Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

viernes, 22 de octubre de 2010

Cocina, narración y magia


El viernes pasado tenía gente a cenar en casa y estaba con una pierna en alto. Problema menor, llamé a Gloria Mllán, a quien conocí este año en Ilustrarte. Gloria, además de ilustradora, es una mujer con magia. Hay que tenerla cerca por si acaso. El mes de septiembre en mi casa, una noche todavía de calor, nos sacó una botella de agua del bolso, el suyo es como el de Mary Popins. “¿Qué es esto?” nos preguntó. Contestamos “Pues una botella de agua, claro…” “No. Esto es un rey que tenía tres hijas, y las tres eran muy amadas…” Empezó un cuento. Puso tres pequeños botes en la mesa, seguía hablando, los llenó de agua y ésta cambió de color como por encanto –uno rosa, otro azul, otro naranja-. El truco ya lo sé porque nos lo contó, pero en el momento nos dejó embelesadas a mi amiga Teresa y a mí.

El caso es que, como decía, que me voy por las ramas, Gloria Millán acudió en mi ayuda. Anuló un viaje haciéndome un favor enorme. Me había contado que ella organizaba cenas a domicilio. En mi vida había contratado una, de igual manera que no compro jamás nada cocinado porque me gusta cocinar, lo que más de la casa. Pero esta vez no podía organizar cena para ocho, no debía estar de pie mucho rato. Le encargué la cena y apareció a las 8.30 de la tarde. Cuando la vi llegar cargada con solo dos pequeñas bolsas pensé que mis siete amigos y yo íbamos a pasar más hambre que un maestro de escuela, que se decía antes , o que el perro de un ciego, otra expresión antigua cuando la Once no se había inventado.

“Oye, Gloria, déjalo aquí todo, ya lo iré poniendo en el microondas, no quiero molestarte más…” Me miró amablemente y sonrió. El catering de Gloria Millán no es cosa de unas tortillas o una lasagna y luego darle calor, yo estaba muy equivocada. “Mira, no, es que esto es otra cosa, yo me quedo en la cocina y lo voy sacando …” La dejé. Pero, como no me fiaba, por si acaso hice canapés de mujol y un salmón marinado que había preparado yo unos días antes, no fuera a ser que no hubiera suficiente (se abre el salmón -1 kilo- como un libro, se quitan las telillas de dentro, se le ponen las hojas de eneldo fresco, y, encima, 8 cucharadas soperas de azúcar y 7 de sal con pimienta, todo eso bien mezclado, se cierra el salmón libresco o libro asalmonado, se envuelve en un paño, 24 horas de un lado y otras 24 del otro con peso en la nevera. Se lava luego bien y se corta en lonchas. Consejo para los aprensivos: congelar antes o después 72 horas por el anesaki).

Se vistió de negro Gloria como los camareros y cocineros de Nueva York (y uno que conozco de las Casas del Rey de Baeza, Jorge, que cocina de muerte en dicho lugar y en su casa. No es indirecta, solo una petición para cuando vaya…). Se quedó organizándolo todo mientras yo seguía escribiendo, la cena era a las 10. Me rondaba la idea de que nos íbamos a quedar con hambre. No ver un plato primero, un segundo y un postre claro me escamaba, pero como mis amigos son de confianza no me preocupé demasiado y continué dándole a la tecla hasta que llegaron.

“Pili y Mili son dos amigas que han estado en casa de Aurora, pero hoy salen de viaje y se han encontrado a dos mexicanos que se llaman ambos Nacho y se van de copas los cuatro antes de marcharse a ninguna parte, han ligado…” Así empezó la noche, seis platos servidos con primor, hechos con imaginación, una combinación de gustos, aromas, temperaturas y texturas diferentes, hinojo, albahaca, tabulé, quinoa, ¡ensalada de lentejas picantes!, impresionante, en raciones pequeñas todo, claro. No pudimos acabarlo, minimalista pero sustancioso.

