Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

domingo, 23 de noviembre de 2008

"La mujer", ese tema. 3) No es sólo machismo


Manipuladoras, manipuladores. No es cuestión de sexo, sino de personas que hacen palanca por donde pueden, que les gusta que el mundo gire a su alrededor y se aprovechan de las fortalezas o debilidades propias o las de los demás. De ambas.

Creo por eso que más que "violencia machista" hay que diferenciar entre un tío que es machista de cabeza y/o acción, de un hombre que es un maltratador, sea machista o no. Puede ser que detrás de un maltratador no haya un machista siempre.

No es lo mismo ser machista que ser un maltratador. No todo hombre es machista. No todo machista es un maltratador. No todo maltratador lo es por ser machista. Recordar estas simples ecuaciones no está de más: hay tal psicosis con el tema que acabamos confundiendo las churras con las merinas.

Pienso que no se atina con la prevención ni con la solución al grave problema de los malos tratos entre otras razones por un tema de enfoque y del discurso que subyace en muchos casos a todo esto.

El machista por convicción suele ser un hombre limitado en inteligencia: inteligencia práctica, emocional, social, las importantes. Hace falta ser muy tonto para pensar que los hombres son mejores (también para pensar que las mujeres lo son, otra estupidez más).

Creo sin embargo que habitualmente por convicción hay menos hombres machistas de lo que parece. No es machismo, es otra cosa.

A nivel doméstico lo que pasa es que es más cómodo en la vida diaria dejar que otros hagan determinados trabajos: o sea, hay mucho supuesto machista que simplemente es un vago y tiene morro, prefiere no saber ni aprender de logística doméstica, o le ha pillado mayor, también pasa.

Creo que en el ámbito público mucho falso machista es un trepa y quiere subir en la empresa y si puedes pisar a una tía la pisa, pero también pisaría un tío, no es cuestión de sexo. O un cara: si puede no subirte el sueldo, no lo hará.

O sea, creo que más que machistas fetén, lo que hay es listillos, caraduras.

Y luego creo que hay otro tipo, que puede o no creer en la inferioridad de la mujer, pero en lo que sí cree en su superioridad como individuo.

Como mujeres: en lo que creen es en su superioridad como personas.

Estos individuos (ellos y ellas) se suelen cebar en quienes pueden. Fuera o dentro de su casa. Y como ocurre que fuera a veces es más complicado, pues es dentro de casa, donde por razones diversas tenemos otros pactos, costumbres, otra manera de relacionarnos: estamos menos protegidos todos, mas desvalidos.

Estos individuos -hombres y mujeres- buscan a personas que, por lo que sea, tienen un perfil determinado, el adecuado para que ellos puedan ejercer su poder, su manipulación.

Un maltratador hombre así busca a una mujer que no tenga autoestima (o sea fácil de minar), a veces que le vea a él como un salvador (es posible que económico, pero sobre todo emocional), un rescatador, que le sea dependiente de algún modo.

Algunas mujeres son el caldo ideal de este tipo de hombres por razones diversas: por educación o trayectoria creen que sin un hombre no eres nadie; es posible que quieran salir de casa de sus padres o de una relación anterior o de la soledad; y hasta puede ser que, siendo una tía supuestamente independiente, que se gana la vida, tiene amigos y tal, se quede fascinada con el tipo, se enganche. Pasa. Los canallas tienen buena prensa, parecen más divertidos, etc.

El tipo la puede zurrar, pero antes ha desarrollado todo un maltrato psicológico para dejarla sin agarraderas. A veces sólo se queda en eso: una mujer atemorizada de algún modo, sometida, no la han pegado pero le aguanta al sujeto carros y carretas.

En el caso de las mujeres manipuladoras, no maltratadoras físicas, porque nos es difícil darle a un tío una bofetada -en general, habrá excepciones-, la cosa corre por otro lado.

