Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Márai y septiembre


Acabo el diario de Márai esta mañana antes del riego y de irme a Urueña. Empecé por el último, el correspondiente a 1984-1989. La edición de Salamandra reproduce la última anotación a mano, antes de suicidarse.

Lucidez, emoción  y una tristeza profunda, desconsuelo. La feroz vejez, la fragilidad y la consciencia. También la conciencia. Su mujer, L., casi ciega y muy enferma, los cuidados que requiere, luego su muerte. Y más muerte.

Todo es muerte y una cabeza espléndida. También amor. Al final solo se alimenta de la lectura de los diarios de su mujer. Y de esos sueños o no sueños donde ella le habla y le cuenta desde el otro lado. Mucha soledad y una desesperanza completa. 

Acaba el verano y empieza el otoño. La Virgen de la Merced el próximo sábado. En éste luce el sol y hace bueno. Se fueron mis tíos y les echo de menos. Tengo un pulgón que amenaza las adelfas. Disciplina en el jardín, fijar y seguir una rutina de tareas. Lo mismo al escribir. Siempre el doble de lectura que de escritura, propósito para siempre.

Hay una familia de lo que creo que son currucas viviendo entre la casa de mis tíos, la de mi prima y la nuestra. Pero las moscas se ponen insoportables en septiembre. Se pegan a la pantalla del ordenador en cuanto pueden. 

6 comentarios:

José Luis Ríos Gabás dijo...

Estoy bastante seguro de que el otoño traerá cosas buenas. Es un deseo, más que nada. La naturaleza sigue, a pesar de nuestros intentos por cambiarlo, marcando el principio y el fin de las estaciones, al menos por ahora.

Saludos

Aurora Pimentel Igea dijo...

Vaya Camino que has hecho, ¡pedazo de fotos! Intentaré seguir tu optimismo o esperanza, pero lo cierto es que si miras lo que está cayendo el bajón es casi inevitable.

polita dijo...

Hola parienta!!! Es fácil imaginar el alimentarse sólo de la lectura...

Con respecto al pulgón nosotros luchamos contra él diluyendo ceniza (de tabaco) en agua y pulverizando las plantas. Muy efectivo...y barato.

Besotes!!!

Aurora Pimentel Igea dijo...

Muchísimas gracias, voy a intentar lo que me dices. Oye, ¿nos veremos, parienta? Aquí me tienes... o me acerco yo, lo que queráis tú y tu santo.

polita dijo...

Nosotros ya estamos aquí. Una tarde podemos pasarnos por Boecilllo ¿verdad? Así Selluca conoce a su prima y yo a la mía.

Besotes!!!

Aurora Pimentel Igea dijo...

cuando queráis, mi correo está en el perfil, el tuyo no lo encuentro en tu blog por más que lo intento.
masterennubes@gmail.com