Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 27 de agosto de 2010

Tomate que sepa

Llevo a la búsqueda de un tomate que sepa a tomate, se entiende, varias semanas. Estoy en la vega del Duero, cerca también del Cega, voy a Tudela, aLaguna, a Herrera, y sigo probando tomates a ver si encuentro de los buenos. En el supermercado de este pueblo, Boecillo, ni lo intento.

El caso es que los nuestros, los de la huerta, se han atrasado, y eso que por Santiago antes ya estaban para cogerlos, pero este año, según Carlos, el pastor, todo va más tarde, así que los espero

Fui primero a Tudela, donde hay muy buena huerta, pregunté por la calle por tomates de los que supieran. Me dieron las señas de una frutería en la calle Salegas, compré un kilo, sabían, pero no me quedé contenta. Volví a intentarlo en Laguna, me decía Carlos que allí maduran antes que en Tudela. Compré en una frutería que me indicó el

Volví a Tudela y volví a intentar esa búsqueda callejera, por probar en otro sitio que no quede. “Mire, yo querría tomates del terreno, de los que saben, de los de aquí…” Me contestó uno del pueblo que eso que yo buscaba ya no existía, que las semillas se perdieron, que se cultivan otros… pero que en cualquier caso fuera a… otro sitio en Tudela. Pedí probarlo antes de comprarlo, no me gustó, lo pagué antes de comérmelo y dije al final que no. En fin, de nuevo en la calle Salegas, compré varios kilos para la familia. Mi tía y mis primas, mi cuñada y su familia entera, dijeron que sabían, pero yo, de nuevo, ay, no me quedé del todo contenta. No es la perfección lo que busco, es más sabor lo que quiero.

Así que me acerqué a Herrera de Duero y pregunté. A mí preguntar no me da vergüenza. Y me indicaron una casa del pueblo donde una señora vendía a la puerta. Hablamos, me contó de su operación, de su pierna, de sus hijos y de su marido, en fin, charlamos. Tengo tiempo y me gusta dedicarlo a lo que vale la pena. Me vendió los tomates y me supieron mejor que los de la calle Salegas de Tudela. Quizá fue la conversación, no sé, hay más gusto cuando se conversa.

Sigo no obstante a la búsqueda de tomates que sepan. Según mi amiga Amelia, de Sevilla, que sabe y me ofrece toda confianza, ella compra los de Conil, pero a mí me viene un poco lejos. Sé que Marga, otra amiga sevillana, está como yo a veces, la llamo por teléfono y me cuenta que justo en ese momento está buscando tomates que sepan.

Hablé con mi tío y confirmé la idea de que el tomate hoy es solo fachada, precioso, perfecto, rojito, sin arrugas ni pliegues ni recovecos, liso, sin defectos, como si fuera un dibujo de un niño pequeño …o una miss, o un modelo, pero luego, ay, no saben, dicho sea con respeto de las misses y de los modelos, que habrá de todo, como en la huerta. No es la apariencia lo que importa: es que cuando muerdes sepa a algo, que no sea de serie, insípido, como algodón, sin aroma, sin cuerpo.

A mí me gustan los tomates feos, muy feos, pero que ya huelen al cogerlos. No hace falta quitarles el rabito, como me dijo un paisano en Tudela que había que hacer y al que no hice ni caso, naturalmente. Sin quitárselo el buen tomata ya huele y se adivina cómo va a saber, ya lo intuyes al olor simplemente, de bueno a muy bueno, los malos ni huelen. Y no hace falta que sea rojo perfecto como el Ketchup, hace falta que sea un tomate, con colorados o verdes distintos, y que haya crecido a su tiempo en la tierra. Así saben, el resto no sabe a nada, sea raf o se llame con tres apellidos compuestos. Pagas una barbaridad en Madrid y encima ni sabor tienen.

Seguiré informando de mi búsqueda del tomate que sepa, por el momento los de la frutería de la calle Salegas de Tudela de Duero y los de la señora de Herrera de Duero. Veremos a ver los de nuestro huerto, no me fío ni un pelo.

Nota: la foto de arriba son de los que suelen saber (aunque hay sorpresas), la de aquí abajo de los que no saben por muy monos, igualitos y perfectos que sean.

26 comentarios:

maile dijo...

¿Pero es que hay tomates que sepan a tomates? ¿Aun?...
Trabajo en un restaurante. Aqui es lo normal y logico quitarles el "culo" y el "rabo" ( ¡que mal suenan, por Dios!). A mi, en lugar de tirarlos, me gusta mordisquearlos. Creo que busco ese sabor de los tomates de cuando era niña, aquellos que solo necesitaban ser cortados por la mitad y pasaban de la sal y del aceite para ser un manjar de Dioses. Pero no los encuentro.
Hoy los tomates saben a cualquier cosa mas que a tomate.

