Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 27 de junio de 2011

Dos de chinos ("Un cuento chino" y "Confucio")

40 grados a la sombra, el gran refugio para la tarde es el cine, allá que vamos.

Primero “Confucio”. Tenía curiosidad. Me interesaba mucho el personaje y en general lo oriental me atrae. Muy buena la fotografía, los paisajes, los interiores, el vestuario, los movimientos de masas. La estética visual es, en definitiva, maravillosa, cuidada. Pero el guión creo que tiene algo de inconstante y la acción y la trama flojean. Al principio promete y luego a mí me parece que deriva. Se me hizo larga la película. Supongo que para aproximarse al personaje podría servir, pero como narración no me llegó, demasiada parafernalia y poca sustancia. Y es una pena por todo el armazón que han levantado.

“Un cuento chino” es en cambio muy recomendable. Ricardo Darín es el protagonista. Reconozco que fuimos atraídos por él y no salimos defraudados. El guión y la dirección es de Sebastián Borenzstein. La historia es original, tiene gracia y melancolía a partes iguales, es humana: un ferretero maniático vive protegido en su pequeño mundo desde que le pasó algo, un chino aparece como por encanto en su vida y acaba por cambiarla. De fondo el mundo burocrático, sorprendente e injusto, tantas veces raro. A veces simplemente el mundo es extraño. Y de perfil una mujer que está enamorada (estupenda Muriel Santa Ana, qué bien mira esta actriz). Gracias, gracias, gracias: me encantan las películas donde el amor se abre de alguna manera paso, una rendijita para la esperanza, la discreción de las vidas mínimas y por eso importantes.

“Un cuento chino” es por eso amable en el mejor sentido de la palabra. Y está muy bien contada. “Confucio” para estar fresquito puede valer. Pero como historia “Un cuento chino” donde sale una vaca.

8 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

¡qué calor, Aurora! pásalo bien en la tertulia.
Besos.

Irene dijo...

Me apetecía ver la de Confucio, más por curiosidad que por otra cosa, a ver si un día de estos voy al cine. Si la cosa va de chinos, te recomiendo "El último bailarín de Mao". No sé si es por mi pasión por la danza, o por lo bello de la historia, pero me pareció una película preciosa.

Un beso

Irene

Sombras Chinescas dijo...

Vi un reportaje largo sobre la película en la 2 (unos 10 minutos) y lo cierto es que tiene muy buena pinta. A ver cuándo logro librarme de Bob Esponja.

Saludos.

Aurora Pimentel Igea dijo...

La calor, JM, qué razón llamarla en femenino, impresionante... Lo pasamos fenomenal, la próxima no puede ser sin gaditanos...

Irene, pues no no vale la pena. A veces los medios estropean la historia como el dinero estropea la decoración de una casa que, más pobre, estaría mejor puesta. La de Mao caerá este verano, me han hablado muy bien. Un abrazo.


JC, a mí me gustó mucho, en general el cine argentino me gusta, el director y guionista fue un descubrimiento. Lo de Bob... ¿no te parece un poco extraño él y antes los Teletubbies esos... ? Son un tanto siniestros los personajes infantiles, prefiero Bambi... un abrazo pasado por el calor madrileño y antes sevillano.

masteatro dijo...

Yo tengo muchas ganas de ver "un cuento chino". Me encanta Darín como actor y me fío de su criterio a la hora de elegir una película en la que trabajar.

Miguel Baquero dijo...

Tomo nota de tu recomendación para estos días que voy a estar de Rodríguz, ojalá todavía aguante en los cines, aunque al paso de las novedades... si no, me lo bajo de la mula

polita dijo...

¡¡¡Cómo me gusta Darín!!! Me la apunto.

Más besotes!!!

lolo dijo...

Ya tenía muchas ganas de ver el cuento chino. Más ahora, caiga la caló que caiga, porque lo dice Aurora.

Y con poco más que eso, me retiraré a mi merecido descanso. A ver si encuentro el tiempo y te escribo.

Un beso.