Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

martes, 17 de abril de 2012

Dechados

Hebras de colores y pequeñas puntadas.

Ensayos unidos en un lienzo blanco, conjunto de muestras de lo que unas manos con aguja e hilo  hacen:  vainica a un lado, punto de cruz en el centro, bordados y hasta ojales.

Dechado lo llaman.

Y puede ser ejemplar o simplemente un esforzado muestrario, sampler. Tienen su encanto un nudito mal disimulado –debía estar detrás y no delante-, la S que quedó francamente inclinada o aquella costura demasiado tirante.

A veces se acaba por enmarcar esa tela tan trabajada.  Y se cuelga en algún rincón de la casa.

El mundo de los afectos es un dechado en su variedad y por sus fallos. Sudan las manos, hay puntos que no salen.

(Las fotos -y los trabajos, ahí sí que ejemplares- son de  The fanatical Seamstress, un hallazgo.)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quién sentirá hoy las puntadas de antaño?¿Sería posible tocar el momento que las hizo posible con tan sólo rozarlas?

Aurora Pimentel Igea dijo...

Tengo escacharrada la bb y no veo los comentarios, este se me pasó. Mil perdones, gracias por leer.

Coser es interesante. Por favor, visita el blog de la costurera fanática, es una gozada...