Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 14 de marzo de 2009

Sala de damas


Ayer estuvimos en el Castillo de Manzanares el Real. Me encantó el castillo, aunque, ay, tenía eso que llaman un "centro de interpretación" que nos explicaba todo. Esto movería al espanto, entre otros, de mi cuñada Irene, profesora, y de algunos a los que les horroriza semejante invento. Otros, más incultos, lo agradecemos a veces.

En cualquier caso las vistas desde el castillo son espléndidas. Su historia, con el Marques de Santillana de por medio y mucho más (esto es más tierra de Segovia que Madrid), así como la recreación de las salas nos gustó mucho. En especial la denominada sala de damas.

No soy muy partidaria de las asociaciones sólo para mujeres ni creo tampoco en lugares diferenciados por sexo salvo el cuarto de baño público y, si es posible, el gimnasio y la peluquería.

Sin embargo, me parece muy agradable tener momentos sólo de mujeres de vez en cuando. Eso era la sala de damas: un espacio para ellas donde no pasaban ni maridos ni caballeros. Allí bordaban, hablaban y leían. Lo de que te lean en voz alta mientras haces otra cosa me parece bonito, mejor a menudo que escuchar la radio. La sala está presentada hoy como un lugar donde se sentaban o más bien recostaban a la morisca, medio tumbadas. Comodísimo, la verdad.

¿De qué hablamos las mujeres cuando estamos entre mujeres? Yo creo que de todo, pero encima hasta más. Sé que es difícil imaginar esto en algunos casos, pero es posible, de verdad.

Vamos más deprisa y cambiamos más rápido de tema, el ritmo a menudo es distinto, el tono, la voz, creo a veces que también, aunque asumo que depende de los ambientes donde una se mueve. Cuando nos decimos adios nos cuesta. Es como si, a pesar de todo lo hablado, la tarde o la comida o lo que fuera se te hubiera quedado siempre corta. Por eso las despedidas son tan largas a veces entre mujeres. Siempre te acuerdas de algo más que tienes que contar o que preguntar.

¿Qué es la eternidad? Dos mujeres despidiéndose. Ni Santo Tomás lo definió mejor.

Es divertido tener esa sala de damas, un espacio que de vez en cuando necesitas, tanto como el del cuarto de estar común de amigos y amigas, la habitación compartida con una sola amiga, el aparte de vez en cuando con algún amigo y, por supuesto, una habitación propia.

PD: Siento la música, no es la de la época, lo sé. Quería colgar de Capella de Ministrers, "Callen todas las galanas" (de Pedro de Lagarto, del Cancionero de Palacio), pero me es imposible. Y es lo que le iba ;-)

11 comentarios:

Suso dijo...

La "Sala de Damas" aún existe en muchos pueblos de España...pero te emplazo a una entrada que pronto saldrá sobre el tema en el Barullo.

De siempre envidié esas mujeres en las cafeterías, hablando en complicidad, raca raca.¡Están por todas partes!,¡a todas horas!,¡en todos los ambientes!

Sereno domingo

Suso dijo...

Por cierto, tu foto nueva magnífica: admiro mucho a las personas que se caen al suelo y en vez de levantarse rapidamente, azoradas y coloradotas, con excusas tontas, se quedan un rato sentadas y riéndose de ellas mismas.
¿Te hiciste pupa?

Máster en Nubes dijo...

Uy, miedo me das Suso pensando en tu entrada sobre la sala de damas.

Yo voy a seguir con la "sección", o etiqueta, da para mucho, todo aquello de lo que hablamos las mujeres, o sea, inagotable...

Y sí, como me caigo tanto ya casi ni me entero, luzco así de natural ;-), pero es porque tengo amigos que me echan siempre una mano para levantarme...

Vaya fin de semana que estamos teniendo: a aprovechar que la vida son 2 días y uno nublado. Buen domingo, Balú.

Sunsi dijo...

Buenos días, Máster. Me alegro de tu fin de semana...
Las conversaciones entre mujeres. Qué tema. Te puede dar para una "eternidad".

Enseguida notamos si hay feeling y entonces se puede caer el mundo, que lo más maravilloso es esa conversación y no hay forma de acabarla.

Yo diría qe la Sala de damas de nuestro siglo es la cocina, en mi caso con un café y un cigarro... detrás de otro. Nunca fumo tanto como cuando estoy a gusto con una buena amiga. Cuando hablo contigo por telf. también me enciendo un cigarrillo.

Besos

pepa dijo...

Miedo me das, hedbanna casi-nunca-pastoril, no te pega nada ese entusiasmo por sala de damas.

En mi caso, me encuentro cómoda con personas (algunas) con independencia de su sexo.

En cuanto a los grupos, huyo despavorida; no soy nada gregaria.

Me "pone" la "gente como nosotros" y, desde luego, no soy una dama, en absoluto.

