Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 28 de mayo de 2009

Nueva York para jugadores


Hace tres años volví a Nueva York. Se casaba una amiga y me invitó a la boda. Me quedé en casa de Kate, una ex-policía reconvertida en investigadora o agente anti-terrorismo, todo como muy secreto, por si acaso yo no preguntaba mucho. Tenía un apartamento Kate magnífico, me llevó a una playa a unos 50 km de Manhattan, nada que ver con las nuestras: impoluta, sin transistores, sin gritos, también sin chiringuitos. Sin gente.

No se podía ocupar de mí Kate todos los días y me dejó al amparo de Steve, un amigo suyo, judío, encantador, que me enseñó Nueva York desde una perspectiva desconocida para mí. Nada de museos, mucha calle, mucho rincón, pequeños establecimientos, anécdotas que no están en ninguna guía de viajes. Andábamos sin parar, era el mes de julio, y nos párabamos de vez en cuando en algún bar o café con internet a reponer fuerzas. Steve recibía además en su móvil unos extraños mensajes y tenía que conectarse de repente.

Un día, no tanto por curiosidad como por agradecimiento, le pregunté a qué se dedicaba, me sentía un poco mal por quitarle tiempo de su trabajo. Sonriendo me lo dijo "Soy jugador, Aurora, pero no se lo digas a Kate, oficialmente el juego está prohibido en Nueva York. Ella sabe que lo soy, yo sé que lo sabe, pero formalmente nunca hablamos de esto para evitar problemas."

Steve era demócrata, mi amiga Kate republicana. Él un judío agnóstico, ella una ferviente católica, además de partidaria de la misa en latín pre-conciliar, otro día lo cuento porque tiene tela. Corrían juntos muchos fines de semana o andaban a buen paso y llegaban hasta Brooklyn, ambos amaban la ciudad.

A mí este acuerdo tácito de no preguntarse mucho, respetarse y ser tan amigos me pareció divertidísimo. Y curioso también.

Además de jugador -poker fundamentalmente, un hacha- Steve jugaba también en la bolsa. Al conectarse a internet compraba y vendía acciones y en un día hacía o perdía 2000 dólares sin inmutarse. Así se ganaba la vida, bastante bien. Pero de pinta Steve no era como la gente que yo conozco de bolsa, nada que ver: más bien como Woody Allen, un tanto desastrado, gafas de culo de vaso, rubio y con mirada burlona. Le comenté lo que me recordaba a él y le encantó.

Steve me enseñó ese Nueva York de barrio, de barrios, que se hace a pie. Un Nueva York acogedor, de gente que se conoce en los bares, también me insinuó otro, el del arte contemporáneo, su novia era marchante, galerista, japonesa, nada que ver con él que pasaba de casi todo salvo de hacer dinero y reirse del mundo.

El odiaba viajar, salir de Manhattan, su pueblo al fin y al cabo. Era en el fondo un tipo que le gustaba la seguridad, lo conocido, poco dado a lo cosmopolita, pero su novia podía más y se vinieron a España ese mismo verano. Les aconsejé no pisar la costa en pleno verano y viajar por parte de Castilla la Vieja, la Rioja y el País Vasco. Acerté, alucinaron con la comida española, con las bodegas, con nuestro paisaje y con los paradores y otros hoteles que escogimos bien, creo.

Hoy me acordé de Steve y su novia japonesa, a ver si les escribo.

24 comentarios:

sarracena infiel dijo...

Hedbanna, el año que viene, a NY, por favo, con LA o sin, pero a NY, porfa.............

Te pongo sobre aviso: el 19 allí. Que lo sepas.

ana dijo...

Qué suerte de estancia, sí. Con un guía tan particular y original.

Me corroe la envidia... jajajaja.
Y me río por no coger una estupenda pataleta, de la envidia que me das.

Que sea un buen día para todos.

sarracena infiel dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh, hedbanna diminuta, para eso tendrías que ser tan mayor como nosotras, que nos queremos tanto.....

Así que no te preocupes, que todo llegará, como los impuestos ... y la bicha

lolo dijo...

Leerte me teletransporta.
Mundo, mundos...
Y esa original pareja...
Ni de lejos me suena lo que cuentas.

Estuve en Nueva York una vez, por un viaje de trabajo suyo...
No sé si he dicho alguna vez que mi memoria es muy selectiva, subjetiva, parcial y dependiendo...muy corta, pero mucho, mucho.
Y sólo recuerdo el barrio chino, una comida en un muelle y la salida hacia el aeropuerto con un paisaje de chabolas detrás mientras se ponía el sol.
Un recuerdo borroso que me dió mucha pena.
Y cómo comen sin parar; en el avión, por la calle, en un banco, por los parques, comen y comen y comen. Horrible.


Un ex-cuñado de la parte contraria juega también; bolsa y lo que le echen. Y sí, tiene un aire a Allen, pero en inglés, en alto y en torpe.
No pienso escribirle.

