Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 22 de agosto de 2009

Historias de fantasmas


Me gustan las historias y cuentos de fantasmas además de las de mujeres ratón o las desconocidas. No sé si creo o no creo en los espíritus, en los fantasmas, pero sé que me encantan, como le gustaban a mi padre.
El primer cuento de fantasmas del que tengo recuerdo es "Cuento de Navidad" (A Christmas Carol) de Charles Dickens. El fantasma de las Navidades pasadas, presentes y futuras se deja caer en casa del roñoso Mr. Scrooge y le muestra su soledad, otra vida posible, la alegría del que comparte, la frialdad del que murió rico.

Es un cuento para leer otra vez al llegar las Navidades, a muchos niños, a pesar del miedo que a veces pasan, les encanta. Y hay varias películas preciosas. En una, transformada en musical, Sir Alec Guiness aparece como espectro, verde y con cadenas. Está genial, aunque la mejor película es otra en blanco y negro.

El segundo, quizás fue el primero, ya no me acuerdo, es "El fantasma de Canterville", de Oscar Wilde. Me lo regaló mi padre, sabía bien lo que me iba a gustar. Es un libro genial. Ves a esos americanos pragmáticos y descreidos aplicando el quitamanchas pinkerton a la terrible mancha de sangre de la mansión que compraron; al fantasma hecho polvo por el poquísimo respeto que le tienen; y esa mujer joven, muy joven, capaz de deshacer el hechizo. Creo recordar también una película en blanco y negro, muy antigua. Esa mezcla magistral de humor, melancolía y algo importante que decir que siempre tiene Wilde.

Hay muchas más.
No me gustó nada "Ghost", me pareció cursi, pero en cambio me encanta "El fantasma y la Señora Muir", una película de Mankiewicz con Gene Tierney y Rex Harrison que para mí tiene una gran delicadeza y poesía.

Pienso también como Mulán, la heroína de Disney, como en tantas culturas y religiones, que nuestros antepasados, las personas a las que quisimos mucho y nos quisieron tanto, velan por nosotros, nos guardan de alguna manera que no llegamos a entender.

Si algo queda es lo que hemos querido, el amor que nos han tenido. Para siempre, más allá de la muerte.

Aparece el fantasma de un abuelo, roto el corazón, legionario, valeroso y se esfuma de repente. Con él, la charla constante de su mujer. ¿Sabía Vd. que yo he visitado al Papa? Las manos quemadas por los rayos X de otro abuelo, a su lado una mirada azul y mandona de mujer. Se desvanecen los cuatro y dan paso a unos jóvenes alegres y bromistas, mis tíos muertos en la guerra, ninguno superaba los veinte años. Entra una niña que siempre fue niña, otra más que no reconozco.

Siempre la huella del dolor, constante y al final ya suave, forma parte de la vida, de la familia.
Más fantasmas.
Aparece mi tío contando chistes, fosforito hasta el fin, el caballo lo dejó al lado, menos mal, estaba demasiado gordo, pobre caballo. Su hija aparece, ella también vela por sus hijos, seguro.
Mi padre y sus manos, tan calentitas, la chaqueta de punto, el libro siempre abierto, los ojos verdes.
Mi hermana, sin palabras, ruiditos de niña eterna, de nuevo no quiere que le corte las uñas de ninguna manera.

Todos se esfuman de nuevo, pero todos están.
No tengo miedo.
Desearías que la tierra les haya sido leve, muy leve.
Rezas por ello, por ellos.
Aunque a algunos sabes que no les hace falta.
Pasitos cortos siempre, andar titubeante y sin embargo tan firme, te echamos mucho de menos todos, Luisa.
Le pedí al sacerdote que vistiera de blanco, aceptó sin reserva alguna. Blanco y gerberas de colores.
Regalo, dulce carga. Mira a ver si tú nos guías ahora.
In God's own time we shall meet again. Lo leí en un cementerio inglés. Lo espero.




Publicado el 1 de noviembre de 2008. Vuelvo a hacerlo: las vacaciones son muy malas, se llega a no dar un palo al agua ;-). Leí ayer algo que me hizo pensar: los fantásmas dan más miedo de lejos que de cerca. Es de Maquiavelo.

10 comentarios:

Antonio Rivero dijo...

Citar de vez en cuando es bueno, o eso creo yo, para airear el baúl del blog... A mi me encantan las citas que estas haciendo...

Pero a mi la escena que más me llama la atención del Fantasma de Canterville es cuando la chica y el fantasma se introducen en el infierno, algo espectacular tanto en la película como en el libro...

Ami también chiflan los fantasmas... Escucho milenio 3 todas las semanas...

Anónimo dijo...

Que bonito, Master. Dan ganas de acercarse ,a ver si de una vez se pasa el miedo...y de pensar en lo que nos quisieron y en lo que quisimos. Esta muy bien que vaguees, pero que muy bien. Beso. Lolo

k. dijo...

Ha habido un click, acabas de encajar del todo en mi cabeza.

(Y... perdona por mis preguntas y mis respuestas ¿ariscas?)

Suso dijo...

"Otra vuelta de tuerca" de James tsmbién es ina buena historia de...¿fantasmas?.Inquietante.
¡Buenas referencias!.La versión de Srooge es fantástica.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me encanta volver al pasado. Recuerdo haberme tapado con el colchón, por miedo, claro.

Almendrado dijo...

Ánimo, Máster, estoy contigo. La novela, puturrú de fau, si es es que se escribe asín. Estoy para un roto y un descosido. Estoy contigo, para lo bueno y lo malo, que te lo diré, no lo dudes, estaré ahí. te acompaño en tus letras para ayudarte. Todavía estoy en la sierra, espera a que baje, ahí es nada.

Atentamente,

Máster en Nubes dijo...

¿Qué peli viste tú del Fantastma de Canterville? Creo recordar que hay varias y no sé si la de blanco y negro es tu referencia o una más moderna, Antonio.

Se acabó el vaguear, hoy estuve limpiando mi casa y con tareas domésticas todo el día ;-), la vida es asín... ;-)

K, me alegro de encajar en tu cabeza, y de arisca ni te preocupes, un beso y gracias por todo.

Suso, qué buena novela la de Otra vuelta a la tuerca, qué inquietante ¿verdad?

Javier ¿pero tú tienes miedo? pero si hablas con Satanás y todo ... vas a tener tú miedo hombre, eso yo...que soy una miedica...

Gracias, Almendrado, mañana tras las tareas domésticas volveré al curro ;-)

Muchas gracias a todos y en especial a Pepa y Sunsi que tan bien me han tratado, me ha encantado Altafulla y Cala Romana ... y la playa ahhhh ... qué bien he estado en la playa ;-)

Sunsi dijo...

Gracias a ti por tu presencia, Aurora.

Me voy a dormir... Precioso verbo y más cuando se conjuga sin enterarte.

Besos

José Miguel Ridao dijo...

Has hecho una entrada preciosa, Aurora. Me ha conmovido de verdad.

Máster en Nubes dijo...

Gracias, Sunsi.

También a ti JM Ridao, me alegro de que te guste y te conmueva aunque haya sido un traer de nuevo al blog lo que ya escribí el pasado 1 de noviembre.

Hala, a seguir, un café y ya está bien de descanso...