Con Dios.

Toi dijo...

a mi las salas de damas me dan envidia

¿SOY UNA MUJER ATRAPADO EN EL CUERPO DE UN HOMBRE?
No importa, creo que paga la operación la seguridad social

así podré al menos asistir a esos deliciosos guirigays

Máster en Nubes dijo...

Sunsi, me pasa igual, con una amiga o con varias. Y desde luego que la conversación telefónica entre mujeres da para una entrada o 2 o 3, madre de Dios, qué sería de los que vivimos solos sin teléfono ;-)

Máster en Nubes dijo...

A ver, Pepa, quizás no me he explicado bien o quizás simplemente hay una "diferencia" de gustos o pareceres, todo puede ser.

Para empezar, soy entusiasta por naturaleza y me da igual Sean Connery (bueno, precisamente igual no me da ;-)), que la sala de damas. Cuando hablo de algo, o escribo, lo hago con entusiasmo, porque si no lo tengo, si el tema me es indiferente, ni hablo ni escribo. Y fíjate que voy a hacer de sala de damas una etiqueta: me encanta la idea. Hablaré de la depilación, de ropitas, etc. Que no, boba, que no hablaré de esas cosas...

En segundo lugar, yo también me encuentro a gusto con personas, hombres y/o mujeres, no he dicho lo contrario. Pero no era el tema ni creo haber dicho que me encuentre mejor con mujeres.

Simplemente creo haber dicho que estar con amigas, sólo con amigas, con mujeres, de vez en cuando, es algo muy agradable. Eso es "sala de damas": espacio y conversación entre mujeres, nada más.

Me parece muy bien que a algunas mujeres no les guste, pero a mí sí, tengo muchas amigas y me gusta de vez en cuando estar con ellas.

Yo no le veo un tema de gueto, ni de club, ni de "gente como nosotros", no acabo de entender tu comentario ese, por cierto, ¿qué quieres decir?.

Perdóname porque quizás me habré explicado yo mal casi seguro, paso a describir "salas de damas" diversas, a ver si no te parece algo que no me pega.

Sala de damas: quedarnos hoy veinte pasos más atrás de los hombres mientras íbamos andando por el monte. Conversación de amigas y primas juntas. Diez minutos, no más. Risas y algún tipo de guiño que no tienes con hombres, tienes otros.

Sala de damas: Irlanda, tenía dos sobrinas a mi cuidado, doce años, les dediqué todo un día como si estuvieran en un salón de belleza, Les hice las uñas, las lavé el pelo, les puse una mascarillas, risas de pre-adolescentes con las que hay que sintonizar y estar, creo, no sé, tú eres madre, no yo, como en plan "nosotras las chicas".

Sala de damas: despedida de soltera no en plan burdo y borrico (somos damas, luego vuelvo sobre esto); cena que te mueres, cerramos un bar amigo, "la historia de su vida ... antes de él" en plan el club de la comedia.

Sala de damas: arreglarse todas las primas juntas antes de una boda, que si me dejas que te pinte yo, ¿Estoy bien? Sí, pero ponte otros zapatos, toma los míos, etc.

Y luego hay otros "cuartos", otras salas igualmente agradables y necesarias, pero claro es mi perspectiva.

La sala de estar a solas con una amiga, conversación más personal.

El espacio dedicado a un hombre, sólo a él.

A tu madre, sólo a ella.

Tú sola, también, la habitación propia...

Y luego esos espacios "grupales" como dices tú y voy a tu tercer punto.

Hombre, Pepa, yo creo que una cosa es ser gregaria y otra ser sociable. Creo que hay una diferencia, o quizás gregario es despectivo y sociable parece más positivo ;-)

En cualquier caso me parece fenomenal que haya gente que no le gustan las reuniones de más de X personas, pero con toda sinceridad no me parece justo tacharnos a los que sí nos gustan de "gregarios"...

Por último si lo que no te gusta es la palabra "dama", quítala.

Pero no creo que con la que está cayendo sea mala idea hablar de damas, la verdad.

Quizás me equivoco pero pienso que toda mujer debe ser tratada como una dama. No en el sentido nobiliario del término -paso de títulos- sino en el sentido de bien tratada.

Por eso no me molesta la palabra, es más, me gusta.

De acuerdo a que con decir "mujer" bastaba, pero la palabra dama no me parece mal, como señora. Señorita también. Ponle Z, es la idea que hoy, quizás, no está de mas repetir e insistir visto como tratan algunos jóvenes y hombres a las mujeres (no hablo de maltrato, hasta ahí podíamos llegar).

Pero además, es que, qué le voy a hacer, la sala en cuestión se llamaba "de damas": lo siento, no pensaban que algún día le podía sentar mal a alguien o pensar que era un club o gente como nosotros ;-), estaban en otra cosa, Pepa.

