Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 28 de noviembre de 2008

You can't scare me, I have children. 1) JP, el ideólogo


Bordada estaba esta advertencia en un almohadon que he visto en una almoneda. He dicho que me lo reserven, lo voy a poner en casa.

"No puedes asustarme, tengo niños". Qué gran verdad.

El domingo pasado tuve en casa a 15 personas. Nueve adultos, seis niños.

Venía mi prima Asun con su hijo Serguei, ruso de nacimiento, seis años. Rubio y peligroso. Nunca des la espalda a Serguei.

Venía tambien Candela, maternal, 11 años, siempre cuidando a los más pequeños, es igual que su abuela Modesta. Lo siento, Concha, ha salido a la familia de su padre: son pacíficos y no discuten.

Sabiendo que los niños como se lo pasan mejor es con más niños, invité a Eva y a Carlos y a sus cuatro hijos: Regina (9), Miguel (7), Pilu (4) y Juan Pablo (10 meses).

El día fue memorable.

Tenía cocido preparado, pero como yo una vez que me sacan de cocinar para 6 ya no calculo -no tengo sentido de la medida ni sé trabajar a escala- hice para 32. Y encima me trajeron postres y aperitivos varios: he tenido para toda la semana.

Mi prima Concha y Asun estuvieron al quite, fregando, recogiendo, limpiando. Tinchu, Miriam y Ana vinieron también, botellas de vino a discreción (gracias, Tinchu) y un cuadro pintado por Ana que he colocado en lugar preferente. Guitar o la Navy controlaba todo, capitan Hadock a quien tanto quiero.

Niños. Joer con los niños. Qué alegría que meten.

Nosotros estábamos en casa, ellos en el jardín, comieron antes. Era el trato, así luego nosotros tranquilitos.

Yo creo que Juan Pablo, JP en adelante, fue el ideólogo de todo. Estoy segura.

Así desde la sillita iba dirigiendo la operación "casita de madera - be destroyed".

Suele pasar. Los que parecen más inofensivos son los peores, son los capos, el hombre en la sombra. Y ellos se van de rositas. JP, no te hagas el tonto, sé que fuiste tú.

Tengo una casa de madera con camitas, cocinita y más cosas en el jardín. Era de las 3 niñas que vivían antes. La dueña me la dejó. Y es, con Olimpia, la gran atracción de mi casa.

Por cierto, los niños de Eva y Carlos tenían pavor de la perra. La saqué poco a poco y en una hora Miguel la paseaba orgulloso. Regina ya podía con ella. Y la única que necesita un poco más de tiempo es Pilu. Con JP no problem: a Oli le gustan los potitos y JP le cedía su parte encantado.

Salimos a dar una vuelta después de comer, volvimos a casa, les había dicho a todos que las 6 los echaba. Soy así de borde, pero sobre todo es que tenía que trabajar (por vaga no había hecho antes lo que tenía que hacer).

A las 6.30 me quedé sola en casa. La casita de muñecas con 3 tablones despegados, un banquito de la puerta también roto. Miriam me ayudará a arreglarlo. Para eso están las cosas, para que se rompan y se vuelvan a arreglar.

A las 6.30 estaba yo diciéndome "qué a gusto estoy sola", la verdad. Es la verdad.

"Yo, mi casa, mi perra, mi blog, mi trabajo, mis libros, mi, mi, mi, mi"...

Uf.

A las 8.30 ya les estaba echando de menos: quien me entienda que me compre.

Estoy deseando que vengan otra vez. De verdad.

Pero por favor, Eva, Carlos, JP controlado, que luego organiza este tipo de cosas: es como el Padrino.

Y traeros a Maru, que me río mucho con las embarazadas. Y encima tiene niños.

11 comentarios:

ana dijo...

Sí... esos niños que tienen carita de buenos son para echarse a temblar... tengo una... y un sobrino... y juntos... SON UN PELIGRO CON SUS CARITAS ANGELICALES!!!!


QUE HAY FOLLÓN... ALLÍ ESTÁN... EN MEDIO DEL COTARRO LOS DOS... CUAL ANGELITOS.

