Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 16 de abril de 2010

El aula siempre


Compensa. Se pasa bien y mal, especialmente si las clases son nuevas. Si te estrenas en algo, la inseguridad siempre está presente, no es lo mismo saber algo que enseñarlo, mucho menos en otra lengua. Pero es de las actividades más gratificantes. También de las más agotadoras que yo hago. Supongo que depende de cómo se lo tome una o de otros mil aspectos.

Los alumnos son siempre un mundo diferente, cada clase es un microcosmos, si tienes la oportunidad de que sean varios días, no dos, como doy a veces, 7 horas uno y 7 horas el siguiente, que no da tiempo a casi nada. Pero esos módulos que se prolongan un poco en el tiempo, dos horas durante dos semanas o tres. Me gusta también lo del e-learning, en moodle, que me tiene fascinada, estoy aprendiendo, pero prefiero las clases presenciales o una combinación al menos, blended lo llaman.

Yo necesito el aula, soy consciente. La necesito. Me da muchísimo, mucho más de lo que doy en ella. Cuando pasa el tiempo sin dar clases no me encuentro, estoy de mal humor, quizá es el contacto humano o esa pequeña comunidad que se forma donde te ríes y aprendes. Y también me gusta como alumna, por eso intento siempre poder ir a clases al menos 2 semanas al año, no perder la comba de la formación, una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero que siempre compensa.

El aula siempre.

11 comentarios:

Modestino dijo...

Yo también echo de menos el aula, aunque en las pocas veces que he vuelto al aula universitaria en los últimos años me he encontrado un poco como un pulpo en un garaje, todo tan distinto ...

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Mi mejor aula es el campo, la montaña, los espacios abiertos. Pero estoy seguro de que asistir a un aula impartida por ti es una interesante y enriquecedora experiencia.

(¿Puedo volver a mi sitio, profe?)

Olga B. dijo...

El aula es una actitud, tú la tienes;-)
Buen finde, duquesa.

jaimemarlow dijo...

A mí me encantaría volver al aula, pero no sé si me sentiría "como un pulpo en un garaje", como dice Modestino. No he vuelto desde hace diez años, y (aunque solo por referencias) sé que la cosa ha cambiado.
Estoy matriculado en cursos a distancia pero... no es lo mismo.
Lástima de horarios.

Aurora Pimentel dijo...

Modestino, no doy clases ya en licenciatura en la universidad, es más puntual, en posgrado y formación en empresas, y lo llevo mejor, es una audiencia creo que menos cautiva en principio la de máster o cursos en empresas. Un abrazo.

Javier, el campo es lo mejor ;-) y la naturaleza el mejor libro, y que lo diga Vd. Y que sepas que la gente COME en clase y están con el portatil abierto, se permite, fíjate cómo estamos... ;-)

A woman with an attitude, que diría un yanqui, ;-), Olguita, yo lo que querría de verdad es poder estudiar ahora de seguido, ir yo a clases, más de las 3 semanas o 150 horas que más o menos dedico cada año a mi propia formación. Hacer algo más largo. Pero no por el título, es otra cosa, en fin, ya veremos...

Jaime, no, no te sentirías como un pulpo, y la distancia tiene cosas buenas y cosas espantosas, a mí me gusta el contacto humano y visual ;-), no resisto lo virtual permanente, no me va nada ... Lo que pasa es que es cómodo para mucha gente, una mezcla es el ideal, ¿has trabajado con moodle? no sabes qué gozada...

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Me hace pensar tu entrada, Aurora. El aula es el escenario donde uno se ofrece al mundo, y da lo mejor de sí mismo. Aunque también puede ser una fuente de angustia. Interesante lo de la enseñanza virtual; a mí a algunos de mis alumnos me gustaría tenerlos a distancia.
Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo que vengo de una familia de profesores... se de lo que hablas...

Saludos y un abrazo enorme.

Asier dijo...

Y ESTAS SOOOOON LAS MAÑANIIIITAS QUE CANTAAAAABAEL REY DAVIIIIID....

Miguel Baquero dijo...

Se puede decir que tienes mono de pupitre, de tarima y pizarra. Enhorabuena por esa adicción. A mí eso del e-learning, que he recibido varias veces, no me ha gustado nada, me parece que al final la gente acaba leyendo los módulos y haciendo los deberes de cualquier forma, deprisa y corriendo y mal, pero supongo que, como todo, dependerá de la implicaciòn de los alumnos

Montse Viver dijo...

Me alegra saber que tus escritos en el blog han merecido la atención de algún editor y deseo que la presentación sea un éxito, te lo mereces!

Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

José Miguel, supongo que hay gente que es mejor tenerla lejos, estoy de acuerdo. Alumnos... y no alumnos ;-) Un abrazo.

Sonrisa de Hiperión, pues dicen que los hijos de maestro se nota que lo son ;-)

Gracias, Asierito, venga, aquí sigo... dando guerra. Un abrazo fuerte.

Miiguel: tienes razón, a ver, el e-learning tiene muchas cosas buenas, pero estoy muy de acuerdo que o lo cuidas mucho o al final lo que dices tú es lo que pasa, o pasa frecuentemente.

Montse, ya te contaré, muchas gracias, un abrzo fuerte.