Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

domingo, 12 de abril de 2009

Cuerpo y resurección 1)



"Una de las mujeres que mejor ha entendido lo que es el cuerpo es la Madre Teresa".

Lo dijo el párroco de San Jorge una tarde de esas en las que te duermes en misa y, de repente, te despiertas, plaf. Joé, me tuvo y me tiene la frasecita de marras pensando todavía.

Me encanta el cuerpo en general. Y en particular los de la gente que quiero o que me gusta. Puede que sea religiosa, pero no soy nada espiritual. Tampoco creo ser platónica, ni en amores ni en nada, que me perdonen los partidarios o entendidos en Platón, seguro que me equivoco en el término o en el concepto, espero que me corrijan con cariño como siempre lo hacen los que saben y tienen paciencia.

Me encanta ver y mirar, oír y escuchar, tocar, oler y, desde luego, gustar. Comer y cocinar para otros, con otros también, es un gran placer, siempre lo es. O sea, espiritual nada de nada. En todo caso re-ligar, tratar de unir lo que está roto, eso sí.

No tengo un cuerpo y creo que los demás tampoco tienen un cuerpo. Son, somos, cuerpo. Y alma. Todos. Y nada va por separado sino junto.

Ves a gente hecha polvo y lo primero que te preguntas es si comen bien. Muchas personas simplemente comen de pena y duermen peor. Y así no se puede vivir, se malvive.

Un alma triste, en pena, suele ser un alma mal alimentada y peor dormida a menudo. Y posiblemente no la acarician hace tiempo, eso también.

Dicen que vivimos en una civilización de culto al cuerpo pero no me lo creo. Ni de broma, no.

Pienso que hay una cosa estilizada hoy a la que llamamos cuerpo, que lo dibujamos como tal, medidas perfectas, tía estupenda o tío armario, juventud para siempre. "Por ti no pasan los años". "Hay que ver cómo te conservas". Etc. Por Dios, yo no quiero conservarme, yo quiero vivir.

Ingenuidad no de niños, sería precioso. Es otra cosa como perversa y muy triste a menudo, entre Frankestein y Drácula. Y mujeres y hombres aspiramos a eso. Y nos machacamos por ello, se pierde mucho tiempo a veces y, lo peor, se pasa a veces fatal en una lucha contrareloj y contra natura sin sentido y sin gracia. Y eso no puede ser. Aquí no hemos venido a sufrir, otra cosa es que nos caiga porque no hay más remedio, pero no hay que hacer esfuerzos suplementarios, digo yo, el sufrimiento va a venir sin buscarlo.

Tengo la peregrina idea de que para lucir habría que disfrutar, divertirse y sufrir lo menos posible, a ser posible nada. Eso creo que tendría que ser la cosmética, vestirse y ponerse mona, por lo menos para mí: ilusión de gustar y gustarse, risas como las que teníamos a los 14 años y nos pusimos tacón por primera vez, sala de damas, pero no seriedad ni gravedad, así la coquetería se hace lo que nunca debe ser, un rollo macabeo, así se le quita su encanto.

Riete tú de la ley mosaica ante todos los mandamientos de cómo debe ser hoy una mujer físicamente hablando, joé con las especificaciones hasta el milímetro, qué pereza, por Dios.

Y creo ver más. Esa normativa exhaustiva que cubre hasta el más mínimo de los rincones femeninos no es cosa de tíos, que van más a bulto (con todos mis respetos, como los toros), es de quienes se quedan prendidos en la envoltura porque no pueden ir adentro. No pueden, no sé cómo decir esto.

Y por contagio pienso que algunos hombres acaban siendo un poco así. Al corazón y al tacto no les gustamos de verdad. No, es otra cosa, por mucho que se diga. O mejor dicho, precisamente por todo lo que se dice, por la imaginaria visual cursi hasta decir basta, y hasta por las palabras, lo que hoy hay es otra cosa, no un hombre al que realmente le guste una mujer, ni siquiera las mujeres. No hablo ya de querer, son palabras mayores aunque hoy no signifique nada de tanto como se usa. Simplemente gustar, creo que se está perdiendo la afición y está siendo sustituida por otra cosa como más narcisista, mas egocéntrica y, en general, bastante menos interesante.

Quien ha trabajado en moda lo sabe "A mí me gustan las mujeres castradas", me lo dijo, literalmente, un conocido diseñador cuando trabajé con él. Entonces comencé a comprender qué pasaba. Cursis siempre hubo, pero hoy vivimos el imperio de los cursis, como una era histórica es esto y así nos conocerán: "de 1968 a XXX se vivió el imperio cursi en occidente que duró... "

De tan cerca que se tiene a veces el cuerpo no se ve.

Eso es la pornografía y eso son otras muchas cosas.

