Bitácora de Aurora Pimentel Igea. Crónicas de la vida diaria, lecturas y cine, campo y lo que pasa. Relatos y cuentos de vez en cuando.

lunes, 1 de agosto de 2011

Abejarucos, perdices y un par de avutardas

Los abejarucos suelen estar vigilando en los tendidos telefónicos y vuelan cerca de los cortados de tierra. Al salir o llegar a Peñaflor de Hornija siempre los veo. Se reconocen fácilmente por el azul, amarillo, verde y negro, y por la forma del pico y del cuerpo. A veces los oigo antes.


Varias perdices me han salido ya al encuentro. Nunca había visto perdices en el campo, libres y corriendo, sólo un reclamo que tenía Carlos y otras de amigos, presas siempre en jaulas. Vi una perdiz muy chula en un tejado de Urueña, luego una madre con los pollos que corrían en la carretera “venga, venga, niños, que no hay tiempo”.


Pero la alegría más grande en cuestión de pájaros de los últimos días me la dieron unas avutardas el pasado jueves. Inauguraba en Urueña tienda Olga, muebles y antigüedades preciosas. Volví por eso a casa más tarde, cuando anochecía, nueve y algo. Y allí estaban las dos, a lo lejos, como pavos, grandotas, entre las pacas cuadradas de paja, pasada la Espina.


“Perdona, Pilar, tengo que colgarte, creo que estoy viendo dos avutardas.” “Nada, párate y ya hablaremos luego”.


Dude si eran alcaravanes. Sé que hay por aquí y quizás se parecen, pero no sé bien el tamaño que tienen estos, y lo que estaba viendo se encontraba a cierta distancia. El domingo por la mañana me sacó de dudas una compañera librera. “No, no, los alcaravanes son mucho más pequeños. Si eran como pavos de tamaño son seguro avutardas”. Eran avutaradas fijo. El próximo día me acerco a ver qué pasa.

4 comentarios:

Sombras Chinescas dijo...

No hace falta irse muy lejos: en el descampado de al lado de mi casa tengo perdices.

Saludos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

A veces sospecho de los abejarucos en los hilos telefónicos...Creo que cotillean las conversaciones.
Las perdices en el monte son siempre muy dignas ellas (tan arregladas y estiradas).
Y de las avutardas ni te cuento (que todavía no las he visto en condiciones).
Saludos a tu buena pluma.

Jaimemarlow dijo...

Ten cuidado al acercarte, no sean avestruces, plumíferos con muy mala uva.

Aurora Pimentel Igea dijo...

JC, yo no las había visto "por libre" nunca, qué vergüenza.... Saludos.

Javier, pues seguro, tienen pinta de charlatanes y cotillones... la impresión de las perdices libres fue exactamente esa, qué arregladita va esta señora con todos sus polluelos detrás... Hoy he recuperado mi guía Peterson, ahora con ella a todas partes ;-)

Jaime, choteito, ¿eh? Avestruces vi una vez en Cáceres, había una granja que creo que luego la cerraron. Gracias por tu lectura.