Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 19 de marzo de 2009

En lo más crudo del crudo invierno. Vida Perra IX)


Aquí me tienen. Ayer fue mi cumpleaños, siento decirlo con retraso, especialmente por Driver que me debe un paseo en su ferrari.

Cuatro años desde que ella me sacó de la protectora, otra forma de dies natalis para mí al fin y al cabo. A perra muerta, perra puesta, debió de pensar y, de nuevo, como ocurrió con Pepa, una chucha que nadie quería, demasiado mayor, demasiado grande, demasiado ... lo que fuere, pasó del comunismo al sistema feudal, definitivamente a mejor vida. Ella la vasalla, nosotras las señoras, y a Cesar Millán que le den.

El caso es que mi llegada a su vida coincide casi con la de la primavera. Esta primavera de 2009 supone, además, el fin de un duro invierno en el que nos mudamos de la ciudad al campo. Y ella de trabajo y otra mudanza más, la interior, la que más cuesta.

Es el momento de hacer balance aunque la pelma de Tana no me deje en paz. Yo, una perra en edad de jubilación casi, nueve años biológicos aunque cuatro de buena vida, no me merecía una adolescente y encima boxer en esta última etapa que debería ser de tranquilidad.

Personalmente, perdón, quiero decir animalmente, el cambio a lo rural me ha gustado. Venir de un piso a una casa con jardín ha estado francamente bien. Nuevos e intensos olores, campo, dónde va a parar. Mi misión, que es proteger, la puedo ejercer aquí mucho mejor, con terreno, que en la ciudad. A ver si Tana aprende porque se va con cualquiera y no ladra los ladridos reglamentarios cuando llaman a la puerta, cuando pasa gente por la calle, al ver un caballo, una vaca.

Otra cosa ha sido el cambio para mi ama. Todo cuesta mucho a veces a los humanos, en términos financieros y en los otros. Se le ha roto todo, por su orden y varias veces. Luz, 2 veces. Calefacción, otras 3 más las 2 de la luz porque sin luz no hay calefacción. Agua, 2 veces. Electrodomésticos, todos rotos recién comprados -salvo la nevera- por una subida de tensión o un electricista que metió la pata. Inundado el jardín, 1 vez. Hemos vividos a 4 grados un par de días en la casa. Se ha duchado con agua fría durante más de 15 días en mitad de nevadas de 4o cm en el jardín.

Lo más duro: anochecer a las 6.30, días -hasta 13- seguidos sin ver el sol. Todo esto se vive de una manera diferente en el campo. Los humanos son más conscientes de todo, de su soledad, de sus limitaciones aquí. Pero hay personas que quieren ser más conscientes, no menos.

A pesar de habernos mudado en lo más crudo del crudo invierno, en noviembre, y haber padecido uno de los peores inviernos que se recuerdan, mi ama ha sobrevivido bien y fuerte al clima y los desastres domésticos. Gracias al teléfono y al blog. Y al trabajo, que no le ha faltado a pesar de la que está cayendo. Y a los amigos y a su familia que han subido casi todos los fines de semana.

Ella, ingenua, creía que había ganado bastante en paciencia estos meses. Pero como su hermano Juan le aclaró en lo que realmente ha ganado es en optimismo, todavía más. Yo le enmiendo a Juan, mi ama es como nosotras: naturalmente optimista. Nos parecemos Tana, yo y ella, compartimos esa alegría de animal, ¿y tú querías ser más consciente? Toma ya biología pura. Te la encuentras quieras o no.

Hace unos días pensé que lo que hemos vivido se parece mucho a la película de Baby Boom. Cambien Vermont por la cuenca alta del Manzanares, a la niña por Tana, el resto es casi igual. Salvo que nuestro veterinario no se parece en nada a Sam Shepard. Desafortunadamente. En fin. Vida perra, ya saben.






8 comentarios:

Sunsi dijo...

Me hace mucha gracia cómo cuenta Olimpia las cosas que te pasan a ti. Es otra perspectiva. ¿Cómo te metes en su piel, Máster? Es que es genial, de veras. Disfruto mucho con Vida perra. Y eso que a mí no me gustan los perros...

Menudo invierno, hija. Creo que estás ya inmunizada de todos los desastres y estropicios que conlleva una mudanza. No creo que ya haya nada que se te resista.

Un beso y felicidades, Olimpia...

Máster en Nubes dijo...

Olimpia para Sunsi:

Estimad Sra. Dos puntos. De acuerdo a la presente le notifico que los perros, especialmente las perras, tienen grandes dotes para los sueños, los olores y muchas más capacidades que algunos humanos desconocen. Incluída la escritura bajo el sistema de traducción simultánea ladrido -español a través del cual dicto a mi ama.