Para ver y tocar de verdad, hasta para oler, hace falta cierta distancia. Es como si el cuerpo de Mónica Belluci lo miras al microscopio, así no lo ves, borrico, echate para atrás un poco, no te pongas tan cerca que la pierdes. Y Monica, sólo carne, no es Mónica. Por eso las fotos de tías sin cara no son para hombres que les gusten las mujeres, les gusta la carne colgadita, pero no las tías. Podría ser cualquiera y acaban siendo cualquiera, da igual.

Y ocurre con lo que no es la Belluci, ocurre en la vida digamos que "real".

Que conste que la Belluci es de este mundo, y por eso algunas personas creen en Dios que se sirve de la Belluci, faltaría más. No todo va a ser el Padre Pateras, las cinco vías o el entre pucheros anda el Señor. O la Macarena y la Semana Santa en Sevilla. Aunque todo sea muy bueno, claro.

En la Belluci vemos también a Dios, la encarnación y esperemos que la resurección. Mónica es más bien como una insinuación teológica, más bien divina, que no una vía. Y no sé yo porqué una insinuación va a ser peor que una vía, toda razón y lógica. A veces Dios se insinua, porque no es hombre, aclaro, Dios no es hombre (tampoco mujer, espero que se me entienda y no me manden a la hoguera) con lo cual puede utilizar la insinuación aún a riesgo de que no le entiendan.

Una insinuación, una sonrisa de Dios. "Hala, guapos, creed en mi que he hecho a la Belluci y esa no sale por biología, ni evolución ni nada, aunque yo me sirva de todo". De todo.

PS: La canción que canta Springsteen es una tradicional de Gospel. Noche clara y preciosa hoy, vengo de misa, uf, menos mal que resucitó, no lo tenía claro, pero al final acaba bien. Para todos.

17 comentarios:

Toi dijo...

es verdad, aleluya, porque, como cada año, para nuestro consuelo, para nuestra salvación, resucitó.
Buona Pasqua.

Máster en Nubes dijo...

buona pasqua, pues eso, para todos la historia acaba bien ;-)

un abrazo, guapetón

Aurora

Suso dijo...

Por algunas de las opiniones que has escrito hoy ,hace unos cuantos siglos, te hubiesen llevado a la hoguera.Mira tú que por mucho menos, decir que le Tierra era redonda, al tío le fue por un pelo;)

Lo de la resurrección de la carne a mi es una de las cosas que más me cuesta creer, ya no digo entender, porque para entender eso-sólo pensar el follón que será eso- me pone los pelos como escarpias, incluso los de los brazos.

Lo del imperio de lo cursi está muy bien visto: hoy en el Barullo se cita un ejemplo de cursilería olímpica.

pepa dijo...

Así es hedbanna: cursis, hastiados, hartos.......

Todo para el hombre, pero sin el hombre .......

Cultura de distancia, deshumanizada, profiláctica en lo más humano y cercano.

En fin.

Y de acuerdo: M.B. es toda la Creación en sí misma.....

Con Dios

Suso Ares Fondevila dijo...

Aurora, ¡hoy eres más aurora que nunca, boreal, meridional, oriental y occidental! ¡Un tierno y muy emocionado Aleluya!

Máster en Nubes dijo...

Suso, feliz Pascua siempre. No hay que hacer realmente nada, todo lo ha hecho ya el Resucitado ;-), qué descanso ¿no?

Lo de la resurección del cuerpo es de las cosas más dífíciles de "aceptar", para mi también. Pero es muy esperanzadora, yo es que sin cuerpo no voy a ningún lado, ;-), mañana más.

Me has recordado a mi padre que decía que por favor le enterrásemos en un cementerio chiquito, que sólo pensar en la resurección y saliendo 300.000 tipos de la Almudena le daba como agobio. Está en el cementerio de Pozuelo y lo transladaremos a Boecillo en breve, con mi hermana y la familia de mi madre.

Máster en Nubes dijo...

Ay, Pepa, ya sabes que yo también tengo mis ramalazos cursis... pero te tengo a ti para que me frenes.

Te llamé pero no estabas, feliz Pascua y get ready for Dublin (o sea, que te prepares para Dublín, en todos los sentidos ;-)

Feliz Pascua

Aurora

Máster en Nubes dijo...

Suso, que sepas que me ha ayudado mucho tu diccionario, mañana saco una cosa tuya, eres ¡lo más!

Feliz Pascua florida, yo tengo cordero lechal y patatas de esas doraditas con su romero, tomillo, hierbas varias... pero no lo comeremos con las sandalias calzadas, sino sentados ;-)

Un abrazo

Aurora

Toi dijo...

y a mi que la Belluci no me pareció para tanto la noche que pasamos juntos...

Soy más de cotidianidades, de cercanías. Pero es verdad, la Belluci es Dios hablándonos de la perfección. Rindámonos.

Máster en Nubes dijo...

