Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

martes, 19 de abril de 2011

Entre conventual y toscano

El jardín de mis padres en Boecillo (Valladolid), donde tenemos la casa, se da un aire a la Toscana, aunque también lo sombrío y recoleto hace pensar en los de algunos claustros. A finales de los 70 cuando arreglaron el pajar, la panera, y la hicieron habitable como vivienda, plantaron en el erial aquel que la rodeaba pinos, chopos, tamarindos, plumas de Santa Teresa y otros árboles y arbustos. Murió mi padre en el 88, siguió el jardín en manos de mi madre. "Conchita, ¿dónde vas?" le preguntaban mis tíos tras la merienda, cuando salía disparada, "Voy a regar el jardín." Así ha estado años y años, regando el jardín, hasta que ya ha sido muy mayor.



Durante tres décadas han trabajado ese jardín y lo han cuidado todos en mi familia menos yo, quien ni siquiera me matriculé de estudios boecillenses,que dicen mis hermanos. Paco e Irene especialmente, luego Josiane, que ha mantenido el jardín los últimos tres veranos y sobre todo el pasado, cuando murió mi madre. Y Carlos, el pastor, que ha sido el jardinero no oficial, pero el que lo ha mimado con esmero desde los 70, echando una mano, diciendo que acá o allá había que podar o hacer tal o cual. Carlos es una institución en Boecillo y merecería no una entrada en una bitácora, sino todo un libro a él dedicado. Escribí en su día algo, es una mina vital y literaria. Ayer me trajo un pájaro en una bolsa "A ver, tú que sabes... ¿qué es?" No tenía ni idea, no lo había visto y sin la guía Peterson a mano me pierdo. "Un cuco, es un cuco..." me dijo. Y se puso hablar con Rafa, el marido de Brígida, de las maricas (urracas, se llaman maricas por aquí) que atacan al cuco que pone huevos en nidos que otros hacen.



La vida da muchas vueltas, y como hoy soy la persona menos ocupada de mi familia, la que tiene menos responsabilidades y más tiempo por el momento, esta Semana Santa puedo echar un vistazo y ver cómo anda el jardín de mis padres. Ya era hora de que hiciera algo.


Podamos un poco hace unas semanas, primero el hijo de Esperanza, Alberto, las tuyas estaban marrones, secas, tan espesas que afeaban. Luego ha seguido Carlos con el hacha -verle manejar el hacha o la simple navaja es una gozada-, yo hice algo con unas tijeras a otras plantas (falta de práctica: una ampolla por novata). También he intentado averiguar qué pasa con los olmos, tienen algo que parecía pulgón pero no era pulgón, sino como un huevo dentro, "abolladuras" se llama, un hongo. Fui a ver a otro Carlos, de Mojados, me dio una solución, vamos a ver cómo marcha. Me preocupan los tamarindos, las santolinas han muerto, atamos el romero del cenador, la hiedra atravesó el muro, deberíamos quitarla, dice Carlos.


El domingo celebré mi 50 cumpleaños en el jardín de mis padres, ahora de mis hermanos y mío. Comimos tostón y ensaladas, helado y tarta de aniversario, bebimos Ribera de Duero, cumplía también años un primo mío, fuimos 15 a la mesa, bien que le celebramos, un año duro y difícil ha sido éste.


Espero poder contribuir a mantener lo que con tanto cariño plantaron mis padres y han cuidado mis hermanos e Irene, Carlos y Josiane. Estoy matriculada en la universidad de mayores de estudios de jardines y campo, troncal y optativas, espero que no sea tarde y que me admitan a examen.

15 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Seguro que no es tarde y que siempre estarás a tiempo de cuidar las plantas como la más experta, podar y cortar sin que te salgan ampollas y dejar un jardín tan magnífico como el que tenían tus padres

Irene dijo...

Conozco un chico que tiene una planta. La compraron sus padres al nacer y desde que tiene memoria la cuida.
Ahora se marcha de casa y no sabe qué hacer con ella.
Tiene miedo de que muera si se la lleva.
Pero si la deja, ¿Quién le asegura que no es su presencia la que hace que esté viva?

Espero verte pronto,

Un beso

Irene

Jaimemarlow dijo...

Para mí tu jardín son dos tórtolas turcas al lado de la piscina...

Aurora Pimentel Igea dijo...

Miguel, no sé, el listón está alto por quienes han cuidado del jardín y yo no sé nada, soy torpe y atolondrada, pero bueno, aprenderé con ayuda y escuchando.

Irene, ¿te acuerdas de aquella película donde antes de tener una relación amorosa... había que "saber" cuidar una planta y que no se te muriera? Dice algo... Nos vemos pronto.

Jaime, majo, llámame, no tengo tu teléfono, vente y tomamos algo...

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Muchas felicidades, querida Aurora, de mi parte y de Loli. Seguro que todo lo que cuides saldrá adelante.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Felices 50!

Javier Molina Palomino dijo...

Felicidades Aurora. Cuidar del jardín, conocer las plagas que afectan a la plantas, o las costumbres de los pájaros, herirte en la mano podando los árboles... Todo eso forma parte de la vida y eso lo cuentas muy bien.
Por cierto, pronto será la feria del libro de Madrid. A ver si nos vemos como el año pasado.

Jesús Dorda dijo...

Si el pájaro estaba peleado con las urracas a lo mejor no era un cuco sino un críalo.
Si era marrón un críalo. Si gris cuco.
Los cucos parasitan otros pequeños insectívoros.

Anónimo dijo...

Te sale ese castellano que tanto me gusta. Tal vez sea un regalo mas por tu cumple, Aurora. Bss
Lolo

Montse Viver dijo...

Felicidades Aurora por el "cincuentenario", espero que pronto te hayas familiarizado con ese jardín lleno de recuerdos, y poco a poco lo harás con destreza y sin excesivo esfuerzo, es cuestión de no dejar mucho tiempo sin cuidar-lo.

Un beso,

Montse

Sombras Chinescas dijo...

Muchas felicidades, y seguro que te gradúas cum laude.

Saludos.

Aurora Pimentel Igea dijo...

JM, en Salamanca y sin darme un toque, ¡os mato! Estuvimos de excursion en Santa María de Valbuena y Tordesillas, ya lo contaré. Un beso.

Gracias, anónimo, una de 50 te está agradecida por tu lectura y felicitacíón, que lo sepas...

Javier, sí, nos vemos, en el día de lluvia que toca siempre en la feria, o mejor en el de sol, que los hay. Un abrazo y gracias por tu visita, hablaremos de novelas (la tuya, la mía, las que leemos...)

Jesús, era un crialo, tienes razón, lo acabo de ver en la Peterson. Gracias, tenía un penacho o plumillas en la cabeza hacia atrás que seguro que era un crialo, un cuco de ninguna manera (a tenor de lo que veo en la Peterson, me parece).

Montse, el tema es que este jardín ha sido cuidado por manos sabias y trabajadoras y pacientes, y las mías son impacientes e inexpertas y me canso a la primera. Veremos. Gracias por tu visita, tu lectura y comentario.

JC, con matricularme y presentarme al examen en primera convocatoria ya me doy por contenta. Gracias por tu visita, tu también te has retirado ¿no? Un abrazo fuerte.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Críalo con acento, por Dios...

polita dijo...

Felicidades, parienta, aunque lleguen un poco tarde.
Y cuidado con el jardín, que engancha.

Besotes!!!

Aurora Pimentel Igea dijo...

Gracias, parienta, lo del jardín el tema creo que es la paciencia y la constancia y el trabajo... no tengo ninguna de las 3 virtudes, pero a lo mejor algo puedo...