Gloria, gracias. Haces honor a tu nombre. La cocina encima la dejaste impecable. Raquel, que es cocinera y trabaja en comunicación gastronómica, y cuya opinión vale más que la mía (que soy hambrona, y no gourmet), Ricardo y la otra Raquel, Susana y Alberto, José María y Miriam también se quedaron encantados. Vamos a repetir, pero, en cualquier caso, lo hago público: si alguien de Madrid quiere cocina “diferente” en casa (o para un evento de esos de empresa, no más de 12 comensales) con un cuento detrás, una historia que hile cada plato, Gloria Millán es la persona adecuada. Interesados pueden entrar en contacto con ella en g.nallim@hotmail.com.

PS: Con Mariana Betanzos sigo mañana o pasado cuando vuelva de dar clases de Antequera, ese lugar por donde me gusta a mí que salga el sol a veces, ea.

24 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Sabrosa historia, Aurora. La mesa une mucho a las personas. Espero que estés mejor de tu pierna.
Un abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Al final la cosa salió bien (te confieso que yo no las tenía todas conmigo mientras te leía, esperaba un final accidentado, pero no). Espero que te recuperes pronto de eso de la pierna.

Las hojas del roble dijo...

Qué divertido. A los perros de los ciegos les pasa lo mismo que a los maestros de escuela que, gracias a Dios, ya no pasamos hambre.
Muchos besos, guapa.

El Naranjito dijo...

Con la barriguita llena se escribe mejor. Cuidate y suerte en Antequera.
Por cierto pide los "molletes" de Antequera que con ellos tu amiga Gloria seguro que hace un manjar.
Un saludo escritora.

Francisco Ortiz dijo...

Las cenas, mejor ligeras. Y variadas. Y con amigos que te rescatan, vaya que sí.

Aurora Pimentel dijo...

JM, compartir la mesa con alguien tiene algo de comunión, de intimidad, incluso en un restaurante. Por eso no me gustan las comidas de trabajo, las evito como la peste. No sé qué pasa que mis comentarios en tu blog y en el Quequi no salen... ni en el de Olga, en fin, cosas de blogger.

Aurora Pimentel dijo...

Miguel, de desdichas culinarias y domésticas (hay una etiqueta en este blog) hay otros días, éste tocó final feliz gracias a mi amiga. ¿Tú has quemado la comida más de 3 veces en un mes y medio?

Aurora Pimentel dijo...

J, no, y mañana menos, y hay sorpresa refrigerada y poética. Y no digo más, hasta aquí puedo leer... Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Naranjito, muchas gracias. Antequera me ha gustado mucho y he pedido que me vuelvan a llevar para lo que sea (pondremos la excusa de clases o formación, pero es lo de menos ;-). quiero ir al Torcal. Pedí mollete para desayunar y le puse aceite y ajo. La gente genial, el paisaje ese de la cara me impresionó... El mundo cuando se come parece mejor, por eso con hambre no debe estar nadie.

Aurora Pimentel dijo...

Francisco, bievenido, muchas gracias. Cenar con gente que quieres es de las mejores cosas de esta vida. Oye, que he visto que eres de Granada, qué suerte, qué bonito.

Olga Bernad dijo...

Yo tengo ganas de algo así, ya lo creo, ya lo sabes.
Me gusta mucho la gente que organiza su vida haciendo cosas distintas y le ponen un sello tan personal. ¿Y encima te dejó la cocina impecable? Dime que no es muy cara y la pasaremos a la categoría de Santa (Gloria;-)

Sombras Chinescas dijo...

Sólo con leer ya me entra hambre. máxime con las horas que son.

Saludos.

annemarie dijo...

Qué envidia de cena - como un juego muy ingenioso. Un abrazo!!

Sara dijo...

