Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

sábado, 27 de marzo de 2010

"La novia" de Chéjov (Pedazo de actriz en un teatro maravilloso y casi doméstico)




Fuimos al teatro, uno que no conocía, el Teatro de Cámara de Chéjov allá por la calle San Cosme y San Damián, detrás de Santa Isabel. Llegamos un poco pronto. Hay una puerta muy chica, un pequeño cartel y solo dos parejas fuera. “¿Es aquí el teatro?”, pregunto para asegurarme. Nos dicen que sí. “Pues parece una casa normal, qué curioso…” comento.

Abren la puerta y entramos a un recibidor con sofás, sillones y otros muebles. El que hace de portero nos da las entradas, las hemos comprado casi todos por internet. Esperamos un rato, viene más gente. Seremos al final unos treinta o cuarenta. Visto el sitio, con ese barro cocido en el suelo, sus jarrones con flores, las fotografías en las paredes, de muy buen gusto todo, pero como de casa de abuela, dice mi amigo “Esto es un teatro doméstico”. Me río. Suso es siempre muy ocurrente y da en diana. Me encanta este ambiente. Hablamos con una pareja de las tempraneras como nosotros, él tiene pinta de profesor y ella un aspecto estupendo, de esas señoras rubias que se hacen mayores sin aspavientos y son guapas de caerse. Nos cuentan que el director, Ángel Gutiérrez, es especialista en Chéjov, que este teatro solo está abierto viernes, sábado y domingo, y que los actores y toda la compañía tienen otros trabajos. A las 8.30 nos abren una puerta y, a través de un pequeño patio y subiendo unas escaleras, llegamos al teatro propiamente dicho, pequeño también. El escenario está decorado como una casa de campo rusa de las de antes, árboles altos con corteza blanca y gris, una especie de mirador, flores, una ventana a la izquierda con vegetación por fuera y a la derecha una puerta, un pequeña mesa.

Son solo 3 personajes, Sacha, Nadya, que es la novia, y Nina, la madre de ella. Es una pequeña historia, un argumento que no parece teatro. Quizá, pensamos, sea un cuento originalmente. Al llegar a casa compruebo que es así. Vida campestre, familia burguesa y sin ocupación aparente, una chica que va a casarse, pero que no puede dormir noche tras noche, un familiar lejano, Sacha, que piensa que esa vida sin hacer nada no es aconsejable, partidario del trabajo, una madre viuda que no es feliz, una abuela que no llega a salir en escena, té en el jardín, el velo de la novia, flores en mayo, en fin, Chéjov: sentimientos hoy perdidos y rescatados del tiempo.

La actriz principal es estupenda, todo un descubrimiento. Físicamente, según Suso, es una mezcla entre Julianne Moore y Meryl Streep, pero en joven, creo yo, no creo que supere la treintena. Se hace con la obra, se la merienda entera, llena la sala, se mueve perfectamente, proyecta la voz como quiere, y es capaz de hacer de una chica más joven, casi una adolescente.Tiene además la obra una música muy bien puesta y una iluminación cuidada. Es todo tan delicado, tan fino, que salgo encantada, creo que a Suso también le gustó.

Voy a seguir de cerca a este pequeño teatro de cámara, casi doméstico, a este director tan bueno, Antonio Gutierrez, y, si puedo, a esta actriz que interpreta a Nadya: María Muñoz.

Madrid tiene a veces tesoritos como estos, también los tiene la vida. No se habla de ellos, no salen apenas en los medios, pero están tan bien hechos, con tanto mimo, que cuando se encuentran hay que decirlo a otros para que disfruten. Si podéis acercaros al Teatro de Cámara de Chéjov no dejéis de hacerlo.

PS: La foto es de La Razón, María Muñoz interpretando a Nadya y Chema Coloma interpretando a Sacha.

14 comentarios:

Modestino dijo...

Chejov es ya una garantía, si encima los actores se esmeran ...

masteatro dijo...

¡Qué suerte poder ver una obra así, en petit comite, con esa cercanía entre actores y público!

Y hablando de teatro, ¿al final vas a ir a ver a Solá y Oteyza?

Miguel Baquero dijo...

No conocía ese teatro, pero tomo nota de tu recomendación. Me parece, además, el sitio idoneo para representar a Chejov.

jaimemarlow dijo...

¡Pero qué envidia me dais a veces los que vivís en la capital del reino!

enrique dijo...

Es una de las delicias de Madrid, sus maravillas ocultas.
No conocía yo tampoco ese teatro, así que gracias por la información.

Fuiste a ese modesto y oculto teatro justo el día que se cumplía el 50 aniversario de la muerte del Dr. Marañón, que estudió en la facultad de la calle Santa Isabel y estuvo tantos años curando y haciendo el bien en el hospital provincial de Madrid, sito en esa misma zona...
http://magnisitineribus.blogspot.com/2008/04/maran-en-imgenes.html

Máster en Nubes dijo...

Modestino: los rusos, así en general dicho -como si fueran todos iguales, qué burra soy ,-)- me gustan mucho, desde Gogol hasta Rachmaninov. Pero tendría que leer mucho más, tengo autores rusos muy pendientes, muchísimo. Espero una entrada tuya de las que me orienten ¿vale?, habrás leído a muchos, supongo, como siempre ;-) Un abrazo, jurisconsulto.

Máster en Nubes dijo...

Masteatro, voy a ver si te escribo (si tienes correo, no estoy segura) y te consulto una cosa, a ver a tí qué te parece. Vimos la obra ayer, ya te cuento...

Máster en Nubes dijo...

Miguel (y para el resto de la compañía que lean esto ;-), hay otro teatro que nos dijeron el que tenía pinta de profesor con la mujer esa tan guapa que es también bueno, se llama la Espada de Madera, le he echado un vistazo y tiene una buena programación, me acabo de perde la Casa de Bernarda Alba. Voy a intentar ir un día y os cuento.

Máster en Nubes dijo...

Jaime: que sepas que algunos que vivimos en Madrid vamos al teatro cuando viene gente de fuera, no sé por qué extraña razón. Tal ha sido el caso: Les Luthiers con una amiga y su marido la semana pasada; Chejov con un amigo el sábado; y Solá y Blanca Oteyza ayer con otro amigo. Todos eran de de fuera ;-)

En Ave estás a hora y menos ¿no? Si te animas me haces un favor, al cine voy sola pero al teatro no.

Máster en Nubes dijo...

Enrique, os oí el otro día hablando a Alfaraz y a ti sobre el "tema" de Marañón. Me interesa mucho porque me interesa la figura de Marañón y varios otros "temas" de refilón de la época, ya te contaré un día porque seguro que sabes de lo que a mí me gustaría saber ;-). Tienes un algo de enciclopedia andante madrileña. Lo digo como halago, ¿eh?, envidia que te tengo...

enrique dijo...

Celebro que tengas interés por Marañón, uno de los españoles más grandes de todos los tiempos.
Yo le tengo veneración.
Te recomiendo la exposición de la BN y el libro que han editado al efecto.

Como un halago lo tomo, aunque sea una hipérbole de manual. Muchas gracias.
¿Esas fotos, cuando puedas las mandas?
Muchas gracias.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Las fotos, Enrique, están pendientes del cable para volcarlas en mi portatil. No encontré el mío y tengo que ir a por él a la tienda.

mireia dijo...

Se llama Ángel Gutiérrez , no Antonio Gutiérrez. (el director de la "La Novia")

Aurora Pimentel dijo...

Muchas gracias, lo corrijo, a veces voy a toda velocidad... y hasta con el link delante, que ponía el nombre bien, voy y yo lo escribo mal... En fin...