Suerte en la busqueda.

tomae dijo...

Aurora, hace poco que vi esto sobre el asunto tomatil:

http://comolaprincesadelguisante.blogspot.com/2010/08/transformacion.html

...Brasería Isidro, Ilerda, por no decir LLeida o Lérida...Tomate servido aceite y sal..sabrás lo que es tomate...tomátelo si puedes (avisa si vienes)

los tomates de abajo, son parecen los de untar, untar pan, ya sabes, "paambtomaca" vale la pena si son buenos, pero importa más el aceite y el jamón...

...si quieres más info del asunto colorado, ya sabes.

Con afecto de tomate, Tomae.

Fernando Moral dijo...

Qué razón llevas, Aurora. No hay nada peor que un tomate de Photoshop, pero es lo que vende ahora. A mí también me gustan feos, a ser posible rotos de salud (así es como le llama mi vecino del campo cuando revientan de apretaos que están por dentro).

Este año les ha entrado una enfermedad a los de mi huerta, grrr. Si el año que viene me salen buenos, ya te daré.

Besos.

Outsider friar dijo...

Cada cual sus manías...
Los rosados de Rellinars, los mejores del mundo, aunque, ay, parece que te queda también un poco lejos...

(Qué buen relato te saldría, fíjate qué título: "El Señor de los Tomates", de nada, de nada, uno que es así, jajajaja)

José Miguel Ridao dijo...

Los de Alájar son exquisitos. Enormes, preciosos, de color sonrosado, el sabor explota en la boca. Eso sí, tienes que encontrar a algún hortelano que te los venda. Yo los he comprado a 1,5€ el Kg.

Un abrazo.

lolo dijo...

Este es un temazo, Aurora. Este semana y la pasada estamos tomando los mejores del verano. Los encuentro en un bajo de esos que tienen los agricultores con cosecha propia. Son feisimos, te gustarian: ) Las hembras aun mas, que casi todas tienen el culo partido, siento decirlo. Los elijo de uno en uno; tienen que estar muy tiesos y segun para que sean el tamano si importa. Luego los pongo en una ventana a la sombra para que se igualen de color, cada uno viene a su aire, eso no importa. Llega un dia que ya, ya hay uno o dos a punto. A veces hasta cuatro a la vez. Y es entonces cuando se abren y se huelen... y a una se quitan las penas.
Si se vive a dos, tambien esta la diatriba esa sobre si deben pelarse los tomates. Como esta es una cuestion que se hereda no hay nada que hacer, cada uno a lo suyo y mejor no discutir.
En fin Aurora, que me gustaria mucho mandarte un kilo, o que digo, una caja entera... pero tambien tengo que decirte que confio mucho en los que vendran en septiembre y octubre.
Hay veces en que hasta los tomates nos dan sorpresas agradables, que no?

El Naranjito dijo...

Hace tiempo, una compañera de clase de mi hija le trajo de su pueblo unos cuantos tomates. Cuando los probamos me comentó que sabian distinto que sabian a otra cosa, simplemente sabían a tomates. Eran del huerto de su padre en Los Palacios, en Sevilla. De verdad buenos tomates los de Los Palacios. Si puedes un día pruébalo y pregunta que veo que te gusta.

Capitán dijo...

Eso hoy en día equivale a la búsqueda de Eldorado, yo ya no compro tomates.

El alegre "opinador" dijo...

La semana pasada, en La Carolina (Jaén), en la lonja de una cooperativa agraria había unos tomates bastante feos, pero que tenían ese olor ácido y penetrante del tomate que sabe... Pero tampoco fueron la perfección.
La búsqueda del tomate que sepa es una obsesión para los que nos gustan las ensaladas y el gazpacho...
Con la porquerías esas de semillas con certificado de la Unión Europea que han obligado a usar a todo el mundo, se van a terminar de cargar la huerta.
Besos.

Juanma dijo...

En busca del tomate perdido...continúa la saga.

En Sevilla tienen fama los del pueblo Los Palacios. Yo los compro y saben, sí, pero no para tirar cohetes.

Para eso, para tirar cohetes, yo tengo suerte: los tomates de mi vecino en Lora del Río, donde mis padres. Esos sí que revientan de jugo y sabor al darles un bocado con ganas. Los rajo por la mitad (por la parte que sería, digamos, su ecuador. No desde el rabo al culo -sí que suena mal, maile, sí-), sal gorda y padentro.

Suerte y besos, Aurorita mía.

Aurora Pimentel dijo...

Maile, bienvenida a este blog... gracias por leer y comentar. Ay, en mi infancia hacía lo mismo ¡y eso pretendo ahora!

