Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 23 de julio de 2011

Campanas (Los sonidos del verano, 1)

No hay campanas en muchas ciudades grandes, o si las hay ni se las oye casi. Por eso es tan agradable oírlas dando las horas o avisando a misa tres veces: "primeras", quedan treinta minutos para misa; "segundas", quedan quince; "terceras", la misa está comenzando.

Antes se subía al campanario, palomas, vértigo y escaleras temblando. Ahora dan a un botón o están programadas. Algo se ha perdido, pero algo ha quedado.

Se tocaban también, se tocan, cuando alguien muere, cuando hay un incendio. Recuerdo cómo llamaban para que fuéramos a ayudar a apagarlo, rápido toque constante. Lento en cambio cuando hay alguien que falta, espaciado, tristísimo.

Campanas, el sonido del verano y de la infancia. Cuando hay boda también repican las campanas.

5 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Por eso a mí me indigna, sí, me indigna cuando algún veraneante que quiere ir de progre laico va y protesta y pone el grito en el cielo porque en los pueblos suenen las campanas llamando a misa, como toda la vida

El Naranjito dijo...

¿Por qué cuando las campanas tocaban a difuntos en las largas tardes de siesta, el silencio del pueblo era más silencio?
Un saludo.

Anónimo dijo...

Nos sorprenderás con los gustos y los tactos del verano?

José Luis Ríos dijo...

Me gusta esta serie que estás haciendo sobre el verano, ciertamente nostálgica, pero no en exceso, me parece a mí.

Saludos

Aurora Pimentel Igea dijo...

Miguel, también puede pasar a veces (recuerdo en Astorga, por ejemplo),de campanas (de la iglesia o del ayuntamiento)que tocan TODAS las horas... al lado del dormitorio de alguien. Supongo que tocar a misa a una hora razonable no molesta, creo. Gracias por tu visita, me acordé el otro día de ti en la leñera cuando tuve que ir al palomar de noche (yuyu también).

Naranjito, es verdad,es más silencio. Gracias por la visita y el comentario.

Anónimo, a ver si me sale, estoy en ello,primero a mano y luego lo paso a la bitácora.Gracias por tu visita.

José Luis, eso espero, no ser en exceso nostálgica, porque son olores,sonidos, imágenes y todo aquello que estoy viviendo en presente con algunas pinceladas de pasado. Un abrazo: tendrías que hacer fotos por pueblos de por aquí, les ibas a sacar mucho jugo... Gracias siempre por leer y comentar, dobles gracias.