Hay mujeres que han sido educadas en que la manipulación es "el modo" de relacionarse con los tíos. Otras lo han aprendido: con leer el "Hola" basta, las revistas femeninas también aleccionan al respecto.

Algunos hombres a veces son más inocentes que un cubo. No tontos, inocentes. No hay nada como una dama en apuros, hacerse la víctima. Porque quedan caballeros que van, tachan tachán, donde piensa que se les necesita: es humano, pero es un truco elemental. O caen en la trampa de la adulación "Qué listo, qué guapo, qué divertido, qué simpatíco eres", otra cosa de libro, de manual de infantil. Hay otras manipulaciones tan básicas y antiguas que no hace falta ni mencionarlas.

Hay mujeres que despluman a un tipo por etapas o de una vez, económicamente pero también emocionalmente, se quedan con la casa y los niños, y encima van de pobres. Hay tipas de 4 horas de gimnasio y estética diarias que se permiten criticar en público a quien las mantiene en ese tren de vida. Hay mujeres eternamente quejosas, nunca están contentas, dan mandobles a diestro y siniestro: señal de su profunda insatisfacción interior vital. Hacen la vida imposible a quien tienen más cerca, practican la ley del embudo y alegan ser víctimas para salirse con la suya siempre.

En fin, hay muchas manipuladoras, muchos manipuladores, cada uno hace palanca por dónde puede.

Pero detrás de ellos algunas veces no hay machismo, hay un simple ególatra, a veces con algunas patologías o problemas adicionales (alcholismo, que hay mucho).

Y detrás de las manipuladoras hay también mucha pobre de verdad: no tienen ni idea de lo que es querer y que te quieran con y en libertad, posiblemente no han conocido otra cosa que la manipulación.
Mientras tanto las víctimas de malos tratos, las reales, están desprotegidas en muchos casos.

8 comentarios:

José María dijo...

Me está encantando tu desarrollo del tema. Coincido mucho con lo que dices ahora. En la mayor parte de casos, el tío que pega a su novia o esposa, más que machista, es un cafre. Hay mucho cafre suelto. El cafre se caracteriza por no dar las gracias, tratar con desprecio a los demás, dar órdenes sin motivo, insultar al vecino, creerse el más listo... El cafre no cede el asiento, ni escucha. En España el porcentaje de cafres es alto, porque hay mucho gallito, mucho "tío listo".
Tampoco pretendo hacer una tesis al respecto, pero me llama la atención la forma de manipular el lenguaje de los políticos. En pocos años hemos pasado de la "violencia doméstica" a la "violencia de género" y ahora "violencia machista". Antes lo llamaban "crimen pasional" y se quedaban tan anchos. Quizá eran más sinceros que ahora.

Hay mujeres manipuladoras y hombres manipuladores. Aunque me da la impresión de que las mujeres alcanzan un desarrollo más elaborado de la manipulación, porque conocen mejor la psicología y la intuición humana, y sobre todo la soberbia masculina. Las mujeres tienden a desconcentrarse menos con los halagos que los hombres.
A una mujer le dices: "Estás muy guapa, qué cutis tan cuidado tienes". Y la mujer, por lo general, responde: "¡Qué va, qué va, lo que pasa es que me ha dado un poco el sol".
En cambio a un hombre le dices: "¡Qué listo eres, qué fuertote estás!". Y el hombre, embobao y con la boca hecha saliva, responde: "Sí, claro, he estudiado mucho en la universidad, he ido mucho al gimnasio".

Asier dijo...

Muy correctas las apreciaciones,ende mi punto de vista.
Te lo dice un ex-manipulador que se cayo del caballo y paso mucha verguenza propia.
Lo jodido es que esa postura se debia a carencias emocionales propias que desembocaban en miedos. Tampoco me hizo falta soltar ninguna bofetada (hasta ahi no llego) para ser un perfecto mierda.

Por suerte, la catarsis paso, fui perdonado con el tiempo y todo lo demas. Pero la verguenza no me la quita ni mi padre.

Un saludo

Anónimo dijo...

