñada Irene nos trajo una película china que dormí fenomenal, la madre de mi amigo Álvaro también la durmió, ambas en el cuarto de estar. Olimpia decidió que ella se echaba la siesta en mi cama y allí que se fue.
Estos chinos me superan un poco y "La promesa" visualmente es muy interesante, pero no me enteraba de la maldición y cuándo soñaban o no. En cambio mi sobrino Javier de 7 años se ha enterado de todo, está como un Draculín sin sus dientes delanteros, Ratón Pérez está haciendo horas extras (3 dientes en 7 días).
Sol de invierno, día del Nacimiento de Jesús, sol del mundo.

Gracias por poder reunirnos, por queremos y porque, aunque yo ya no pueda más con cosas que se rompen en esta casa, pueda olvidarme a los 10 minutos.

Gracias también por todos los amigos y familia a quienes tengo en el corazón y han pasado por móvil, teléfono o correo electrónico estos días. Son también otro sol de invierno. Dan calor y luz.

7 comentarios:

yoyoyo dijo...

Las calderas siempre se estropean en estos días. Claro que soy yo, la de las cervecitas del sábado ¿quien iba a ser? ;)

pepa dijo...

En Tarragona día espléndido.

Ayer genial.

Hoy en el Juzgado por la mañana y la tarde, comisaría, amigos, comisaría. Mañana cuatro juicios rápidos.

Demos gracias a Dios.

Abrígate, hedbanna.

Asier dijo...

Y a quien le importa quese estropee la caldera con ese "peaso" paisaje?
Saludos desdeZizur Mayor (Navarra)
PD:Olentzero me ha traido perfume de nuevo...si un dia necesitashacer una exposicion, me avisas.

ana dijo...

Aquí también hizo un día estupendo de sol, mucha luz...
... mientras la Navidad discurría.

Driver orando con fe dijo...

ORACION A SAN PERETE

San Perete Bendito
échale una mano,
a la amiga Aurora
pa que se tome un respiro.

Arráncale la caldera,
pódale el pinar,
arréglale el interné
que se pueda comunicá.

Que le funcione la lús
la estufa, y el orinal,
que no se le pare la casa,
y así nos escriba
sobre la eternidá.

Espero que nos escuches,
San Perete Bendito,
que dejes tó ajustao,
en la ca La Aurora,
antes, mucho antes,
del veranito.

Máster en Nubes dijo...

Driver, esta oración la voy a enmarcar y rezar todos los días 9 veces, 9, novenario a San Perete.

No sólo microcuentos, con oraciones eres también muy güeno.

Sunsi dijo...

Master... "mujer"...
es que no puede ser...
¿otra vez la caldera?
¿qué más se puede romper?
¿las cañerías?, ¡pardiez!
Santa Rita milagrera...
Te has dormido ¿o qué?
Que te pondré una vela.
Quien dice una dice dos y tres
para que a la pobre de Máster
se le arregle todo de vez.
Que su casa tan potita,
acogedora, pero "maldita"
resurja de las cenizas
del mal de ojo y esas guisas.
Que nunca falte el sol
en casa de mi amiga.
Y haz el favor
de ponerte las pilas.
Que tanto remiendo
la va a dejar sin guita.

Para Santa Rita. Atentamente:
Sunsi

Máster, que delicia de sol. En Tarragona también tuvimos un día espléndido. Pero qué bonita es tu casa. En diciembre y comiendo fuera... Fantástico.

Lo de la caldera y desperfectos varios ... ¿me voy al rezarle a algún santo, en peregrinación y de rodillas, guapa? Caray con el Bolao. ¿Lo sabe la dueña? ¿Quieres que la llame yo, que se me da muy bien ponerme en plan broncas?

Ya dirás.

Besos