Toi, es que al final esas tan espectaculares se os quedan en ná, mejor las cercanías como dices ;-) o el producto nacional como comenta Javier Sánchez Menéndez...

Pero en cualquier caso hablar de Dios sí que habla, joé, vaya pedazo de señora.

¿Y el libro -los libros-, las fotos, tus cosas? ¿Todo bien? Agotado, asumo... El Driver vino a casa hace unos días a conocer a Ana (la enfermera de León que entra en tu blog, la infatigable lectora y mil cosas más), lo pasamos bien, está un poco currado el pobre...

Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Aurora, ya he llegado a Sevilla.

Tráfico, tráfico y más tráfico.

Y me encuentro con tu maravilla. Sí, maravilla, sabes aunar lo que deseas.

Bueno un honor para la Belluci.

Aunque me gusta todo, me quedo con lo que dices sobre la belleza interior, quien sólo se fije en la espectacularidad de la lechuga, se pierde el cogollo.

Un fuerte abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Hola, Javier, feliz Pascua, yo bajé a Madrid a una comida familiar pero no había ni un alma.

Antes de sentarme a comer el cordero pascual -ñam, ñam- te agradezco que vengas, leas y comentes, y que te guste siempre, me alegra.

El cogollo no es el interior de nadie sólo ;-), es el exterior vestido de interior o con el interior, por el interior, tras él también.

La gente, que yo sepa y afortunadamente, no ve de nadie el hígado ;-), y está fenomenal que así sea, por el hígado no nos quieren ni nos miran...

Es la cosa narcisista de la imagen (poco "productiva" y bastante rollo) o el pasar por el cuerpo tantas veces sin pasar por él lo que me alucina.

Un abrazo siempre y, en cualquier caso, que sepas que soy una pobre mujer que sólo quiere que la quieran. Los habituales de aquí ya lo saben todos, como empiezas tú a serlo te lo digo a ti también.

Asumo que a la Belluci le pasa igual que a mi o a cualquiera: sólo quiere que la quieran. Es como un denominador humano, general y básico ;-)

Luego escribimos, pagamos el IRPF o hacemos lechazo o películas, pero en lo básico estamos todos.

Hasta luego, Lucas

Aurora

pepa dijo...

Resurrecta hedbanna casi-nunca-pastoril ¿cuando me llamaste?

No me enteré, lo siento.....

Caliento motores, estaré ready ya mismo..........

L.A., muy preocupado, pero ready too.

Aquí estoy, a la orden, para lo que haga falta.....................

Con Dios

Sunsi dijo...

Ya me perdonarás, Aurora, pero hoy sí que no te he acabado de pillar. Tus ideas fluyen tan deprisa que se me han hecho una madeja en el cerebro. Volveré a leer el post más despacio. De lo poco que he demadejado:

Eres religiosa, que no espiritual. Lo pienso un rato...que tiene más miga de lo que aparenta. No -platónica... lo que significa que no crees que el cuerpo sea la cárcel del alma. Las cárceles para los presos... Y con la Bellucci es donde me perdí. Que la mujer bella la hizo Dios ¿no? A través de ella o con ella intuimos la Belleza. (una vía tomista;)

No me hagas mucho caso que hoy estoy espesa.

Máster, guapa, eres el vértigo encaranado en la palabra.

Un beso

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por tus palabras Aurora, me siento muy identificado.

Un abrazo.

Máster en Nubes dijo...

Pepa, te llamé por la mañana, ya hablaremos hoy. ¿Preocupado tu santo? ¿Por qué? ¿Por el viaje? Ay, Dios, qué le habrás contado ...

Sunsi, no sé, ni yo sé lo que escribo. Pero de repente es como un fogonazo, y sale. Como sale. En este caso es que me pareció muy bonito hablar de las insinuaciones que no de las vías. No tengo nada en contra de Santo Tomás, de verdad. Pero no estoy muy segura que las vías sean así las que lleven a Dios sí o sí ... y no sé muy bien porque a Dios no nos van a llevar las insinuaciones como la Belluci y otras. O a otro lado que nos lleven que también puede estar bien, se me ocurre. No hay que decirlo todo, ni hay que decirlo todo de una vez, vivan las elipsis, etc. etc. Y las insinuaciones, por Dios. Pero es que soy mujer y no soy filósofa y no necesito decirlo todo ;-) ni claro.

Javier, me alegro de que te sientas identificado ;-) y desde luego que a ti, y eres hombre, jóe, vaya mérito, con las insinuaciones (divinas, bellucianas, digo) seguro que te sobra. Un abrazo.

Sunsi dijo...

Aurora... lo de las vías no te lo he escrito porque crea que son necesarias. Sólo lo he mencionado porque realmente un cuerpo bello es lo más similar a la Belleza. Tampoco yo soy filósofa. Una aprendiz solamente... aprendiz de todo y de todos vosotros.

Gracias siempre por escribir.

Un beso