Ya ves, el sprint, y la spring, van bien, gracias.
Es bonito no preguntarse mucho, pero entre escritora y comentarista se agradece.
En este tour de force acabaré agotada, y tal vez pierda.

Esto, con la terapia hecha.
Que si no vengo llorada...ni te cuento.

Suso dijo...

No se escribe "japonesa" cuando la oriental es maja chica. Se escribe "Japonuda".

Que lo sepis.

Máster en Nubes dijo...

Pepa: por supuesto, si el dolar sigue bajando, claro. Ya veremos, ahora es 1 euro 0 1, 3 dólares, no está mal. Y que sepas que a Toi y a Marga "ya" se lo he propuesto. Y a sus hijos. ¿Y si fletamos un charter? ;-)

Ana, te he llamado pero nada, a ver si en el movil tengo más suerte. Te echo de menos, mucho.

Pepa de nuevo, pues vamos a ver lo de la renta cómo queda al final.. uf.

Lolo, a mí me encanta Nueva York pero desde que estuve con Steve más, no tiene nada que ver que alguien de allí te lo enseñe. ´Si me das tu email en el mío nos escribimos, si quieres, claro. Y si no, santa paz, no pasa nada. Yo a los amigos les pregunto en la medida en que creo quieren ser preguntados... y me callo cuando noto que no quieren que les preguntes. Como tods ¿no?

Suso, tomo nota. Y que sepas que copiar se dice "japonizar" en jerga de consultoría, tenemos un morro que nos lo pisamos, todos en general y algunos en particular.

Pelapollos dijo...

He estado un par de veces en NY en viajes de trabajo. Las dos veces en un hotel de esos "de película" en pleno Times Square, y siempre lo que más me ha gustado ha sido ponerme calzado cómodo y andar y andar...
Hasta llegar al extremo sur y volver, o atravesar Central Park en pleno invierno. Y, además, te sientes como en casa.

Sin embargo, lo que más me atrae de EEUU, que es mi país favorito para visitar, son los espacios abiertos, alquilar coche y hacer miles de kilómetros. Qué envidia de país.

Y qué envidia recorrer NY con un anfitrión así.

Suso Ares Fondevila dijo...

¡New York, New York! ¿Quizá el año que viene? Se verá.
Un abrazo, Máster.

Máster en Nubes dijo...

Pelapollos, me pasa igual que a ti: me muero por irme a EEUU, un mes o como poco 15 días por delante... y alquilar un coche. Tengo varias ideas. Una es hacer de San Diego a San Francisco, el camino de las misiones españolas. Otra es el "el viejo sur", con los periodistas de Alabama que vinieron lo hablé, me dijeron que no tenía peligro una mujer sola conduciendo (quiero decir para ella, no para los demás, esto es una broma machista, perdón ;-),

ana dijo...

sarracena...
sarracena...
sarracena...
... entiendo lo de que la edad es un grado...
... pero no me lo pase usted por las narices, no sea cruel sino todo lo contrario... solidarícese con la infancia!!!

LLevame contigo... (en argentino, yo también sé idiomas)

jajaajjaja

Pelapollos dijo...

El recorrido más largo que he hecho fue por esa zona:
San Francisco - Yosemite - Mono Lake - Death Valley - Las Vegas - Great Canyon / North Rim (con estancia tres días en un lodge que de chiripa pude reservar por internet) - Great Canyon / South Rim, Desierto de Mojave - Los Angeles (dejándola de lado) y por la costa hasta SF. Luego, días en SF y alrededores (Napa Valley, bosque Muir...).

Tengo el recorrido archivado por el GPS y se puede ver sobreimpreso en Google Earth, notándose incluso las paradas para echar gasolina, así que si te interesa...

Sobre eso del miedo, ¿has oído alguna vez la expresión "das más miedo que una tía en moto delante"? :-)

Sunsi dijo...

Pues nada... No he estado en NY ni en nigún lugar de América del N. ni del S. ni en Centroamérica, aunque tengo primos en Méjico.
Tampoco en París ni en London... Se salva Roma. Así que... Máster... entro para decir que sigo viva. Con cobijo, comida y brisa marinera ¿Qué más puedo pedir?

Dicen que viajar abre la mente, eriquece y algunas cosas que me suenan a tópicos. De pueblo soy. La mente me la tendré que abrir pegándome golpes contra la pared. Pero estoy contenta con mi vida. Porque es la que tengo. Supongo que es lo que vale, al fin y al cabo.

Besos geográficos inventados a td@s

ana dijo...

Sunsi, tranquila... hija mía. A mí el otro día me han dicho que soy una pueblerina... una pueblerina maravillosa y encantadora. Yo me quedé con lo de pueblerina. Aún me lo estoy guisando, para poder tragarlo, más que nada. Yo, que nací para comerme el mundo... o eso creía.
;))

Máster en Nubes dijo...