... y cómo se les echa de menos cuando no están...

cordobés dijo...

Master, cuando quieras te envío a mis tres ahijados y mi sobrina pequeña. A saber:
- Luis (13 años) sería capaz de desmontar y montar la casita antes de que te dieras cuenta.
- Rafa (12 años) discutiría con el anterior por la forma de hacerlo e intentaría que se hiciera a su modo.
- Ana (9 años) ayudaría en el desmontaje/montaje sin dudarlo y organizaría el interior.
- Marta (6 años), la más peligrosa y caradura, desmontaría la casa, esperaría a que estuviera montada sin hacer nada, discutiría con su hermana por la organización interior (haciéndolo a su manera) y a la hora de recoger se escaquearía con cualquier escusa (la que más le gusta es decir que le duele la espalda (¡con 6 años!).

En fin, niños alegres y divertidos con los que batallar.

Sunsi dijo...

Máster...dosifícate... lo digo por el tema niños.

Yo no tengo tanto "morro" como tú. Me siento incapaz de echar a nadie. Y las comidas se alargan y se empalma con la cena, que siempre hay pizzas para un por si acaso.

Y a las tantas y monas... todo patas arriba y con un cansancio que pa qué.

Observo las fotos y tomo nota de una cosa. No pones mantel. Bien. Copio la idea. Una cosa menos que lavar. Y el suelo, hija, es una delicia. El tono este que tanto me gusta. ¡EN CASA ES DE COLOR BLANCOOOO! Muy Mediterráneo, dicen. Pero se cae un pelito y no pasa desapercibido.Y al final del día-reunión con familia-niños, donde más se nota es en el suelo, lleno de churretes, chocolate derretido...

Una casa grande, para acoger... ¡fantástico! Me huelo que vas a tener cola todos los fines de semana.

Un beso, guapa

Rocío Arana dijo...

`qué crónica tan buena. Y yo, a mis 30 años, he sentido envidia de la casita de madera...

Máster en Nubes dijo...

Cordobés, te creo, lo malo es que te creo.

Sunsi, soy peor persona que tú, y como lo saben ya pues me entienden. Una perra negra deja pelo negro por todas partes: era fundamental tener una casa que si está sucia... se nota poco.

Rocío: ¡eres mi héroe de la cosmética y de la poesía! Vaya blog bonito que tienes. No me atrevo a plantearte mis dudas de cosmética porque me quedé en los 3 pasos de Clinque, aunque amo el suero, pero es caro. Chicos, os presento a Rocío Arana, Adaldrida, echad un vistazo a su blog y DISFRUTAD. Una poeta impresionante... Bienvenida a esta casa... a la de muñecas y general.

pepa dijo...

Yo tengo tres (22, 20 y 18) los quiero mucho, pero, durante cierto tiempo me cayeron mal, muy mal.

Algunas perlas: José, el mayor, barnizó a su hermano Luis, literalmente.

Luis tenía mucho interés en conocer el interior de la lavadora y del congelador.

La única "potable" era Carmina, o eso creía yo, pues me han contado hace nada que la instigadora de las maldades era ella.

Ahora que se han ido (Luis a Londres y Carmina a BCN) tengo perros.....

ana dijo...

Pepa... gracias por la sonrisa que me has sacado...

... a mi a veces también me cae muy mal el bichito, y creo que no me van a quedar ganas... ni de perro.

Saludos.

Máster en Nubes dijo...

Venga, Pepa, que se nota que los echas de menos muchísimo, no te hagas la dura...
Ana, nieva que no te puedes ni imaginar...

cordobés dijo...

Nieve, que suerte, aquí solo hace frío, y no tenemos costumbre.

ana dijo...

Nieve?... suerte?...

ainssss... Cordobés... te cambio la ciudad este diciembre, enero y febrero... ¿vale?...

vivo en León...

Maripaz Brugos dijo...

Jo, Master,que maravilla...

Me encantan estas reuniones, si hay niños mucho mas...

La casita me parece una "pocholada"

La perra, se la ve feliz ...

Un saludo y cuidate