Tengo que ver dónde éstas y te diré dónde puedes encontrarlos ;-) si quieres... (por emails varios que he recibido estoy formado una red de recursos tomateros en internet, el tema interesa )

Aurora Pimentel dijo...

Gracias, Tomae, el pisto de Ana ... será aquí también porque calabacines sí que está acabando de dar el huerto, son como seres mutantes, enormes.

Lo del tomate es curioso, porque de Galicia me trajo mi prima unos estupendos. Cada sitio tiene los suyos, que si son de huerto, y si tienes la suerte de que la semilla no sea una estándar o de las malas... pueden darte muchas alegrías.

Ayer tomé el primero de los nuestros: se me saltaban las lágrimas... Han salido estupendos.

Aurora Pimentel dijo...

Fernando, nosotros tenemos enfermos a las olmas y otro par de árboles de los frutales, no sé qué hacer. Los tomates van saliendo, y los calabacines. Que conste en acta que yo he tomado muy buen tomate en varios restaurantes en Sevilla, otra cosa es lo que haya en los supermercados.

Aurora Pimentel dijo...

Apunto los datos, Friar, que hay que ver que hasta los monjes que van por libre se apunten a la base de datos de información sobre el tomate ;-)!!!

También hay buenísimos en el valle del Tietar, en Gredos, no recuerdo, Pepa, del Qüenco de Pepa, amiga, cocinera y mujer sabia... los cultiva ella misma es su terreno y luego los sirve "sin ná" en su restaurante en Maddid

Aurora Pimentel dijo...

Lolo, es que no tengo palabras. Me ha encantado lo que cuentas. Quedamos en que tu información se incorporar a la TDBRN (tomato database resources network ;-)

Lo de pelarlos hay escuelas... (y mas tiempo o menos )

Aurora Pimentel dijo...

Naranjito, tomo nota, no se me va a olvidar. Hay que tener amigos con huerto, no con yate, que es una horterada...

Aurora Pimentel dijo...

JM. perdona, que me lío... y te había saltado...

Es que Alájar debe ser "casi" perfecto, lo dijo en serio ¿eh?, donde esté un pueblo y su campo que se quite todo... A 1.5 me los vendieron en Herrera y Tudela y me los pesaron con ese peso de mano ...

Yo sé que algún día conoceré Alájar, fíjate lo que te digo.

Aurora Pimentel dijo...

Capitán, no tires la toalla, por favor, no puede ser que en este tipo de causas nos demos por vencidos. Menos Vd, mi señor... Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Alegre Opinador, no sabía lo de las semillas, ahora ya caigo... claro, eso debe de ser---

Hay un movimiento que se llama "·Soberanía alimentaria" sobre el que he leído, algunas cosas me parecen interesantes, otras imposibles...

Sí, quizás la variedad y la diversidad, y el poder comer "lo que se cultiva cerca" y que se mantena ese cultivo cerca sea clave... aunque claro, no podemos sólo comer de lo que tenemos cerca... Es complicado..

Aurora Pimentel dijo...

Juanma, tomo nota, y eso quiero yo: poder abrir un tomate, echarle sal... y pa dentro, que ni aceite necesito...

Otro día de aceites, no he visto cosa que más me guste, en ayunas lo tomo, en tostada... y áspero ya te mueres, ese aceite que rasca la garganta...

annemarie dijo...

Con las primeras aceitunas, agrias y con mucha sal... "Nuestros" tomates, o lo que sea, tienen siempre un sabor especialísimo... :)) Sabes que hay ahora un jabon líquido para fanaticos del oficio de jardinero, con olor a rama del tomate? Ya sé que es difícil de creer, pero es super agradable, de verdad. :))

Miguel Baquero dijo...

Me parece a mí que te has enfrascado en una búsqueda que ríete tú de la del Santo Grial

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Suerte con la búsqueda, Aurora, y tomo nota.
Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Annemarie, el mundo del tomate lo que da de sí. A mí me gustan las velas que tienen olor a tomate. Nos vemos, espero, pronto...

Miguel, pero es que además no tengo caballo ni soy caballero, y me va a costar... Ay, no, que tengo buenos amigos y con esos sobra el resto: me acaba de escribir una amiga y me ha dicho que el buen tomate no es de regadio, sino de secano... y que me tengo que ir al sur (ella es andaluza, naturalmente).

JM, lo feo en la verdura a veces no significa que no sea bueno y al revés. ¿Esos cuadros, esa Quequi... y la visita pendiente? Un abrazo muy fuerte

annemarie dijo...

Síìíí, nos vemos... just say when! :)) Besos!

Sombras Chinescas dijo...

La memoria es cualquier cosa, salvo fidedigna, y es muy probable que no encuentres ningún tomate con ese sabor que recuerdas.

Saludos.