Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Marilyn amiga



Empecé con una amiga como mujer prohibida y tengo la etiqueta con una sola entrada. Esto no puede ser, empecemos por el principio.
O uno de los principios, esto es la Srta. Monroe, Miss Marilyn. Scarlett Johanson se le da un aire, pero no la llega ni a los talones.

Ella, la única, unía esa ingenuidad tan atractiva con un volumen real, por muy ideal que fuera.
Con todo era real.
Las mujeres de verdad tienen curvas.
Sean físicas o de otro tipo, preferentemente las dos, creo yo, pero no soy hombre.

Ella las tenía, ambas, y de tonta ni un pelo, otra cosa es tener suerte en la vida, que se tiene o no. No tuvo mucha.

Era, además, una buena actriz, muy buena, pese a que su físico -que dirían los cursis-, más bien su presencia, podría ocultar su intrepretación a veces para quienes están más atentos a la carrocería que al motor.
En Marylin como en un jaguar, el mejor coche del mundo, su belleza no podía tapar un motor preciso, suena siempre como la primera vez.

A mi me encanta en El Príncipe y la Corista, pregunten qué es una corista a alguien menor de 40 años y puede uno reírse un rato. Qué profesión más devaluada, qué pena-

Ayer buscando fotos es que no podía ni elegir, pero no de las más conocidas, de otras donde Marilyn está de una belleza estremecedora, digna de protección como algunas especies.

Entre mis favoritas las de la playa, otras con Yves Montand, vaya pedazo de affaire, se les nota muchísimo, como para engañar a nadie.
Marilyn estaba más guapa sin pintar que pintada, como todas las mujeres hermosas de verdad que como están descacharrantes es con la cara lavada.

Dicen que algunas bellezas intensan molestan a las mujeres, en televisión lo sabíamos bien y se buscaba a un tipo de mujer que gustando a los señores no resultase "insultante" para las mujeres.
Ves esas fotos casi al desnudo de Marylin (no las de desnudo, sino las de sin maquillar que son las de más desnudo) y te quedas desarmada.
Te dan ganas de invitarla a pasar unos días en el Boalo.
De ser su amiga.

A mí me hubiera gustado serlo. Seguro que tenía cosas interesantes que contar. Yo le hubiese dicho que ni se le ocurriese lo de Arthur Miller, algunos intelectuales dan muy mal resultado como maridos, no sé por qué pero a veces es mejor menos intelecto, lo ves venir.

Hay muchas Marilyn en Marilyn.
He dejado fuera a la del Happy Birthday to you, Mr. President, también la vestida de rosa y cantando Diamonds are a girl besfriend y hasta la de Con faldas y a lo loco, y eso que me hace muchísima gracia.

Hay una mujer desprotegida detrás de todo, también detrás de todas las mujeres, alguien en blanco y negro, que no en colores. Como ella.

En una playa como ella.

Con un jersey que la está grande.
Las curvas que se entrevén por fuera pero muchas más por dentro.










Y el corazón abierto, siempre. Y un poco dolorido.




15 comentarios:

Modestino dijo...

Que magnífica radiografía de Marylin, que buen trabajo Aurora¡¡¡¡.

A mí me encantó en "Niágara", "La jungla de asfalto" y "Con faldas y a lo loco".

sarracena y filistea dijo...

Reconozco que no es el tipo que e atrae, pues - como filistea y sarracena - cierta clase de vulnerabilidad, como la suya, me produce un rechazo instintivo, por encima de cualqier otro sentimiento. Claro que lo de la empatía, la cercanía y la comprensión, NO es lo mío.

No obstante, comparto con Modestino la opoinión de que en "Niágara" está soberbia; también, en "Los caballeros las prefiren rubias".

Y, sí, no es - no fue - de este mundo.

Por otra parte, creo que sólo a un cierto tipo de mujer le molesta la belleza de algunas mujeres. Más que a cierto tipo de mujer, diría que a cierto tipo de persona.

Pero, claro, ese es otro tema.

Con todo, MM, es una de las grandes.

Johanson es tocina, salvo que se cepille mucho, sigue manteniendo ese aire como de medio pelo que, aún no, su apriencia no logra superar.

Con Dios, hedbanna amapola-casi-nunca-pastoril.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Era una mujer bellísima.

Desprotegida, totalmente. Maltratada.

Se cometió una gran injusticia en su vida.

Un fuerte abrazo.

Y gracias por recordar.

lolo dijo...

