Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 20 de agosto de 2009

Jane Eyre y las mujeres ratón I


Haciendo limpieza de libros, viendo los que me voy a llevar y los que voy a dejar en casa de mi madre, me encontré con Jane Eyre, la vieja edición de Penguin, un libro que casi todos los años leo de nuevo.

También vi la película más reciente sobre la novela de Charlotte Brontë protagonizada por Charlotte Gainsbourg, hija de Jane Birkin y Serge Gainsbourg. Una maravilla de mujer, una estupenda actriz.

Charlotte hace una Jane de libro, está perfecta. No así William Hurt, para mi gusto tiene demasiados tics.

Nada espectacular en Jane, quizás uno o dos rasgos hermosos en su físico, un aire ligeramente desvaído y, a la vez, una increíble fuerza interior que la mantiene y mantiene su alrededor.

Jane Eyre es el prototipo de las mujeres ratón. Hay muchas, ella es una.

Otra mujer que me recuerda a Jane, y es también prototipo de las mujeres ratón, es Joan Fontaine en la película de Hitchcock, "Rebeca".

"Anoche soñé que volvía a Manderley"

Otro novelón de la misma autora de "La posada de Jamaica", Daphne du Murier, un relato también estupendo.

La nueva señora de Winters, enamorada de su marido hasta los tuétanos; la sombra permanente de otra mujer, Rebeca, primera mujer de su marido; el ama de llaves, mala, malísima, que la quiere hacer dudar y sentirse inferior ante quien supuestamente era más. Pero no, realmente nunca Rebeca estuvo en el corazón de él, demasiado perfecta y demasiado fría. Es ella, la mujer ratón, la que sin parafernalia de iniciales bordadas, ni una contundente presencia o ausencia, es el amor verdadero.

La mirada de Joan Fontaine es una de las miradas más hermosas. Ternura y solidez de quien ama a una mujer ratón o es amado por ella.

¿Quiénes son las mujeres ratón?

Como los ratoncitos de campo tiene un color parduzco, marrón o gris. El pelito sedoso. Ojos bonitos o alegres a veces. También muy posiblemente ojeras. Se pueden mover rápido o lento, pero son silenciosas. Se cuelan por un hueco cuando pensabas que la casa estaba cerrada a cal y canto. En cuanto te descuidas ahí han anidado: debajo de la cama, en un rincón de la cocina, se han hecho fuerte y no se irán. Siempre contigo, ahí.

Listas también como los ratones coloraos.

Piden realmente muy poco.

A veces despeinadas. Prisas y poco tiempo para mirarse al espejo. Hay que meterse en la caja de cornflakes silenciosamente y ver qué puedes sacar.

Roedoras de vida, construyen nidos para los suyos, prole propia y ajena, también otro tipo de nidos.

Asun es una perfecta ejemplar de mujer ratón. Paciencia infinita. Generosidad de madre ratona.

Frente a tantas mujeres tan completas, tan perfectas, tan que lo tienen todo, y todo muy claro siempre, ("Sé lo que quiero en la vida y cómo llegar a ello" declaración que leo de no sé quién en no sé qué revista), las mujeres ratón se asoman con una mirada tímida o a veces burlona, pegan de vez en cuando un brinco y defienden su territorio, interior o exterior, con firmeza y pequeñas armas de mujer ratón.

La constancia o el silencio, aunque sean charlatanas.

Construyen, reconstruyen una y otra vez, roen el corazón hasta llegar adentro. Una y otra vez.

Cogen un hilito de aquí, un algodón por allá, ese trocito de queso o de chorizo que olvidamos, restos mínimos que sólo ellas ven, saben evitar bien el veneno o el cepo. Ellas a lo suyo. Que es lo nuestro.

Espero que los ratones de campo, las ratonas de campo, aniden en mi nueva casa.




(Lo publiqué ya en noviembre de 2008, hoy vuelvo a hacerlo porque ayer conocí a otra mujer ratona, Sunsi, y porque no he escrito nada. Estoy tumbada al sol en una playa, literalmente: qué sitio tan bonito es Altafulla y qué amigos tan generosos tengo -gracias Pepa, Capitán, Carmina, José, Luis, abuela Carmina, también a los perros que me han despertado esta mañana con un lametón)

16 comentarios:

Modestino dijo...

Que suerte comenzar mi viaje por la red de este día e fiesta con tu post, Master: magnífico.

