Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Por qué me gustan las Navidades (sin ánimo de molestar a nadie)

1. Por lo que Hojas de Roble escribe en su bitácora. No se puede decir mejor, más sencillo ni con más sustancia. Después de eso todo lo demás que escribo aquí es bobada.

2. Porque aunque echo de menos a quienes me faltan, les siento más presentes estos días. Porque en la soledad estoy acompañada y protegida. Todo más en carne viva en Navidades y, por eso, más suave.

3. Porque en estas fechas a veces se ven mejor las necesidades ajenas. Porque hay gente generosa y silenciosa que hace mucho por los demás, a ellos muchas gracias.

4. Porque se puede celebrar sin consumir a destajo. Porque nadie me obliga a entrar en la vorágine.

5. Porque los niños están más en casa y, aunque pueden dar la vara, me hacen gracia. Según un amigo mío, esto nos pasa especialmente a los que no los tenemos y los vemos a cierta distancia, de visita (lo dice con la boca chica, una broma que hace).

6. Porque pongo el Nacimiento y el árbol, adorno la casa y está más agradable. Porque cocino un poco más rico –y bebo, eso también- y lo celebramos alrededor de una mesa familia y amigos (catorce este año). Los que vengan siempre caben.

7. Porque escribir la carta a los Reyes Magos es emocionante. Me hace ilusión esperar a que traigan lo que pedí, ¿quién sabe si este año?...

8. Porque tiene su aquel despedir un año con lo bueno y malo que tuvo. Y a la vez, cada 31 de diciembre recuerdo que tengo más cerca la vida que nunca pasa. Así que el tiempo corre a favor, nunca en contra. En el “mientras tanto”, la verdad, se intentará disfrutar al máximo y sufrir lo menos posible, aunque no siempre salga. Por todo eso, viva el año que acaba y el que empieza, ambos.

9. Porque siempre hago propósitos para el año nuevo y pido deseos. Porque los primeros no siempre los cumplo, la voluntad me falla, así que vuelvo a intentarlo o no, según me da el aire. Porque los segundos se cumplen unas veces sí y otras no, y está bien en los dos casos. Mis buenos propósitos y deseos creo que hacen reír al niño Jesús, a su madre, a San José y hasta a los Reyes Magos.

10. Porque no todo son matemáticas y nada es exacto, salvo lo que se celebra en Navidades, que es exactamente pequeño y por ello desmesurado.

Por todo eso me gustan las Navidades, sin ánimo de molestar a nadie.

PS: Así que, como canta Melody Gardot, "Have yourself a little merry Christmas", que tengáis unas pequeñas felices Navidades.

12 comentarios:

j.julio dijo...

Mi felicitación, Aurora, en estas Navidades, con mi deseo de que 2011 sea un año lleno de cuadernos repletos, de historias en pantalla, de personajes, tramas y finales.
¡Felíz Navidad!

Aurora Pimentel dijo...

José Julio, profesor, muchas gracias. Aquí sigo, y fuera, escribiendo, no lo dejo. Tengo que contarte, a ver si nos vemos.

Te deseo un buen 2011 y te agradezco mucho todo lo que me has ayudado este año y el pasado, tus orientaciones, etc. Sin tu ánimo no hubiera podido de ninguna manera.

Sara dijo...

Bravo Aurora. A mi también me gustan la navidades (por cada una de estas razones) pero tú has sabido explicarlo mejor que nadie. Y para colmo, la guinda de la Melody... Touché!!!!

Las hojas del roble dijo...

Gracias, Aurora; eres un sol

impresiones de una tortuga dijo...

FELIZ NAVIDAD, Aurora.
La Navidad, también es una fiesta de treguas y contradicciones.
Saludos.

Aurora Pimentel dijo...

Sara, Melody me gusta, pero el león de Belfast más... casi. Un beso.

J, sol el del sur, felicidades, pocas palabras, las justas, qué envidia.

Tortuga, contradicciones y hasta peleas ¿qué sería de la Navidad sin una buena discusión familiar? Espera...

Sombras Chinescas dijo...

Pues que las disfrutes de veras.
Y después de lo que escribí al respecto, no sé como te atreves a montar un Belén.

Abrazos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Me parece un impecable decálogo, Aurora, y me has recordado que tengo que montar el belén (literal). Disfruta a fondo de los preparativos.
Un abrazo.

Ramón Simón dijo...

Pequeño y desmesurado, precioso,


FELIZ NAVIDAD, Aurora.

María José dijo...

Melody Gardot es una de mis preferidas y sin duda uno de mis grandes descubrimientos de este 2010 que se nos va...
Gracias por el post, pero tendremos oportunidad de felicitarnos face to face, ¿no?

Miguel Baquero dijo...

Sobre la Navidad hay ahora tanta mala prensa como en su día hubo exceso de edulcorante. Yo te confieso que soy de los que se limita a sobrevivir estos días con el menor daño posible

Aurora Pimentel dijo...

JC, me hizo mucha gracia tu entrada. Jurado (la Columna Toscana) escribió el año pasado un relato corto muy bueno sobre la Navidad "soviética", no sé si lo colgará de nuevo. Creo que te gustaría.

JM, a mí me gustan los belenes esos con ríos, ovejas, y todo la parafernalia. El mío es bonito y pequeño, pero no tiene la gracia de los otros en plan escenario extenso.

Ramón, felicidades a ti, a las niñas y a C. Un abrazo fuerte.

Maria José, por supuesto. Descubriremos a otras y otros juntas este año, espero.

Miguel, te entiendo, creo, todo puede ser ambivalente. El amor universal o la diversión universal o lo que sea universal por decreto fastidia mucho y yo tampoco puedo. Es otra cosa, es por dentro, quizás sean las ganas de vivir, de querer, de aprovechar mientras se está aquí, también lo que se celebra de verdad, no el imperio este del centro comercial en que se han convertido las Navidades y lo que sea (bodas, comuniones, vacaciones, ocio, ponga Vd. lo que quiera). Por eso lo de little Merry Christmas... ¿podemos hacer algo pequeño? sobrevivir con el menor daño posible ya es mucho o a mí me lo parece y es lo más navideño quizás, no sé. Un abrazo fuerte.