La encuentro encantadora sin pintar.

Con una carrocería de aúpa, mezcla de curvas y gestos.

No me resulta insultante su belleza, en absoluto. La belleza no sabe insultar.

Me encantan las mujeres intensas, intensas y bellas. Y los hombres intensos, un poco menos bellos por fuera.

Detrás de cada mujer sin pintar, ay, cada día me veo peor cara, un corazón abierto, necesitado, desvalido, y un poco, o mucho dolorido. Eso sí.

Pero la Monroe no es mi tipo.

Anónimo dijo...

A mí no me ha dado mal resultado un intelecto masculino notable al otro lado de la almohada.
Con respecto a lo de la belleza de la mujer con la cara lavada, sí; Sin duda, es insultante.
¿Será por eso por lo que yo no me pinto jamás?;)
Carmen P.

Jesús Cotta Lobato dijo...

El otro día echaron en la tele Niágara y aunque la he visto varias veces, me quedé enganchado en cuanto salió ella. Pocas mujeres son a la vez tan sensuales y tan sumamente bellas. Me gusta tu elogio a Marylin.

Máster en Nubes dijo...

Hola, Modestino, me gusta que estemos de acuerdo en Marilyn ;-) Seguro que estamos de acuerdo en algunas mujeres y algunos hombres más. Un abrazo
Aurora

Máster en Nubes dijo...

Pepa:
A mi "cierta" vulnerabilidad me atrae, mejor dicho toda vulnerabilidad real, no impostada o chantajista, me encanta.

Y la Johanson tocinaaaa???

Por Dios, Pepa, es una monada de chavala, én Memorias de una niñera está ideal, y es buena actriz también. Y lista, de tonta tampoco tiene nada.

Máster en Nubes dijo...

Javier, seguiremos recordando. A mi es que las guapos, los guapos, las y los listos o en general el personal interesante me pone contenta. Y eso, que hay que hablar de personas que nos ponen contentos, pienso.

Un abrazo.
Aurora

Máster en Nubes dijo...

Lolo:

Tienes razón , la belleza no insulta, pero a veces molesta a algunas personas. Cuando he contado lo de tv es que es así.

Y en el cine es igual. Una peli con Sandra Bullock, guapa pero graciosa (como Meg Ryan, es un poner), se sabe que va a atraer tanto a público masculino como femenino ;-) Las mujeres -algunas- son más complicadas en aceptar la belleza de otras, depende.

Un abrazo
aurora

Máster en Nubes dijo...

Carmen:

Me alegro de que tu experiencia con el intelecto sea buena.

La mía también.

Pero también te digo que algunas personas -hombres o mujeres- muy inteligentes, muy dedicadas a "su" literatura, "su" poesía, "su" saber, "su" carrera, etc.etc... dejan en una gran soledad a "su" mujer o "su" marido.

La historia está llena de "intelectuales" brillantísimos que los demás disfrutamos al leer, ver su pintura etc.etc. pero que sus mujeres sufrieron, padecieron o soportaron. Y de otros sin ningún éxito que también sus mujeres soportan estoicamente.

El egocentrismo o egoísmo de gente mu inteligente puede ser proverbial...

Máster en Nubes dijo...

Cotta, es que la belleza provoca ganas de aplaudir y pedir autor, Autor. Ahora mesmito estoy viendo una sierra madrileña que es que no se pue aguantar ;-)

Aurora

sarracena infiel y contestona dijo...

Tocina, tocina, tocina ......

En cuanto a su intelecto, ni idea.

Tocina, tocina, tocina .....

Sunsi dijo...

Aurora. Qué poco conozco el mundo del cine. Me ha encantado este post. He podido ver más allá de una belleza rubia.Gracias.

Caras lavadas. Bien, Aurora... gracias otra vez. Caras lavadas con un poco de color, el que tienes cuando has paseado por el sol... y poco más. Caras lavadas que no significa descuidadas.

Y el intelecto. Yo estoy de acuerdo contigo. Igual no es políticmente correcto, pero la tendencia es la que señalas. Cuánta mujer, en teoría acompañada por un "cabezón", y más sola que la una. Cabezones con "egos" inmensos, llenos. Y tú no cabes o, lo que es peor, estorbas.

Un beso, guapísima.

En el anterior post no se podía comentar, ¿verdad?. Post cerrado y muy bien cerrado.

Sunsi dijo...

Se me olvidaba...Me gusta Meg Ryan. Incluso cuando va despeinadísima.