Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

jueves, 9 de octubre de 2008

Crisis


La palabra se repite en las salas de espera de los aeropuertos, a veces no hace falta ni mencionarla, notas otro ambiente y otro rictus cuando la gente lee el periódico. Hay miedo.

Seis horas de transporte, esta vez en avión mas taxis, diez de trabajo efectivo y un día pasado en el norte de España en un polígono industrial para volver a casa agotada y, sin embargo, contenta. No sé muy bien por qué.

Al acabar el día esperando el taxi para el aeropuerto una puesta de sol impresionante, di las gracias al Encargado, que dirían por aquí en lenguaje de factoría. Las nubes perfectas, había dejado de llover, hay que ver que todos los días se mete el sol y nos vuelve a salir y a veces yo como si nada.

Entrevistamos a la plana mayor y también a la menor. Seguiremos por abajo profundizando todo lo que podamos, nos quedan otro par de visitas.

Hay gente que lleva muchos años en plantilla, veinticuatro, diecinueve, toda una vida, visten más los colores de la empresa que la propia familia fundadora. Para ellos una posible crisis es algo mucho más de temer que para otros, habitualmente más jóvenes y que tienen, por razones diversas, una mayor movilidad.

Y la crisis se teme a pie de obra en esta empresa industrial. Cada noticia por lejana que sea de un ERE o de despidos son comentados. Y los que llevan mono tienen más miedo que los que llevan corbata, siempre pasa igual.

Sin embargo parece una empresa sana, crece y compra, se diversifica y crece, pero la gente de a pié piensa que cuanto más grande sean peor puede ser la caída. Les entiendes, pero a la vez entiendes a quienes hacen cabeza y les admiras por haber hecho crecer algo de verdad, desde abajo.

Esto no es Wall Street, esto es real, pero también sabes que el impacto de lo financiero puede machacar lo que es real aunque esté bien fundamentado, nuestro mundo es así. Seguro sólo la patata que plantas en tu huerto.

Me gusta trabajar como lo estamos haciendo, aunque la gente desconfíe de los consultores y nos cuente la mitad de la mitad de lo que piensa en algunos casos, lo notas. Me gusta tocar el negocio, no sólo el despacho, y estas empresas relativamente pequeñas que se han hecho en los últimos cuarenta años son una gozada, mucho mejor que todo el Ibex 35.

Para finalizar hoy un divertido y a la vez espeluznante vídeo que te hace pensar ... pero, Dios mío ¿en qué manos estamos? Gracias hermano...

5 comentarios:

cordobés dijo...

Comparto tu visión Master. No sé si la empresa es mediana o pequeña, en cualquier caso es de aquellas que generan la gran mayoría de los puestos de trabajo. En mi caso, pequeña empresa, estamos sufirendo la crisis financiera ya. Clientes que no pagan, tu que no cobras y sigues pagando, el banco que no financia....se cierra el maldito círculo. Hasta cuando aguantaremos?. Imposible saberlo. Esperemos tiempos mejores. Hasta entonces a "currar casi gratis". Lo del video realmente es espeluznante.

José María dijo...

El vídeo es orientativo, pero simplista. Pensemos un poco. ¿Cuántas cosas hemos comprado en los últimos años "made in China"? ¿"Made in China" era calidad unida a puestos de trabajo en pymes, y protección social para el trabajador? ¿O más bien algo barato, reducción de costes y grandes márgenes para la multinacional que lo fabricaba?
¿Cuántas personas conocemos que han comprado una casa para especular, no para habitar en ella?

¿No hemos participado todos en la codicia de los últimos años? El sector financiero (del que formamos parte con nuestras hipotecas, préstamos de consumo, etc.) es sólo una parte del mercado: la codicia ha estado presente en todo el mercado.

Por otro lado. Las ayudas de Europa y del Gobierno van para los bancos (donde todos tenemos ahorros). Unos bancos que NO controlamos. No hay ayudas para autónomos, pymes y personas que ganen menos de 35.000 euros al año.
Ya sabéis quiénes son los tres sectores que pagarán toda esta codicia (de la que formamos parte todos).

Master en Nubes dijo...

Hola, Cordobés, creo que eres tú ... no? Gracias por tu carta y por tu comentario, si no estoy es un auténtico rollo.

He tenido un día un poco complicado desfaciendo entuertos en el banco... Voy a ver si te escribo y me pongo de mejor humor.

José María, mil gracias por hoy, de verdad, siempre sé que puedo contar contigo

¿Mañana más? dijo...

Sólo una pregunta: ¿Por qué cuándo la economía va bien yo no participo de los beneficios de las empresas pero cuando va mal tengo que financiarlas y sacerlas a flote (bueno yo y todos los españoles)?.

Master en Nubes dijo...

Eso mismo me pregunto yo ¿me he enriquecido con el inmobiliario? No, no soy ni propietaria. ¿Por qué cuando ellos ganan... sólo ellos ganan... y cuando pierden... perdemos todos... especialmente algunos? Me iré con esta pregunta a dormir que ya es hora, oye, a ver si sigues con Macario... que me tienes en un tris, entro en tu blog y no veo nada... Besos, guapa...