Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 4 de mayo de 2009

Todo está bien / Las amapolas


Todo está bien.

Incluso lo que no lo está.

Viaje relámpago para ver, mejor dicho, para estar unas horas con una amiga pachucha.

A estas alturas de la vida sólo pretendo ser una buena compañía, poco más.

Y ya me parece mucha aspiración, dejémoslo en compañía a secas.

Ave mañanero, no funciona el vaio en ninguna conexión, al final el revisor me coloca en un asiento donde, oh, milagro, funciona la red (eléctrica, la otra la llevo incorporada).

Y me he perdido, por boba, unos campos de amapolas saliendo de Madrid que cortan el hipo.

Ahora me tengo que conformar con los campos de golf.

Hay que estar más atenta a lo que hay estar, Aurorita.

Dios es inmensamente bueno, hay muchas más amapolas por delante.

No me las puedo perder, esta vez no.

Pero tengo 14 horas de clases que preparar, un artículo que acabar (seamos sinceros, que empezar y acabar) y varios correos que contestar.

Todo está bien.
La falta de tiempo.
La incertidumbre, más bien inseguridad laboral y hasta económica.
Mi madre que envejece.
Yo que otro tanto.
Hasta mi amiga tan malita.
Los tsunamis en playas ajenas.
Esa soledad propia y cada vez más honda y más suave.

Pero yo sé que todo, en el fondo, está bien.

Y las amapolas, los olivares y la dehesa lo demuestran.

No hay que pedir más.

No hay que esperar más.

No hay ni siquiera que desear más.

Sólo acompañar como la amapola, el olivo o la encina lo hacen. Ya es mucho.

19 comentarios:

Modestino dijo...

Auroraaaaa....¿qué es eso de "a estas alturas de la vida"?, que hablas como hablaba mi abuela y aún no te toca¡¡¡

Y por supuesto, hay que tener la sensibilidad abierta para saber aprovechar y valorar las maravillas de Dios.

Toi dijo...

el mundo gira
pero nosotros no
y tú menos

una primavera sucede a la otra con pasmosa rapidez
y eso nos lleva al engaño de que el tiempo no corre, vuela
pero no es verdad

el tiempo corre lo que tú quieras que corra
el pasado ya no es
mañana ya veremos
hoy es la vida
larga como un atardecer de verano, eterna

sarracena infiel expuesta a que la decapiten por lenguaraz dijo...

Soledad de mis pesares, caballo que se desboca: anda que cuando te pones intensa, en plan amapola añosa y tal .......

Ni caso hay que hacerle, está estupenda, con los años justos, o sea, como los de todos y, en su caso, sssstupppendos; como un pimpollo,doy fe.

A ver sino: profesión que le gusta y que ejerce a comodidad; casa estupenda en la pica del monte; familia extensa con la que se lleva de fábula; fans cibernaúticos y fans en carne mortal.........; dos perras, estabilidad económica; salud, en general, buena; y lo que te queda, morena .....

Anda que.......

Hedbannos, se despide hedbanna casi-nunca-pastoril-pero-hoy-si y se presenta hedbanna abuelita-paz-que-se-pone-melancolicopastoril.

¡Ja! Andele pues con la amapola, la encina, el olivo, las ovejitas y el campo.

Además, el matrimonio está sobrevalorado; no es nada pastoril, ni bucólico, ni fluido, ni nada de nada.

La mitad de las veces te acuerdas de los difuntos del otro, te irrita hasta que te mire y estás hasta el moño de chorradas varias.

Y de la otra mitad, el 80% está dedicado a la descendencia que, en general, hace lo que le sale del pie y que no tiene nada que ver con lo que debe, así que discutes de forma interminable.

Y el 20% restante, si con suerte no caes agotado por el esfuerzo o se te desencaja la mandíbula de apretar los dientes, pues hasta logras sonreir, sin que parezca una mueca.

O sea, que las amapolas en el campo y punto, en cuanto las aireas, estupefaciente que te crió.

Con Dios

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aurora, creo reconocer el cuadro. La amapolas son la vida, siempre lo han parecido.

Cuando están son geniales.

Y sobre tu entrada, si se lee con la música, es como si escribieras al ritmo.

Tu narrativa tiene ritmo.

Un abrazo.

ana dijo...

Pepa, qué estupenda sonrisa me has sacado...

... y sí Master, a veces lo único que cuenta es la presencia. Estar ahí al ladito, con el silencio.

Que tengas un buen viaje.

Lane dijo...

Aurora TU ERES UNA BELLA...
Bs

lolo dijo...

¿Y cuál es el problema tuyo?

Hay amapolas más adelante, no creo que te hayas perdido tantas.

Todo está bien.
Sí, eso es verdad.

Acompañar como las amapolas es todo un plan para la vida, aunque duren una primavera. Eso ¿qué más da?


PD: Tú ves muchísimo, mona. Por eso no te asustan las oscuridades. Y te descansan las penumbras.

Sunsi dijo...

Venga... que voy yo y le doy la vuelta...
Un post primaverado, Aurora... que es distinto que primaveral. Pasa de cuando en cuando. Y no pasa nada porque pase. Te lo dice una del año redondo,como tú...de 1961, que se lee igual del derecho que del revés.

Un día dejas pasar las amapolas ... otro te detienes. Y otro día, quizá al girar el volante, te paras, frente a un cardo borriquero ...¡y resulta que detrás hay una amapola!. Ni se nos había pasado por la cabeza que estaba justamente ahí.

La vida es muy rica... mucho. Y cotidiana...incluso monótona... a partes iguales.

No pasa nada por pensar que ahora no pasa nada. Sí pasa si creemos que jamás pasará nada. Es mi opinión . Opinable...claro.

