Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 23 de agosto de 2013

Menos

Escribe Suso de ligereza en su blog.  Y yo cada vez quiero menos. Me sobran cada vez más cosas.

Me sobran cremas y potingues que ya no uso. Empecé a no utilizarlas por un tema de dinero. Fueron desapareciendo de mi baño cremas caras, las que compraba cuando aún creía en la cosmética y podía gastar en ellas. Me pasé a las más baratas y reduje además su número. Y en este momento tengo que reconocer que ni uso ni tengo apenas. Todavía me da vergüenza decir esto, reconocerlo, como si fuera un tema de dejadez o de pereza, de falta de feminidad. Pero creo que no lo es. Es simplemente que necesito, de verdad, menos. Y también que soy más incrédula. El I+D+i de la industria cosmética me parece un cuento.

Cada vez me parezco en eso más a mi madre. Yo le reñía porque no tenía nada en su cuarto de baño. En la repisa de cristal desafiante sólo el cepillo y la pasta de dientes, un perfume bueno y una barra de labios roja.

Cuando murió mi padre, revisé su armario buscando objetos personales que poder dar a personas que le quisieron. Pero no guardaba nada porque no tenía nada. Sólo encontré una pequeña libreta con anotaciones y unas oraciones.

No soporto el abigarramiento. Me aburren la mayoría de las tiendas y odio cordialmente los centros comerciales. En casa me dedico a quitar cosas de en medio, ordenando lo que se deja y, si puedo, tirando. Necesito más espacios vacíos, más limpieza, y menos del resto. Debería aligerar  mi biblioteca y vaciar más mi armario. Debería ir yo mucho más ligera.

Sé que seré más feliz cuando de todo tenga  menos. Y cuando eso que tenga lo use casi diariamente y lo que no utilice desaparezca. Empiezo a pensar que el ideal es la celda del monasterio, un huerto limpio, mucho sol y, del resto, siempre menos.

"Declutter" dicen los anglos. Hay toda una industria, libros enteros y supuestos expertos ayudando a los yanquis no sólo a ordenar sus casas, habitualmente llenas, sino a deshacerse de tanto cachivache inútil y superfluo como tienen. 

Viajar ligera de equipaje. Saber que, si mañana te llaman para trabajar en otro sitio o hay que mudarse por lo que sea, sólo tienes que cerrar la puerta. Que lo que necesites lo puedas llevar contigo en una mochila pequeña, sólo eso Qué placer.

Menos.

Nota: La foto es de un detalle del cuadro "Conquista del éxito" de Alberto Guerrero Gil, de la colección Sustratos.

7 comentarios:

Suso Ares Fondevila dijo...

A mí me llegó la fase "ligeros de equipaje" hará unos dos años y en ella sigo. Se es más feliz.

¡Feliz ruta ligera y despojada, como los hijos de la mar!

lolo dijo...

Te entiendo bien, Aurora. Ahora hay quien hace del "menos es más" un estilo de vida muy poco menos, muy poco ligero, muy poco simple. Lo que cuentas de la repisa del baño es precioso y dificilísimo. Te mando un beso.

lolo dijo...

... como adorno un lazo rojo bastaría.

dolega dijo...

Vivo entre dos mundos.
Siempre he sido una persona que he necesitado muy poco para vivir y cuando digo muy poco es realmente poco, pero mi marido es todo lo contrario así que yo vivo en una casa llena de cosas que me estorban por todos lados y me agobian enormemente.
Besazo

Anónimo dijo...

Eso sería lo ideal.

Aurora Pimentel dijo...

Suso, viajar ligero sí que viajas, que te he visto.

Lolo, tendrías que ver aquella repisa desnuda casi, un abrazo.

Dolega, te entiendo, pasa. Gracias por tu lectura.

Anónimo, sí, sería el ideal, aunque hoy todo está en contra, las casas acumulan mucho, acumulamos las personas tonterías, cositas, papelitos, cacharritos, en fin, una pesadez.

Loiayirga dijo...

Es una doctrina muy estoica. Hasta los de Ikea han hecho publicidad con ella. “No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita”.

Creo que era S. Francisco el que decía “necesito pocas cosas y las que necesito, las necesito poco. “