Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 24 de octubre de 2008

Planazos

La perspectiva del fin de semana se abre, más bien se despliega, con varios planes alternativos o en su caso compatibles.

Me llama Álvaro y me dice que por qué no nos vamos a Ikea juntos. Él quiere hacer algunas compras, yo tendría que ir mirando sofás, librerías, camas y alguna que otra cosa. Creo que me dejan libre la casa del Boalo esta semana y convendría ir adelantando. Pero sólo pensar en Ikea, la cama "Svënden" o el tornillo "Plgëen" en este fin de semana con un hiperactivo como es Alvaro y una persona de una tranquilidad pasmosa (ironía) como soy yo me aturulla. Plan A dejado de lado por el momento. Como Escarlata O'Hara, "lo pensaré mañana".

Abro el congelador y la nevera, tenemos lo suficiente para unos dos días, pero he heredado de mis ancestras la sensación de que hay que tener alimentos y comida preparada siempre y por si acaso. La perspectiva de una guerra nuclear, algo que siempre puede pasar, o que te caigan en tromba 8 a comer sin avisar, siempre están ahí. Debería ir mañana al mercado, quizás hacer la compra por internet, y cocinar luego de una tacada varias cosas. Me sube la pereza por las piernas y se instala algo así como en el estómago y en los hombros. Plan B casi seguro, pero lo limitaré en el tiempo: 1 hora de compra mañana tempranito u hoy a última hora, 3 horas de cocina y 3 primeros y 3 segundospor la mañana del sábado. Adjudicado pero limitado a mis fuerzas.

Tendría que empezar a empacar libros, realmente lo único de "valor" que tengo y que quiero transportar a mi nueva casa. Son muchos, demasiados. Asumo que tendré que deshacerme de algunos. Tendría también que ordenar este cuarto que parece la cueva de Ali Babá de papeles y documentos. Tirar cosas me encanta. Es como dejar que entre aire nuevo. Plan C adjudicado. Creo que bastará con 5 horas. Tarde de sábado. Soy muy optimista, demasiado optimista.

Pienso en un masaje de esos que te dejan como nueva y tras el cual propondrías una relación estable al masajista. Realmente esto es lo que quiero y lo que necesito.
Con el masaje seguro que puedo pensar mejor en las gaviotas que son libres y rezan, de esas que habla Driver. El plan D gana enteros. Soy capaz de afrontar A, B y C y la próxima semana de 2 viajes en avión, 2 visitas a clientes y una mudanza, si hoy e inmediatamente me dan hora.

Llamo, comunican. Vuelvo a llamar. Me dan hora para ya. El fin de semana comienza fenomenal: sé que vivo como una reina.

Doy gracias a Dios por los masajistas del mundo entero cuyo santo patrón es... ¿cuál es el patrón de los masajistas? No tengo ni idea. Pero seguro que es un santo estupendo. Buen fin de semana con muchas gaviotas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Veraneas en El Boalo?... Eres de allí?... Conociste a Carmen Martín Gaite?... Hablaste alguna vez con ella?.

Ana.

Máster en Nubes dijo...

Hola, Ana! Vengo como nueva y me ha dado tiempo a hacer la compra, en estos momentos tengo todos los chakras abiertos... y el bolsillo enterito tiritando.

No, no veraneo en el Boalo, pero acabo de alquilar una casa por allí. Como tú sé que Carmen Martín Gaite tenía allí una casa, ya me enteraré por dónde.

¿Te gusta Carmen Martín Gaite? ¿Carmen Laforet? ¿Ana María Matute? Cuéntame ...