Yo no soy de los que tienden a repetir la lectura de libros ... pero tal vez tenga que comenzar a plantearmelo. Me gustó mucho "Jane Eyre", también la película.... incluso recuerdo la serie "Novela" de TVE en los años 70, con una magnífica interpretación de Rafael Arcos.

Muy interesante tu tesis de las "mujeres ratón" .... "Rebeca" también me gusta, y mucho: la he visto unas cuantas veces y también he leído el libro. Joan Fontaine era una actriz magnífica.... y muy guapa.

No cabría incluir también a la Grace Kelly de "Sólo ante el peligro" o a la Ingrid Bergman de "Recuerda"?, o no lo ves así?

Máster en Nubes dijo...

Hola, Modestino, tenemos unos recuerdos muy similares.

Efectivamente mi primera Jane Eyre fue la de televisión, francamente buena. Qué cosas se hacían antes ¿verdad?

Sí, es una belleza, Jane Fontaine, lo es, pero en Rebeca va como de insignificante, mona, pero nada en comparación con la sombra amenazadora de Rebeca...

Y luego es guapa, pero un rato guapa.

No me acuerdo ahora de Grece Kelly en "Sólo ante el peligro". De Ingrid en "Recuerda" sí, creo que es también mujer ratón aunque sea también mujer cañón en realidad.

Tendría que verla, pero da igual, cada uno tendrá las suyas. Es el "conceto" que diría Pepiño, ja, ja.

Son muy variadas, son muy distintas, el mundo sigue porque hay muchas mujeres ratón. Muchas.

Modestino dijo...

Hablando de actrices, cuando te refieres a "mujeres ratón", no se si te refieres al papel que les corresponde en la película o a la actriz en sí.

Yo veo más "cañón" a Rita Hayworth, Sofía Loren, Liz Taylor y hasta Katherine Hepburn, mientras las citadas y alguna más -Deborah Kerr, Olivia de Havilland, ...- son más "ratón".

Máster en Nubes dijo...

Me refiero al personaje, por supuesto.

Una buena actriz puede hacer de mujer ratón y luego de mujer fatal. Si su físico no es tan imponente y si es buena actriz. Y si hay buen maquillaje, vestuario y dirección.

Por eso Joan Fontaine puede hacerlo. En otros papeles no es mujer ratón, o no lo es tanto.

Charlotte Gainsboroug es una tipa que puede ser muy atractiva -aunque no sea en sí una belleza perfecta- en otras películas, fuente de celos constantes para su marido.

Pero en Jane es una Jane de libro. Como poquita cosa, como que queda desvaida en el baile, como que no sabe. Y sabe. Sabe lo que hay que saber.

Katherine Hepburn en mi opinión, que me equivoco seguro y además como no soy hombre no cuenta, no es lo que yo llamaría cañón, físicamente hablando. Es personalidad, pero guapa no era.

Modestino dijo...

Al hablar de cañón, lo hacía respecto a la personalidad por supuesto. Para cañón Silvana Mangano;).

No sabía que Charlotte Gainsboroug era hija de Jane Birkin .... a ésta sí que no me la imagino de ratón.

Saludos¡¡¡

José María dijo...

Katherine Hepburn es poco clasificable. Solía interpretar a mujeres echás pa'alante. En sus "La fiera de mi niña" o "Historias de Filadelfia" borda el papel de una mujer con "charm", "glamour" y al mismo tiempo desenvoltura fresca, cierto descaro, algo de complicidad...
Más que mona (que lo era, pero sin pasarse), tenía una personalidad muy atractiva, muy magnética, fascinante.
En aquella época tenía unos 30-33 años, su mejor momento.

Eso sí, en "La reina de África" el registro era muy distinto, aunque conservaba una pátina de mujer decidida y con las cosas bastante claras.

Me parece que vivió un romance extremadamente adúltero o mesoadúltero, y largo, con otro pedazo de actor, Spencer Tracy.
"Captains Courageous", peliculón.

Sunsi dijo...

Jane Eyre. En mi adolescencia quería copiarla.
Me he quedado rato largo leyendo la descripción de la mujer ratón.
Y la he vuelto a leer. De casualidad estoy casi sola en casa y reproduzco tu descripción con personajes reales.

No soy nada del otro mundo, pero si soy algo es la sombra que proyecta una mujer ratón.

Para variar, lo copio y lo guardo.