Pelapollos, te tomo la plabra para otra vez que vaya (este verano con la crisis, nada de nada ;-)

Sunsi, yo no conozco nada de América salvo NY, filadelfia y un par de sitios en el campo. Y de Africa, nada. Y de Asia salvo Pekin -que estuve currando- nada. Y de Europa he estado en pocos sitios. O sea, que nada.

Pero me podías invitar a Tarragona que tampoco lo conozco. Ni Cadiz, ni casi las islas, ni tampoco los pirineos, ni tampoco muchos otros sitios.

¿Y quién te llamó a ti pueblerina, Ana?

lolo dijo...

Por mi parte el ideal sería en coche, sin rumbo o poco, que no haga calor, ni haya gentío, mantita por la noche, brisa de día.

Unos pocos amigos, llegar al sitio, buscar cama y mesa; comer bien, eso por supuesto. Y una charla.
Después, siesta. Con la ventana abierta, y el mar al fondo, o el lago, no importa. Con agua de algún tipo.

Despertar a media tarde y pasear un rato. Cenar pronto, una copa. Más charla. Sueño.

Y así un mes. Si va bien, mes y medio.

Cuando se acuesta una de mis hijas suele preguntarme: ¿Mamá, en que puedo soñar? Y es que dice que ella sueña lo que quiere.

Esta noche lo pruebo.

Toi dijo...

Ya sabes que cuando Sinatra canta eso de New York, New york, no es que repita el nombre de la city, es que cuando dan la dirección dicen el pueblo y el estado... NY, NY

por cierto yo he estado en NY una o cero veces, por ahora.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Fue, Aurora, como un coctel completo y riguroso en NY.

Si valió la pena, volverás.

Menudos amigos, genios.

Un fuerte abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Menudos anfitriones tuviste. Siempre me han dicho que en América las personas son más variadas e imprevisibles en sus opiniones y hábitos que en Europa, donde está todo en blanco y negro por culpa de una ideología aplastante.

misideascotidianas dijo...

Eso, a ver si les escribes, que mira que da alegría una carta:)
Un salu2
Luisa
Por cierto, qué alegría ver que este espacio está lleno de hedbannas, sarracenas hedbannas, Anas y otras hadas:)

Modestino dijo...

Cosmopolita ya erea un rato. Buena gente Kate y Steve.

sarracena infiel dijo...

Diminuta, insite, que la mayoria de edad, dignidad y gobierno, siempre llega - aunque para algunas, no tanto.

Hedbanna casi-nunca-pastoril, morro tendrás, villana eres: a Tarragona estás invitada por activa y por pasiva, por la hedbanna rana y por esta que suscribe ¡habráse visto!

Ja, verás pedazo guantazo te espera de aquí a nada, en cuanto trates de besarme, abrazarme o cualquier otra cosa más allá de un rotundo, sincero y afectuoso apreton de manos.

Anda con Dios.

Sunsi dijo...

Aurora... invitada estás cuando quieras... si te atreves a compartir jungla conmigo...

Besos.

Máster en Nubes dijo...

Lolo: yo como tú, carretera y manta. No saber dónde dormirás, sin equipaje... pero con Visa ;-) Gracias por venir y ánimo, que queda poco ya.

Toi, voy a llamarte ahora, nos veremos. No tenía ni idea, pero ni idea, de lo de NY NY, pensaba que era el estribillo... Jo, nunca te vas a la cama sin aprender algo ;-) Y para NY tenemos tiempo, ya verás como sí.

Javier, no describí apenas la ciudad, queda para otras entradas. Me encanta NY tanto como el campo, y el Steve era un genio peculiar, hay de muchos tipos. Su chica a la que le encantaba el buen vivir, él que con un café en un bar en Ny era ya feliz, no necesita más aunque ganaba a espuertas. Contrastes interesantes, la verdad. Un abrazo.

Cotta, diste en diana. Así es EEUU, mucha más movilidad social y movilidad en general. El peso ideolígico nos lastra, y mucho, en Europa, y otras cosas. Somos "viejos ricos", mala cosa.

Modestino, Steve no era cosmopolita, su novia, japonesa sí. El era un tío de Nueva York que para él era "su pueblo", lo vivía así, como un pueblo. Steve se agobiaba en grandes hoteles, hacía dinero porque le divertía, pero no era un bon vivant como su novia, no "necesitaba" ni tampoco apreciaba mucho las "cosas buenas". Pasaba bastante. No sé si por roña o porque no le interesaba, quizás las 2 cosas ;-) Y su novia, totalmente singular. Mente nipona en bolsillo yanki, otro día cuento... Hay mujeres tan pragmáticas que algo de envidia dan ;-)

Pepa, ya lo sé, y me cobraré la invitación este verano, sin perras, seré moderada. Y nos iremos a la playa juntas oh oh oh oh la Sunsi, tú y yo. Y te prometo que no te hago aguadillas ...

Sunsi, ya sé yo que todo lo tuyo es mío ;-), era en plan mimo que lo decía... un abrazo

Anónimo dijo...

te invito a mi blog sobre la ciudad de new york
http://barriosnyc.wordpress.com/
saludos!