Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La deuda (La verdad cicatrizada)

Fuimos a ver “La deuda” que se estrenó la pasada semana en España. Trata sobre una misión del Mosad en los años sesenta, tres jóvenes de menos de treinta años que entran en Berlín Oriental para llevarse a quien sospechan que fue médico, un nombre nada adecuado, más bien un carnicero que hizo barbaridades en un campo de concentración nazi. Y hasta aquí puede contarse. Treinta y tantos años más tarde alguien muy allegado escribe un libro sobre aquellos héroes, una mujer y dos hombres. El libro se presenta en sociedad y los tres vuelven a encontrarse. Y ocurre algo que no estaba previsto. De nuevo hasta aquí puede contarse.

“La deuda” trata sobre la justicia y la verdad, no sobre la venganza, y sobre el espanto que nos causa un ser humano que a veces preferiríamos llamarle loco y no solo malvado. Aborda la vulnerabilidad y el valor, dos cualidades complementarias. Sin sentir miedo al sabernos vulnerables la valentía sería temeridad, no coraje. Tiene más carne esta película que la de un thriller. Hay una historia de amor, otra de lealtades y traiciones, y otra, me parece que la más importante, sobre personas a quienes les resulta difícil vivir consigo mismas si no son honradas.

“La deuda” es una película brillante con un guión que te mantiene pegada al asiento, incluyendo dos giros de la historia que vuelven a enredarte cuando ya crees que se ha resuelto la trama. Tiene una fotografía espléndida y muy cuidada y una interpretación excelente, con Helen Mirren a la cabeza, seguida de un buenísimo reparto, los tres actores jóvenes medidos y exactos en las emociones.

Vale la pena este thriller donde la verdad es como la cicatriz que una mujer ha llevado en la cara durante muchos años y que de nuevo se abre.

6 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Pues bno me digas más. Entre que me encanta Hellen Mirren y que la recomiendas tú...

Jaimemarlow dijo...

Apuntada queda.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Cómo es la señora Mirren, Miguel... ¿te acuerdas en La Reina? La clavaba...

Jaime, pues eso, yo te la dejo... pero con vuelta ;-) un abrazo,sigo aquí, nos vemos?

Aurora Pimentel Igea dijo...

Perdona, Jaime, me he liado con la novela anterior, la peli de momento no está más que en cines... Broadway para más señas...

El Naranjito dijo...

Estimada Aurora, despues de un periodo en el que disfruté de unos días de vagancia total (el verano y las vacaciones se disfrutan con los cinco sentidos ¿verdad?) me he puesto al día de tus escritos. Y mira por donde te metes a crítica cinematográfica. Vale, cuenta que la veré, es un tema que siempre me ha gustado desde que mi padre me contó que en un pueblecito de la sierra norte sevillana, vivía un personaje de estos, me refiero a los que perseguia el Mosad. Ya contaré esta historia.
De el tiempo en mi ciudad (sigo cumpliendo mi compromiso meteorológico) no te comento nada. Total, ahora solo tenemos 38º.
Un abrazo.

Aurora Pimentel Igea dijo...

¡Qué alegría tu vagancia y tu regreso, Naranjito! La peli me parece buena. Tanto como crítica de cine no sé. Escribo sobre cine que veo en esta bitácora y desde este verano en Culturamas (al entrar en este blog a tu derecha ;-). Lo del Mosad cuéntalo, para espías ellos, antes que la CIA y el 007. Aquí hace estupendo, todavía te puedes bañar, pero se duerme fresquito.