Gracias, Máster.

Máster en Nubes dijo...

José María:
Katherine Hepburn era un personaje bastante peculiar. Muy East Coast, demócrata, en cierta manera "sangeriana"... Tracy era católico. He leído la biografía de ella donde pasa de puntillas sobre la relación que tuvo con él.

Capitanes intrépidos es una de mis pelis favoritas, todos deberíamos tener un Manuel cerca.

Sunsi, aunque suene a anuncio de perfumes: hay una mujer ratón dentro de cada mujer... incluso de las cañón como asumo eres y has sido según se dice...

Sunsi dijo...

Según se dice... Máster, ¿quién dice eso? Si es que se puede decir.

Abraçades

Máster en Nubes dijo...

Por supuesto que se puede decir, perdona que no haya citado la fuente, creo que fue en el blog de Modestino o en el tuyo que lo leí, que habías sido de joven -y eres- una de las mujeres más guapas de Tarragona o algo así, alguien te lo recordó. Ya no sé donde pero si quieres lo miro... Estabas tú en esa conversación, por cierto... Te lo dijeron ...

Sunsi dijo...

¡Ah! Ya. Sí lo leí. Pero no, yo he sido siempre una chica parecida a la descripción de tu mujer ratón. Corriendo, haciendo mil cosas, y con la cara lavada.

A veces la gente da jabón.

Modestino dijo...

Huy, repito post nueve meses después. Añado tres cosas:

La primera que Jane Birkin da para un post entero, no crees?... aquí aparece de referencia y desde luego no es mujer ratón, pero se puede sacar mucho jugo.

La segunda es que en Rebeca hay un personaje digno de estudio: la Sra. Danvers, yo en mi rincón hablé un día de ella.

Y finalmente, y por supuesto, recuerdos a Tarraco y todo su entrono: ¡qué años¡¡¡¡

Antonio Rivero dijo...

La primera parte del post, sinceramente no la entiendo porque no es de mi generación. No he visto ninguna de las peliculas que ahí citas. Pero yo me quedo con la reflexion útima y la más importante creo yo.

Un apunte, mujeres ratos quedan ya muy pocas, lo que pide la moda es que sean de perfeccion y ostento.

Suso dijo...

¡Altafulla!...disfruta: guardo buenísimos recuerdos.
Ta bueno lo de la mujer ratón

Rocío dijo...

¿Tú escribirás algo que no me guste algún día? Qué cosa más bonita la de las mujeres ratón!!!
Besos y descansa.

Máster en Nubes dijo...

Huy, Modestino, claro que da para escribir Jane Birkin, pero una novela, tiene ese aire bohemio, no es una mujer físicamente perfecta -los dientes los tiene grandes y separados, para empezar- pero era y es super atractiva, bueno, a mí me lo parece. Respecto a la señora Danvers voy a echar un vistacito a ver dónde escribías de ella, no me acuerdo ahora. Un abrazo, jurisconsulto.

Antonio, gracias por volver. Asumo que no has visto las pelis que cito, no la última que es más reciente, sino muchas otras que desgraciadamente ya ni pasan por la tele, pero valen la pena, como las que hoy voy a colgar: de verdad, hay pelis en blanco y negro con más de 60 años que no han perdido nada, siguen jóvenes, nos dicen muchas cosas, bueno, por lo menos a mí... (Rebeca es un, pero las hay casi a cientos).

Respecto a las mujeres ratón... ay, claro que hay: el mundo está lleno de mujeres ratón, repletito. Las cosas salen adelante, muchas, porque hay muchas mujeres ratón, Antonio, o por lo menos yo las veo a mi alrededor. Pero muchas, variadas, todo el tiempo... Apuesto a que tienes alguna compañera de instituto que lo es: no será de las que llevan la voz cantante, estudiará poco o mucho, tendrá cierto mundo interior, irá a veces como de segunda o tercera... pero se estará muy bien con ella...

Suso, gracias, lo estoy pasando genial, duermo cual marmota, me baño cual pececillo y tomo el sol con prudencia, eso sí. Y como como un oso, eso por encima de todo.
Pepa y Capitán me cuidan.

Rocío, espero hacerlo algún día, por Dios, pero gracias. Digo "espero" en el sentido de que ocurrirá, no que yo quiera... Decepcionamos siempre, antes o después, hay que contar con ello.

Un abrazo.