Un beso, Aurora

José Ramón dijo...

Querida Aurora:

Desconozco si "todo está bien" y hasta dónde llega el encanto de las amapolas; pero son dos hechos incontrovertibles que tú estás muy réquete bien, y que no tienes ningún encanto que envidiar ya sea a una o a veinte hectáreas de amapolas, todas juntas.

Al Aurora lo que es de Aurora.

Besos, reguapa.

Jeronimo Nisa dijo...

Woah!, que peazo de post, Aurora.
Me ha hecho pensar un monton. Gracias.

Modestino dijo...

Perdona que repita Aurora, he de confesar que la primera vez leí tu entrada muy rápidamente ... y casi ni me enteré.

Que bueno aprender a estar satisfecho con lo que tienes, porque supone dejar de quejarse, porque supone vencer egoismos y envidias y porque supone descubrir lo que esas quejas, esos egoismos, esas envidias te impedía ver.

Me has ayudado a proponerme buscar cada mañana los campos de amapolas del día.

Máster en Nubes dijo...

´Perdón a todos, estuve fuera y luego al volver lío perruno en casa de mi madre.

Modestino, mil gracias por los 2 comentarios ;-) Efectivamente no pasa nada, solo es que hay que estar... donde hay que estar.

Toi, qué te voy a decir después de las conversaciones de hoy. Nos veremos la semana que viene, seguro. Tengo que encontrar un cuidador de Tana o un hotel ;-", no puedo dejarla con mi madre o destrozará lo que queda de terraza. Seguro que encuentro una solución. Gracias por todo. Fdo: la tour operadora.

Sarracena: oye, que no iba de queja el post, salió como salen algo a las 7 levántandose a las 5. Con sueño, simplemente. ;-), pero gracias por todo, guapa.
Pero incertidumbre tengo, mucha, estoy hecha pero la tengo. Claro que al lado de otras cosas, eso no es ná...

Javier: gracias por venir. Y que claro que la música cuenta, siempre la pongo muy buscada ;-) Y ese agua de abril flores en mayo... soy un extraño para ti... es bonito ¿a que sí? Gracias por lo de ritmo, a las 7 am no sé cómo puede salir nada con ritmo o sin él...

Ana: tú que eres enfermera lo sabes, a veces sólo acompañar, acariciar, etc. basta. A ver si la próxima semana paso a ver a mi amiga otra vez.

Lane: está hecho lo tuyo. Ya te escribo, todo ok...

Lolo, era en el viaje. En la vida se me han "pasado" fuera de la vista creo que pocas amapolas, no las corto jamás, se mueren a los 5 minutos. Hay que mirarlas y ya. Un abrazo.

Sunsi, diste en diana. Como nos conocemos ya eh? Salvo por lo realmente importante, no estoy triste. Primavera tan preciosa,,, y Sevilla estaba de impresión.

José Ramón, te he dicho cienes de veces que en cualquier caso te voy a invitar a barbacoa, no tienes que hacer ningún extra, nada. No hay que hacer méritos en el blog, que estás invitado de cualquier modo...

Jero, ya lo contaré algún día en el blog ... porque es tronchante lo que ha pasado hoy. Mi inglés deja bastante que desear, como ves ;-)

Un abrazo a todos.

sarracena infiel y desarmada dijo...

Joé, lindísima amapola; aquí esperando que me cortes los "tubillos" y ..... me das las gracias y ¡me llamas guapa!

O sea, que has "bordao" la faena: dos orejas, el rabo, vuelta al ruedo y puerta grande.

Vencida y desarmada, por la hedbanna amapola-casi-nunca-pastoril.

Mas, voto a brios, inasequible al desaliento, volveré a por más.

Buenas noches, con Dios, hedbanna amapola casi-nunca-pastoril.

Mirna dijo...

Coincido con Javier: si se lee la entrada con la música es como si fueses en el tren, viendo las amapolas mecidas por el viento.
Qué entrada más bonita y qué sincera, aunque creo que te dejaste llevar por lo melancólico del entorno.
Para la melancolía, chocolate.
Un abrazo, so guapa.

José Ramón dijo...

Querida Aurora:

No es del todo verdad. Siempre que tienes barbacoa y te pido que me invites me contestas: "otra vez será". Además en cierta ocasión me dijiste que soy feo, muy feo.

Soy un admirador tenaz, pero casi totalmente desahuciado...

Máster en Nubes dijo...

No estoy para muchas contestaciones hoy, pero sois tan majos que no puedo menos.

Por orden...

Sarracena, no te di las gracias porque te tengo miedo. Mucho.

Mirna, el chocolate me encanta, como mucho. Pero no soy melancólica ni lo estoy. Solo triste. En fin, la vida. Que se escapa a chorros a veces.

José Ramón, tienes más cara que espalda, como ya sabes jamás digo "otra vez será" para nada ni en nada ni a nadie. Yo las ocasiones u oportunidades -todas las que veo como tales- las cazo al vuelo o mucho peor... me anticipo a ellas: ese es el problema, mi velocidad.

Cuando estoy en Bonn el otro está a veces en los Pirineos a verlas venir.... Y cuando el otro llega, yo ya me he cansado de esperar.

Y tú no eres un admirador, eres un amigo y te quiero mucho, te lo digo siempre. Quede constancia pública.

lolo dijo...

Smuack.

Anónimo dijo...

Mira que eres tonta, hedbanna amapola-casi-nunca-pastoril ¿quién dijo miedo habiendo hospitales?

Máster en Nubes dijo...

Gracias, Lolo, smuack de vuelta ;-)

Y tu, Pepa, sarraceno infiel, no te beso que no te gusta ;-) (a mi en cambio me encanta, besucona y tocona, qué le vamos a hacer)