El monte de Antequera al que te refieres se llama el "peñón de los enamorados". Según la leyenda, allí se lanzaron al vacío un cristiano y una mora que, habiéndose dado a la fuga para poder vivir su amor imposible, no consiguieron eludir a sus crueles perseguidores (liderados por el padre de la moza). Mmmm, sueño con un mollete con aceite y ajo en uno de esos preciosos amaneceres antequereños, y con una ensalada de lentejas picantes de la gran Gloria Millán (y si es con cuento, mucho mejor...). A cenar me marcho ahora mismito!!

Alejandro dijo...

Gloria Bendita, que diríamos por aquí... aunque ese Jorge Ridao vestido de negro tampoco se queda atrás.

Un beso, Aurora.

Aurora Pimentel dijo...

Olga, me hizo precio de amiga, pero no es cara aunque lo hiciera de enemiga ;-) Probaremos en cuanto vengáis, un día de menú degustación de cuento con cosas de esas tan ricas, y otros cocina tradicional española bestia, o sea, cocido madrileño, judías con perdiz, etc. A mi es que me gusta la mezcla.
Gloria además hace cosas con plumas (para la cabeza, así si te dicen lo de los pájaros que tienes puedes contestar muy ufana que por supuesto, o de cinturón, parece que un pajaro se posó en el ombligo, todo muy bonito porque las plumas son muy elegantes, creo) también decora, pinta, en fin, un larguíiiiisimo etcétera)

Aurora Pimentel dijo...

Y a mí, JC, mira, un concurso literario y cocinero podría ser una innovación en el área. Un abrazo

Aurora Pimentel dijo...

A veces cuando estás así, bien, con amigos o familia y comiendo y bebiendo te dan ganas de decir "que se paren los relojes". Espero que cruces la frontera algún día...

Aurora Pimentel dijo...

Sara, si ya decía yo que me gustaba, por Dios, y con semejante historia de amor imposible, que son de las buenas. Bueno, no, con final feliz o que no se mueran quizás son mejores o yo ahora las necesito más. A ser posible amor con poco sufrimiento ;-). Un beso a Belfast, sigo con Mariana, a ver si en el tren puedo... Tengo ganas ya de colgarlo, pero no me gusta ser pelma, equilibrido ´difícil ... Mariana ´sale del cuarto de baño y se enfrenta... ¿a?, lo veremos,...

annemarie dijo...

La cruzaré, y tal vez se pararán los relojes. :))

jaimemarlow dijo...

Es decir, las cucharadas de azúcar, sal y pimienta se echan "en medio" del Salmón, quedando dentro cuando se cierra, ¿no?

Aurora Pimentel dijo...

Te deseo que se paren, Annemarie, de corazón.

Jaime, el salón libresco o ilustrado ;-) es como si llevara un inmenso marcapáginas de sal y azucar y pimienta en la mitad, ahí, en la mitad del libro o salmón abierto pero con el lomo sano y con su piel fuera. Luego se cierra, que cuesta, se envuelve en el paño y se pone peso. Va soltando su aceite y empapando el paño, a veces está tan mojado que hay que poner otro. Sale muy rico y es muy práctico para tener en casa para cenas, gente que llega, etc.

gloriacolumpiatta dijo...

Hola Aurora,
No puedo hacer otra cosa que asomarme un minuto por aqui, para agradecer todo tu entusiasmo, al describir con todo lujo de detalles lo que ocurrió, el día que conociste mi forma de presentar la cocina junto a tus amigos. Fue un honor conocer a tus amigos y una satisfacción enorme sus comentarios.
Un saludo enorme para ti y para todos los amigos de Aurora que habeis contestado.
Para cualquier persona que ame la cocina tanto como yo, no hay delicia más grande que ver disfrutar a la gente con tus creaciones. Un abrazo para todos. GLOR & A.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

"Cocina, narración y magia"...ingredientes fundamentales para alimentar nuestra vida y nuestros sueños.
Lo cuentas que se despierta el apetito.

Saludos.