Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

martes, 28 de enero de 2014

Matones

El miedo al matón es lógico. Puede darnos una bofetada. Hasta es posible que, muy pequeños,  mirásemos a otra parte intentando pasar desapercibidos. O es posible que no, que diésemos la cara.

Una sociedad adulta no puede vivir amparando a los matones, cediendo a sus chantajes, minimizándolos, ni siquiera haciendo como que no se ha enterado. Digo adulta, no infantil o cobarde.

Pero los matones son hoy glorificados, disculpados y, hasta algunos, los peores, se sientan en las instituciones dándonos lecciones de paz y diálogo.

Nada se soluciona quemando contenedores o cajeros.  No habrá menos corrupción porque cuatro o cuatrocientos  salgan a la calle a montarla. No habrá niguna ley que valga si nos la saltamos. Y no es disculpa que "otros" se la salten, ni vale hace la demagogia barata de que "ellos" o "los otros" fueron antes.

Mirar con simpatía o justificar esos comportamientos es el principio del caos.

Pero hoy se lleva la ética del matón y, en consecuencia, la ética del cobarde.







3 comentarios:

Dolega dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Hoy lo único que tienes que hacer para ser respetado y salirte con la tuya, es dar miedo.
Eso cada vez más gente lo está aprendiendo y lo ve y el futuro se intuye muy oscuro.
Besazo

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RETABLO dijo...

Siento un rechazo y un desdén innato hacia todas las masas vociferantes. Entre el Derecho y los sans-culottes, aunque sean de pega, tengo muy clara mi elección.