Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 28 de enero de 2011

Orientación sur

Visito una casa, y otra, y otra, y otra, hasta veinte. Es en lo primero que me fijo, en la orientación, el espacio viene luego. Prohibido el norte, y más en la sierra. La sombra del Abantos es grande. El monasterio de San Lorenzo mira a Madrid, al sur y al éste. Si se trata de reyes prefiero a los austrias siempre. Casas que trepan las faldas, que reptan entre pinos. Algunas me recuerdan a los adosados ingleses. Pero nada de romanticismos. Antigüedad significa arreglos. Hay bajos preciosos, patios recoletos estupendos para verano, pero la luz no entra ahí en invierno.

Luz, luz, luz: las casas orientadas hacia el sur siempre. Paseo con Olimpia, subo hacia la Horizontal dando un paseo. Hago otro trayecto a la inversa: ¿cuánto tardo en ir al mercado, al bar, a la panadería, a la librería, a la iglesia? Menos de un cuarto de hora, perfecto. Un magnolio muy cerca, la casa roja de enfrente y silencio. Qué gusto el silencio.

7 comentarios:

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Al Sur mira nuestra casa y a mano derecha queda Abantos.
El Sur es luz de invierno y contención del verano.
La Sierra, siempre, mejor al Norte, ése que no hay que perder nunca.

Saludos (espero que vecinales)

Jesús Dorda dijo...

Tengo presente tu búsqueda, pero es complicada.
El sur da exceso de calor en verano, pero es más facil la protección con toldos que la del frío invernal y la falta de luz. En pleno invierno los rayos de sol son una bendición.

Aurora Pimentel Igea dijo...

¿Vives en San Lorenzo? Huy qué bien, qué alegría...

Jesús, ya está solucionado. El sol en verano da distinto, de verdad que el sur es la mejor orientación para invierno y en verano -lo sé por experiencia- no entra en la casa tanto. Es mucho peor poniente: te mueres de calor en verano y en invierno no tienes calor. Y el éste, que no está mal, -después de sur la mejor- por la tarde es triste, no hay luz apenas. No sé, quizás soy una pelma con esto, pero es que paso muchas horas en casa escribiendo y noto el frío, el calor, la luz, la sombra, el ruido, etc...

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Aunque usted tenga sus lealtades austracistas esa aspiración a la luz es muy siglo XVIII. Y muy Institución Libre de Enseñanza con El
Escorial al fondo.

Reciba mis saludos.

PS: aquí el invierno reconquista posiciones. Tras una noche de perros, los mirlos están por ahí a buen recaudo.

sunsi dijo...

Orientación al mar, Aurora. Desde Tarraco es el punto de referencia. No sé cómo lo calculáis en el centro de España... Mucha luz. Es vital. Y los accesos...y lo que ha de cubrir tus primeras necesidades... tan cerca que puedas ir andando. Al final, el romanticismo en la suela del zapato. De eso no se come ni facilita el día a día.
Besos, cielo.
Que encuentres pronto el habitáculo ideal.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Se nota mucha cordura en tu manera de buscar casa nueva. Mucha suerte.
Besos.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Retablo, la aspiración a la luz es constante en invierno (y en cambio busco la sombra en verano). Gracias por su información, en San Lorenzo del Escorial nevaba hoy, seguimos con la rueda de corresponsables (Lolo me dijo que las mimosas ya estaban!).

Sunsi, he buscado con orientación al mar pero como mucho me enseñaban con orientación a pantanos ;-) Te voy contando...

JM, no creas, he pedido ayuda a personas más conscientes, yo me enamoro de una casa y no veo los defectos, es un problema grave, necesito de un aguafiestas o abogado del diablo al lado.