Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 18 de julio de 2011

Amarillo sol portátil (Los colores del verano, 4)

Paro el coche en medio del campo. Traigo las tijeras recién afiladas. Los cojo de una esquina, a veces algunos solitarios que crecen despistados. Uno para mi tía, otro para mi prima, el resto para nuestra casa.

Pones flores amarillas y una habitación cambia. Pero ya girasoles , tan grandones, es una provocación, son de una alegría desaforada.

El girasol no es una flor, es un pequeño sol portátil, y eso que le da la espalda.

Amarillo limón, menos cálido. Un centro de limones y la cocina se da otro aire.

Espero invitados. Limonada encima de la mesa de la entrada con un poco de hierbabuena y hielo en abundancia. Y pan con nocilla. Y nesquick por si acaso.

Y, por supuesto, pipas, un verano sin pipas no es verano.

12 comentarios:

Las hojas del roble dijo...

Soles portátiles...Una greguería en toda regla.
Un beso, Aurora

Juanma dijo...

¡¡Con greguerías y todo!! Y sí, un verano sin pipas (y sin cine de verano, añadiría) no es un verano.

Besos.

José Luis Ríos dijo...

¡Ah, el verano!

Saludos

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

El amarillo era el color de los dandis y de los estetas en tiempos de Oscar Wilde y de Aubrey Beardsley.

Respecto a su entrada anterior, me he recordado dos urracas: la del cuento de Aldecoa ("La urraca cruza la carretera") y la que aparece en Las joyas de la Castafiore, de Tintín, que provoca por cierto, grandes quebraderos de cabeza.

Saludos.

Saludos.

polita dijo...

Pipas de girasol, claro!!!

Besotes!!!

Sombras Chinescas dijo...

Los girasoles, con su color y su tamaño, son un alarde florecido.

Saludos.

Miguel Baquero dijo...

Sí señora, totalmente de acuerdo respeto a lo de las pipas. Qué gran verdad

Sinestesia Gastronómica dijo...

Cómo inspira enérgicamente el Sol, el verano, un abrazo sol Aurora!

José Miguel Domínguez Leal dijo...

En verano el amarillo no da mala suerte. Preciosa serie.
Besos.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Julio, un abrazo.

Juanma, pero sin piscina, hace frío.

José Luis, lo mejor del verano es andar por el campo a hora que no haga calor y los amigos.

Retablo, ¡es Vd. tintinófilo! , el cuento de Aldecoa no lo he leído, seguro que lo tengo, voy a ello.

Polita, las de calabaza me gustan, pero el pan con pipas ¡me encanta!

Sombras, es que no tienen vergüenza, hala, hala, alarde...

Miguel, lo que entretienen las pipas, ¿verdad?

Un abrazo, Raquel, me han encantado tus planes.

José Miguel, un abrazo, os espero.

El Naranjito dijo...

Querida Aurora, en mi pueblo les decían "mirasoles". Y como dice el Juanma: donde esté un buen cine de verano con su cartucho de pipas de girasol, su película del oeste, que se quiten los cines en 3D y todo eso.
Un saludo, que los "mirasoles" están rebentones estos días. Será por la caló.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Bonito nombre, Naranjito, aunque al sol le den la espalda. Gracias por leer.