En fin... esta dama hace mutis por el foro y se va a arreglar la cocina porque como es gregaria, pero además de gente como nosotros, ha tenido 13 personas a comer en su casa (hombres y mujeres ;-)

En cualquier caso, como digo, genial que haya personas que no les gustan las reuniones de mujeres solo o las reuniones de más de x personas en general, faltaría más. Pero quizás con la larguísima aclaración esta... algo he podido explicar mejor a alguien que tan bien entiende todo siempre ;-)

Igualmente con Dios.

Máster en Nubes dijo...

Me temo que eres normal, Toi, y que eres un hombre, lo de mujer atrapada va a ser que no...

Y yo también daría algo por saber de qué hablan algunos hombres cuando están solo entre ellos. No todos, sólo algunos. Me muero de curiosidad, la verdad.

Espero la entrada de Suso sobre el tema. Vernos así en grupo y venga a hablar... debe de dar a veces un poco de yuyu ¿no? Mi hermano que hizo Cou de letras puras por un lado estaba encantado -3 chicos para casi 30 chicas-, por otro horrorizado "Hay que ver lo que habláis las chicas", ...y eso que iba entrenado sobre lo que hablamos porque me tiene de hermana ;-)

Aurora

pepa peinada con la raya al medio dijo...

Sppppperaa, hedbanna nada-pastoril, que se me pase el ataque de risa..............

Nada pastoril rapapolvo, oye..........

Venga, me declaro culpable de olvidar que, blanco sobre negro, resulta mucho, pero mucho más brusco de lo pretendido.

Y, también, me declaro culpable de olvidar que, pese a la afinidad, no nos conocemos en vivo y en directo.

Te juro que soy la alegría d ela huerta, me encanta las mujeres, los hombres, los perros, los gatos, icluso algún pajarillo que otro, aunque reconozco que me horrorizan los roedores, los reptiles y los insectos en general.

Te juro que soy el alma de la fiesta, reportera dicharachera y que mi madre se esforzó, mucho, en educarme bien.

De verdad.

También que tengo unas pocas amigas del alma: mis socias , una desertora que se largó a la Argentina y mi amiga manchega, casada con un francés, con mostacho y todo.

Y otra cuantas, por las que siento especial amistad, caras a mi corazón: la hedbanna rana, mi rosita, la cara culo, la señora chinchan, palomita y así.

Soy entusiasta, voluntariosa, dócil, incluso, si me lo propongo, hasta simpática.

No me pongo miriñaque porque no se lleva, no tomo te porque soy más de café; lamentablemente, dejé de fumar hace unos cinco años, apenas bebo (aunque me gusta el tinto y el pacharán) no se coser ni bordar, pero si me enseñaron a almidonar, a sacar cera, brillo a la plata y a cocinar caza.

Me encanta salir, incluso salgo ahora, limitada al agua de vichy y a la ensalada.

Me apasiona la ópera, la musica barroca, el flamenco, el jazz, Sabina y Celia Cruz.

Llevo mal determinados tics sociales, las imposturas y las personas impostadas.


Y soy irremediablemetne bruta.

Y ............... la sala de damas me sigue pareciendo cursi.

Y me caes genial, agradezco que me permitas pasearme por tu casa; me divierte que me riñas, que me pongas en mi sitio y que peines con raya al medio.

Y ........... la sala de damas me sigue pareciendo cursi.


Y espero con auténtica ilusión el viajecillo en ciernes.

Y ............ la sala de damas me sigue pareciendo una cursilada.

Y ya me callo. Para siempre si hace falta.

Sunsi dijo...

Por causas ajenas a mi voluntad... aún sigo despierta. Casi me quedo petrificada con la larga y tendida explicación de Máster... porque hay que ver lo pormenorizada que has sido...Un post alternativo. Te explicas de maravilla.

Y Pepa con su "Sppppera..." y ,pelín más lacónica, pero no está nada mal lo que te has extendido. Buena descripción sobre ti misma. Te reconozco en ella y, sobre todo, en tus amigas del alma.
Doy fe, como si fuera un notario, que tu socia y la que se fue a Argentina son lo más exquisito que he conocido. Y -me lo invento- dime quiénes son tus amigos del alma y te diré cómo eres... Echo de menos a nuestra "argentina" como no te haces idea, Pepa, y tu socia es... es complicado definirla... buena, elegante, culta, de una pieza (hablé casi una hora con ella por teléfono hace unos días), sensata, prudente, de mente abierta y discreta... Una gran persona... Suerte tener una colega así.

Que no cunda el pánico... Yo creo que os entenderéis bien. Incluso que os divertiréis como nunca en Dublín. Ambas dos sois "tela" y eso es bueno...pienso...

¿Serviría como mediadora?

A dormir, que son las tantas.

Y un abrazo a las dos. Menudas sois... a Dios gracias.