Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 14 de mayo de 2009

Agotamiento/ Página en blanco


Agotamiento, cansancio, ganas de no moverse durante días y de quedarse metida no ya en casa, en la cama.

No querer saber de nadie ni de nada durante unos días al menos.

No poderse ni mover.

No es fatiga crónica, esa enfermedad tan desconocida y tan dura, tampoco esa otra que con tanta frivolidad se menciona y que tan poco se comprende, depresión. No.

Es simple y llanamente cansancio físico, emocional y mental que pide dormir, unas cuantas páginas en blanco.

Necesito espacio en blanco.

Mucho blanco.

Nada de letra. Ni interna ni externa.

El ordenador casi peta, le someto a un ritmo de tecleado, idas y venidas, conexiones y desconexiones en diversos lugares, me cuelgo aquí, allá, me lo llevo, me lo traigo. Hombre, es portatil, pero no es eterno.

Tengo que llevar el ordenador a que lo revisen, cuentro con otro de sustitución que puedo y debo poner en marcha, lo compré previsoramente hace meses.

Es tiempo de dejar éste en reparación y comenzar a utilizar el otro.

Y lo mismo yo.

No se puede posponer por más tiempo una revisión ni el descanso de verdad, que es no hacer nada, pero nada-nada, tampoco planes de ocio o de ver amigos ni gente.

No estar para nada ni para nadie unos días para poder estar luego mejor para los demás, para una misma. No puedo estar para otros si no estoy para mí antes, si no estoy por dentro conmigo misma. Y ahora estoy fuera, no dentro. Necesito entrar otra vez y cerrar la puerta unos días, hacer silencio y calma.

¿Puedo hacerlo? Creo que sí, anulo todo, absolutamente todo desde hoy hasta el lunes.

Todo puede posponerse menos la serenidad.

15 comentarios:

sarracena dijo...

Por si las moscas, con la paz de Dios, hedbanna amapola........... hasta la vuelta

Suso dijo...

Descansa,chica.Respira hondo...¡aummmm...aummmm...aummmm!

Te cuento un chiste.

- Oye,déjame una soga que me quiero ahorcar.
-¡Pero chico...!
-Nada, que me ahorco...¡estoy desesperado!

Al rato pasa el amigo por allí y lo ve ahorcado...¡PERO POR LOS PIES!

- Oye,¡que te estás ahorcando por los pies!
- ¡Joé!...me he empezado a ahorcar por el cuello...¡¡¡Y SE ME CORTABA LA RESPIRACIÓN!!!

Modestino dijo...

Cuidate y descansa. Es cierto, todo puede posponerse menos la serenidad, ¡pedazo de frase!.

Un abrazo, Aurora.

Anónimo dijo...

Que descanses.

ssssssshhhhhhhhh......

lolo

Olga B. dijo...

Bienvenida al club:-)
Yo me siento así todos los jueves, aguanto porque sólo queda el viernes y recargo pilas durmiento casi 18 horas en todo el fin de semana, que es más de lo que duermo de lunes a viernes.
La piel, faltal; los nervios, peor; la serenidad, ausente.
Respira.
Que de vez en cuando hay que parar, no somos máquinas.
Un beso de buenas noches:-)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buenos días.

Hay que descansar, que eres muy "rapidilla".

Un fuerte abrazo y mil gracias por todo.

Sunsi dijo...

Aurora, guapa... sabias plabras. No hacer nada de nada. Pero cúmplelo... En la cama, con las persianas bajadas completamente, el cuerpo relajado , sin tensión... Verás qué bien. Como nueva.Que cuando hay poca "carne mortal", como dice sarracena, hay que reponer fuerzas más a menudo.

Te deseo un descanso reparador, fuguilla.

Muchos besos

Jesús Dorda dijo...

Pues te vas a perder la fiesta de San Isidro en la ermita. Cuando todos los paisanos se dedican a destrozar el campo.
Así desapareció una ilusión de plantación hecha por SALMA y los niños del colegio.

Que descanses bien, como San Isidro pero en plan moderno. Que vengan unos angelitos a ocuparse de tu portátil mientras te dedicas a la contemplación.
Seguro que te lo mereces.
Un abrazo

Máster en Nubes dijo...

Pepa, gracias, hablamos.
Suso, me has hecho reir y eso es lo que más relaja del mundo.
Modestino, gracias, pero menos frases y más dormir tendría que hacer.
Gracias Lolo.
Y gracias, Olga, por todo.
Javier, no sólo rápida, es también la intensidad. Y el optismo excesivo a la hora de medir fuerzas. (El síndrome del planificador excesivamente optimista o oops en inglés, overly optimistic planner syndrome, toma ya, y ahora siesta de 2 horas, por mi padre qepd)

ana dijo...

TE DESEO EL SILENCIO INTERIOR...
... LA TOTAL AUSENCIA DE RUIDO QUE SUENE A MUNDO RÁPIDO.

... que sólo se oiga la elocuencia de lo que va despacio.

El elogio de la lentitud.
Las palabras calladas que son las que de verdad dicen.
Los sentimientos escondidos que son los que más saben
La mirada de los adentros, que todo lo ve.

No dejes sólo una página en blanco...
... que sean tres, cuatro, cinco.
Hasta llegar.

Que a la vuelta el ruido del mundo sea el que se acompase a tu ruido interior.

Ojalá pueda serte concedido ese privilegio.

(y si lo consigues...luego me cuentas cómo lo has hecho... ainssss)

Maripaz Brugos dijo...

Aurora guapa, te deseo un feliz descanso .

Acabo de llegar de Sevilla, escuché tu mensaje, pensaba llamarte, pero te dejaré descansar unos dias ...

Un beso

Outsider friar dijo...

Pues mira que es fácil...Pon en marcha a la Máster de sustitución!
(pocos programas cargados, nada de actualizaciones, un escritorio limpio, oh, si fuera tan fácil...)

yoyoyo dijo...

Descansa muchacha que no hay que matarse tampoco.

Sinestesia Gastronómica dijo...

Descansa todo lo que necesites; es bueno dejar todo en blanco por momentos. No sómos máquinas "ni por dentro ni por fuera". Mucho ánimo y un gran abrazo.

lumroc dijo...

Descansa. Aprovecha que no vienen a tu cama, con risas y peticiones, los pequeños mostruos a las
7'00h AM (sea sádado, domingo o fiesta de guardar).

Pero no olvides despertar.

¿De acuerdo?