Mucho más desarrollado, José María. El colmillo es una especialidad que la mujer ejerce como nadie. Anque no sean manipuladoras. Saben dónde y cómo hacer daño. En esto juegan con una ventaja: son mucho más complejas , incluso hormonalmente, que los hombres.

A mí me da infinitamente más miedo una mujer dolida y vengativa que un hombre con las mismas.

Máster en Nubes dijo...

Lo del gallito o tío listo es casi una especie nacional, así es José María. No estoy tan de acuerdo en eso del refinamiento feminino a la hora de la manipulación, pienso más bien que va en carácteres: hay mujeres frías capaces de eso y hay más pasionales incapaces de ello.

Asier, bienvenido!. Jo, me he quedado alucinada con alguien que reconoce una cosa de este tipo. Gracias por tu sinceridad y por intervenir, por supuesto.

pepa dijo...

MANIPULACION:

Acción y efecto de MANIPULAR, es decir, la intercención hábil y artera en el entorno personal, familiar, profesional, afectivo .... con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.

No es, pues, una cuestión de sexo, sino una forma patológica de entender las relaciones afectivas.


VIOLENCIA:

Acción contra un modo natural de proceder, realizada por quien está fuera de un estado normal.

Otra forma patológica de relacionarse con el entorno que no tiene que ver con el sexo.

MACHISMO:

Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.

Sí tiene que ver con el sexo.

Manipulación/violencia/machismo no son, en absoluto, términos equivalentes, ni responden a las mismas causas ni sugieren el mismo patrón de conducta.

Del MACHISMO se cura educación.

La VIOLENCIA machista, generalmente, se puede curar, también, mediante la educación, la cultura, la formación.

La MANIPULACION machista o no es mucho más compleja y responde a un rol asumido bien por educación y efecto del entorno (más fácil) o bien, por convicción (mucho más difícil) pues se asume como una forma de vida, beneficiosa en muchos aspectos.

MANIPULACIONES DE LIBRO:

* La mujer tonta y facilona.

* La mujer tonta, facilona, frívola y víctima (ojo, peligro)

* La política.

* Los colectivos de hombres, mujeres, gays o cualquier otra que se os ocurra.

* La publicidad.

De la Ley de violencia, si máster da "chance", otro día.

Atentamente.

* El hombre triunfador y poderoso (ojo, peligro)

Maripaz Brugos dijo...

Jo, Master, que tema mas intesesante has tocado y que riqueza de argumenos...

Me han encantado las entradas y los comentarios

Estoy de acuerdo con que no se puede generalizar ni seguir unas pautas preestablecidas a la hora de opinar del tema

Cada caso, tiene algo peculiar, dejando a un lado si se es hombre o mujer ...

Juzgamos, como son los hombres y mujeres con datos impresos en nuestra propia cultura y de tiempos pasados ...Por eso es tan dificil renovar las ideas

En definitiva, yo tambien pienso que en el fondo de todo, esta la propia condicion humana y lo que eso conlleva

Máster en Nubes dijo...

Joe, Pepa, un 10, por qué no escribes aquí y te hago un hueco como Sunsi a Driver? Cuando quieras tienes casa aquí... Te emplazo para lo de la ley, de verdad.

Tienes razón, se me han escapado muchos matices y no he estado certera en mi análisis...

Sí hay machismo, pero creo honradamente que hay machistas más por eso de aplastar a otra y hacer su santa volunta que porque crean en general que las mujeres somos menos, era mi idea.

Quería decir que es la propia condición humana la que imprime esa huella de querer machacar al otro, ese otro unas veces es una mujer, es de otro sexo, y otras veces simplemente es el que tienes al lado, independientemente de su sexo.

Paz, muchas gracias por venir, siempre me da gusto que comentes...

Máster en Nubes dijo...

Y un 10 para el tema de COLECTIVOS... Lo mencionó también Toi el otro día en Suso y estoy de acuerdo... buen tema para otra entrada...