Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Trabajo de silencios


Ruido en todas partes, Madrid es una ciudad atronadora, creo que lo es todo el país, vivimos para el exterior a menudo, incluso cuando no vives para él.

Y el silencio es tan necesario que se echa de menos, por fuera y por dentro.

Hay trabajos que implican hablar, hacer, mover o moverse, y otros que se hacen en silencio, que requieren al menos temporadas, días, horas o minutos de no hablar ni escuchar tampoco, de callar el ruido exterior. Y el interior.

Trabajos con los que ganarse la vida o trabajos de la vida, tanto da.

Es un trabajo de silencios preparar clases, más allá de leer, escribir y pensar en silencio, pide pausas de nada. También cocinar lo es, ordenar la casa, escribir una novela.

Y muchos otros trabajos se harían mejor si tuviésemos más silencio, menos actividad. Afinaríamos más, creo, nos equivocaríamos menos.

Es un trabajo de silencios convivir, no todo se puede o se debe hablar. Callar y mirar para dentro sabiendo que el único cambio posible y deseable a menudo es el de una misma. Y eso pide silencio, con el ruido no puedes ver.

Es un trabajo de silencios la amistad y cualquier amor. Al final creo que casi todo es cuestión de calibrar las distancias, más próxima o menos, o los tiempos, más rápido o más lento, que cada persona necesita, que cada relación pide con suavidad y en voz baja.

Y para eso necesitas silencio, hablando no se sabe casi nada. Es al tacto del silencio.

12 comentarios:

Olga B. dijo...

El silencio es tan importante como la palabra, eso está claro. La prepara y, llegado el caso, la subraya.
Acertada te he visto.
Es un post muy bonito, más calmado (aunque ya sabes que a mí me gustan tus "surtidores", tienen su encanto, es decir, el tuyo:-)
Besos de mediodía.

Máster en Nubes dijo...

Jo, Olga, tú sí que has estado surtidor hoy, acabo de poner la entrada y ahí estás... como una buena amiga, lejos pero cerca ;-)Gracias, guapa.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estoy con Olga, me gusta esta entrada "calmada", sosegada, nada rápida y fugaz.

El silencio es el padre de nuestro hacer.

Un beso Aurora.

Driver dijo...

Información general a todos los lectores de este blog.
Hoy he comido con Aurora y tiene el guapo subido.
Enmedio del atronador ruido de Madrid, una suave comida en un italiano me ha recordado que estar con una amiga, compartiendo silencios y vivencias, es agradable,suave,humano y enriquecedor.

Lo dicho. Un guapo subido.

Sunsi dijo...

Me alegro por los dos, Arora y Driver... Jo el silencio, Aurora. A vecs hay que pedirlo a gritos o con un "por favor"... Es que si no, no te oyes. Y tampoco puedes escucharte. Es un preparativo muy necesario. Para todo.

Es cierto lo que te dicen Olga y Javier. Un post que transmite tranquilidad y sosiego. El que no tendremos hoy, tanto si gana como si pierde el Barça... ¡Cómo están con la Champions!.

Besos

lolo dijo...

¡Ala! El guapo subido...pero qué bien, Máster, las cosas que te dicen.
Y será verdad, seguro. Las cosas que hace el silencio.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Me gusta lo que dices "mirar para dentro y descubrir que a veces el cambio está en una misma". Silencio, silencio, encuentro...

Besin

ana dijo...

Es cierto, el silencio es lo que mejor define nuestro sonido real; aquel que nos conforma, que nos perfila, que nos da la medida de nuestro ser. Sólo en el silencio encontramos la medida de nuestro dolor. Y sólo en él, podemos sonreir con el alma y sin medida.

A veces hay tanto ruido!!
... y en verdad, las cosas que importan son tan pequeñas y silenciosas, que a menudo nos perdemos.

El silencio más necesario es el que se comparte ante la amistad.

Es muy tranquilo este post, se te nota como menos "deprisa". Y nos has contagiado...

Modestino dijo...

¡Que bien nos viene el silencio en muchas ocasiones!. El silencio exterior ..... y a veces también el silencio interior, el aparcar tantas cosas que nos impiden pensar con la paz necesaria.

sarracena infiel dijo...

El valor del silencio es directamente proporcional al exceso de palabrería.

Y relamente es difícil estar cómodo en silencio, junto con otro, salvo que el vínculo sea real.

Hedbanna casi-nunca-pastoril y mi seductor caballero ........... envidia me dáis.

Llego ya ..............

Máster en Nubes dijo...

Gracias, Javier, a ver si sigue esta racha ;-). Un beso.

Driver -Diego -Mac ... eres de lo que no hay. A veces cuando compartimos silencios es cuando más nos decimos, amigo. Te tengo en la cabeza y en el corazón, ya lo sabes. A ti y tus cosas, todas.

Sunsi, intentaré quedarme en la calma, pero me vendría muy bien unos días en la playa (y no miro a nadie, mi cara dura es im-pre-sio-nante ... en cuatro palabras ;-)

Lolo, Driver es amigo, y los amigos dicen estas cosas, no te fíes. ¿Qué tal ese sprint final de curso?

Raquel, la cocina pide calma... y alma. También hacer, pero es secundario.

Ana, totalmente de acuerdo, con amigos y en silencio se está muy bien. Todo amor es un silencio, mal si "tienes" que hablar. Un abrazo, te quiero mucho.

Modestino, mándame un poco de tu serenidad ;-). Un abrazo

Máster en Nubes dijo...

Pepa, en fin, nos acordamos de ti ayer. Os espero en junio y haremos lo posible para que conozcais a Driver.
Un abrazo