Sin otro particular, se despide de Vd. atentamente, su segura servidora ésta que lo es (cuando acabe con este jardín voy a por el tuyo, maja)
Olimpia

De Aurora para Sunsi:
Te contestaría en plan "Madame de Bovary soy yo" ;-), pero sonaría grandielocuente, y ya sabes además que peso poco en todos los sentidos, me viene grande hasta Olimpia.

En cualquier caso, gracias. Pero se me resisten muchas cosas y de todo tipo y condición. A Dios gracias. Que se nos resistan. Es bueno que se nos resistan.

Aurora

Antonio Azuaga dijo...

La otra entrada de ayer, la del “médico”, humanamente hablando es una preciosidad; y ésta, un monumento a la voluntad y a la santa paciencia; lo que unido al optimismo forma un tríptico de envidiables cualidades en tu persona. Es indudable que Olimpia te admira. Y yo también.

Un beso.

Modestino dijo...

Felicidades a Olimpia, se merece disfrutar su día.

A mí también me gustaría recuperarel optimismo, algo que solamente consigo a empellones y sin constancia.

Suso Ares Fondevila dijo...

Olimpia escribe igual o mejor que tú, que ya es decir.
Olimpia, ¡en qué buenas manos has caído!

Máster en Nubes dijo...

De Aurora a Antonio:

Gracias, Antonio, por tu visita y comentario. El médico de pueblo, como el maestro, -ambos se pueden y a veces deben poner con mayúscula ;-)- bien merecen una entrada.

En cuanto a esas cualidades que dices me adornan, me temo que sólo la paz (sin ciencia en absoluto) y, en todo caso, la última, biología pura como diría Olimpia.

¿Y con esas faltas ortográficas que cometo continuamente tú me admiras? ;-) Eres un halagador. Sin creérmelo en absoluto, pero agradeciéndotelo en cualquier caso, te diré como ya digo a algún amigo: quiero que me quieran, no que me admiren. Ea.

De Olimpia a Antonio:

Estimado Sr. Azuaga. Ja. Ja. Ja. Lea Vd. "Vida Perra", si no cae en el sueño más profundo -excelente somnífero, querido amigo-, y verá Vd. que mi ama -como cualquier amo-nunca es objeto de admiración de una perra, de un perro. Les conocemos demasiado bien.

Máster en Nubes dijo...

De Olimpia a Modestino:

Estimado Modestino. Me gusta Vd. Con esa pinta de Sherlock Holmes que se gasta me recuerda en cierta manera a un viejo sabueso que conocí hace algún tiempo. Medio bull dog medio otra cosa extraña -en la protectora éramos casi todos hijos mestizos por no decir mil leches-. Como Vd. tenía el olfato fino y la mirada aguda.

No se preocupe Vd. por el optimismo, sería Vd. un dueño excepcional de un buen sabueso.

Atentamente, se despide de Vd. su segura servidora ésta que lo es

Olimpia

De Aurora a Modestino:

Nada que añadir. Olimpia juzga con categorías perrunas a los humanos, y suele acertar. Eres como tal o cual perro ...y serías o no un buen dueño. Simple, fácil y rápido juicio.

Un abrazo
Aurora

Máster en Nubes dijo...

De Olimpia a Suso:

Estimado Sr. Ares:
Le escribo para agradecer su comentario y decirle que a veces en la traducción ladrido - castellano se pierden matices de mi original pensar y decir en perro. Ya se sabe, traductor traditor, y Aurora no es la excepción.
Y luego para comentarle cuánto amo a su tierra y cuánto la echo de menos. El monte Pindo, el río Xallas cayendo en esa cascada única en Galicia. Santiago, siempre Santiago.

Sé que Vd. no mora en Costa da Morte que es Costa da Vida para mí, pero es gallego. Le haré la pelota todo lo que pueda, soy una perra muy interesada. Tengo que pedirle la traducción al gallego de un romance de mi ama, "el milagro de Carnota": sucedió allí, por mor de los santos del lugar, una niña eterna, les llaman Vdes. síndrome de Down, resistió el pavor inicial que le causaba mi persona, digo mi animal presencia, y acabó conviviendo conmigo y paseándome este verano. Y eso: será cosa de Santa Coloma u otro que el Creador hizo el milagro. Y que necesitamos traducirlo al gallego.

Atentamente reciba un cordial ladrido
Olimpia

De Aurora a Suso:

Joé, te lo iba a pedir por correo, perdona a esta pesada, como en el fondo es la protagonista como si fuera el Lobo de Gubia, pues está muy insistente y quiere mandárselo a mis primos, los 6 hermanos de mi Cachu, nuestra china particular.

Un abrazo, Suso, y me perdonarás el asalto. Tiene una cara esta perra que se la pisa.

Aurora